Fútbol | FC Cartagena

Volver a poner la mente en albinegro

Montse Zamora posa con la bandera albinegra, en su consulta 'Coaching desde dentro'. /PEDRO MARTÍNEZ /agm
Montse Zamora posa con la bandera albinegra, en su consulta 'Coaching desde dentro'. / PEDRO MARTÍNEZ /agm

Una 'coach' y una psicóloga recomiendan ver la segunda fase de 'playoff' como una nueva oportunidad. La clave es olvidar el palo y hacer como los niños o como los aficionados que ya se han apuntado a los autobuses para Vigo y miran ya al domingo

MAITE FERNÁNDEZCARTAGENA

Los aficionados que se apuntaron ayer en los autobuses está claro que ya han pasado página y piensan aprovechar la segunda oportunidad que el haber sido campeones otorga al Efesé. El domingo todo era negro y poco a poco algunos han conseguido llegar al gris para devolver a su mente el blanco. Ya vuelven a pensar en albinegro.

A otros les está costando más salir del desgraciado bucle en el que se entró con el gol encajado en Madrid. El club y el propio equipo han recalculado la ruta para el destino 123. Son más kilómetros físicos, de esfuerzo y también mentales.

Es una cuestión que hay que asumir y como nos dice una coach personal y empresarial consultada por este periódico, hay que verlo como una opción y no como el problema que parecía el domingo. «No está todo perdido. El ascenso puede llegar y de todas las opciones que hay debemos ponernos en la mejor. Hay que tener nuestra frase mantra que te da energía. Confía en ti, en el equipo y en la vida. Con tranquilidad y esfuerzo se puede conseguir. Hay que ir a por todas», nos indica Montse Zamora. Hay que dejar de ver en la mente el gol y sus consecuencias. «Deben visualizarse ganando. No deben verse ascendidos, pero sí con el resultado que quieren. Hay que aceptar que el juego es como la vida y la vida como el juego y no sabemos que pasará mañana».La coach recomienda que la excusa para seguir deprimidos no sea una mala suerte histórica. «Al final no hay que pensar que tenemos mala suerte. Todo pasa por algo. Son situaciones que se dan que puedes ver positivas o negativas y tienen que servir de aprendizaje. Fue posible lo del domingo y también lo contrario. Ahora son cuatro partidos más, pero ya llevan más de 40. Hay que aceptar lo que se dio porque era una posibilidad. Pensar que es difícil no ayuda. Es mejor pensar que son capaces de ganar a cualquier rival. Si dices que puedes tienes razón y si dices que no también la tienes. De alguna manera proyectamos nuestros pensamientos y uno si vive convencido de que tiene mala suerte baja la energía y la capacidad de reacción», e incidía en un dato objetivo. «Pensamos que somos gafes en Cartagena. ¿El que subió en Alcoy no era el Efesé? Para qué vamos a sufrir inútilmente pensando que no vamos a ascender. El mejor ejemplo son los niños. No tienen pasado, ni miran al futuro. Los nervios no te dejan dar el máximo. Eso es lo que tendría que hacer el equipo, mirar que hay opciones y ver la mejor», aconseja Zamora.

Controlar la respiración

Los aficionados que dicen que están en bucle también deben intentar salir de su eterna pesadilla. «La mente es un juego y o juegas con ella o ella juega contigo. De eso depende un poco cómo llevamos la vida. Pueden hacer ejercicios de respiración consciente y tomar aire por la nariz y soltar fuerte por la boca ya sea con los ojos abiertos o cerrados y dejar respiración libre. Deben visualizar el marcador del domingo, el que quieren y si vienen temores repetirse la palabra suerte. Es jugar con la mente. Hay que quitarse la presión y estar lo más relajados posible para poder rendir al cien por cien y sobre todo no adelantarnos tampoco a celebrar cosas que no hemos logrado». Manda un último consejo solo para los aficionados. «Tienen que pensar que el equipo les necesita si va bien y si va mal. Los jugadores se han ganado ese apoyo y tienen que pensar que todos juntos son un equipo. Tu equipo es como tu hijo que necesita tu cariño si saca buenas o malas notas. Los futbolistas no fallan a propósito».

La resiliencia

Verónica Guillén es psicóloga y abonada albinegra y también anima a cambiar el chip. «La resiliencia es la capacidad de adaptarse a la adversidad y que las cosas negativas te refuercen para salir airosos e incluso para cumplir los objetivos», nos explica y hay que incrementar rápido esa capacidad.

Recuerda Verónica la frase de un gran deportista. «He fallado una y otra vez en mi vida y por eso he conseguido el éxito». Esa frase de Jordan sirven para hacer que se cambie el pesimismo. Han ido pasando las etapas de duelo. «Se perdió un partido y una oportunidad. Debe asimilarse poco a poco y no pretender hacer borrón y cuenta nueva de golpe». Es consciente de que el equipo habrá analizado ya los fallos y considera que hay que trabajar especialmente la confianza.

En cuanto a la presión. «No hay que magnificar las cosas y que nuestro cuerpo controle la mente y no nos juegue malas pasadas. Se trata de resetear y ocuparse solo del partido que viene el domingo».

Una vez se ha pasado la tristeza y el cabreo inicial entiende que el apoyo debe ser el máximo. «Hay que estar con ellos hasta el final del partido, pase lo que pase. Es la única forma que el aficionado tiene de ayudar al equipo y no descentrarles. Además, las cosas se están haciendo bien y más pronto que tarde ascenderemos. Hay ganas de hacerlo, pero no urgencias, porque hay una base».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos