Fútbol | FC Cartagena

Vértigo arriba, flaqueza atrás

Míchel Zabaco lucha con un contrario en el partido ante el Recreativo de la primera jornada. / Antonio Gil / AGM
Míchel Zabaco lucha con un contrario en el partido ante el Recreativo de la primera jornada. / Antonio Gil / AGM

El Cartagena olvida sus problemas de eficacia de cara a gol pero tirita por su endeblez defensiva. La zaga, lo más fiable del equipo del año pasado, emite ahora síntomas preocupantes. Al meta Pau Torres le han tirado cinco veces y le han marcado cinco goles

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

cartagena. Todo el mundo cree saber de fútbol y los que toman decisiones en los clubes intentan aplicar el sentido común a la hora de confeccionar una plantilla. De este modo, Paco Belmonte y Alberto Monteagudo lo tuvieron muy claro la pasada campaña. Los mejores del equipo eran los cuatro defensas y había que atarlos cuanto antes. Así, durante el mes de marzo, el Efesé renovó a su zaga titular, Óscar Ramírez, Moisés, Míchel Zabaco y Jesús Álvaro. Su línea de cuatro sostenía a un equipo con evidentes limitaciones en el ataque. Ellos fueron los más regulares del curso 16-17.

Cristo había perdido la magia y Arturo no veía puerta. Los extremos no aparecían. Ni Germán ni Sergio García ni Artiles ni Isi Ros tiraban del carro. Pero Óscar Ramírez y Jesús Álvaro volaban por los costados y eran los jugadores más peligrosos del Efesé, al estilo de Carvajal y Marcelo en el Real Madrid, convirtiéndose en vertiginosos extremos en ataque y en fiables laterales en defensa. Moisés y Zabaco, ayudados por un imperial Gonzalo Verdú, brillaban a gran altura. Así, entre los cuatro zagueros, secundados por el criterio de Quique Rivero y los goles de Fernando Llorente, sostenían al conjunto blanquinegro en su mano a mano con el Lorca.

Luego sucedió lo que todos sabemos, pero nadie puso en duda que la zaga del Cartagena fue la mejor del grupo IV y el 99% de la masa social albinegra aplaudió que los cuatro defensas continuaran y que se renovara al capitán Ceballos (recambio de lujo en el pasado 'playoff'). Además, todos celebraron que Sergio Jiménez, con contrato hasta 2019, recuperara su mejor versión en la promoción de ascenso.

Con la misma retaguardia y el mismo pivote defensivo del año anterior, había que construir la plantilla desde atrás hacia adelante, lo que en principio suele ser una garantía de éxito. Lo que sucede es que el fútbol se empeña en muchas ocasiones en desafiar a cualquier tipo de lógica y un buen ejemplo de ello es que la misma línea de cuatro que sobresalió el pasado ejercicio esté ahora en el disparadero, debido a los cinco goles en dos partidos que ha encajado el Efesé en este comienzo liguero. A Pau Torres le han tirado cinco veces y le han marcado cingo goles.

En los cuatro últimos amistosos de pretemporada el equipo dejó a cero su portería (Hércules, Baniyas, Albacete y Bengaluru), lo que hacía presagiar que -como el año pasado- todo estaba controlado. Pero no es así. Lo que hemos visto en estos 180 primeros minutos de la temporada es que el problema de la falta de gol parece resuelto. Ya han marcado casi todos los jugadores de ataque: Aketxe (2), Cristo, Chavero, Hugo y Moussa. Solo falta por ver portería el extremo Álvaro González, quien no obstante ha hecho dos grandes partidos ante Recreativo y El Ejido y ya suma dos asistencias. Un pase de gol lleva Hugo, otro Cristo y otro Óscar Ramírez.

Lo que nadie podía esperar es que esa evidente mejoría ofensiva se viera acompañada una endeblez defensiva que, de momento, priva al Cartagena de estar en lo más alto de la tabla. Cinco tiros y cinco goles encajados. En casi todos ellos pudo hacer muy poco el meta Pau Torres. Es lo que hay. Y urge arreglarlo. El año pasado el equipo solo recibió un tanto en las dos primeras jornadas. Y Limones, ahora portero del Mirandés, llevaba tres goles encajados tras la cuarta jornada.

Eizmendi, al UCAM

En otro orden de asuntos, los aficionados del UCAM han llenado ya dos autobuses para venir mañana a Cartagena a ver el partido de Copa del Rey que enfrentará a su equipo con el Efesé (Cartagonova, 21.30 horas). Se mandaron 500 entradas de fondo norte al club universitario (a 10 euros) y parece que sobrarán muchas. Por otro lado, el club de la familia Mendoza anunció ayer el fichaje de Eneko Eizmendi, un jugador nacido en San Sebastián, de 27 años, que cuenta con una dilatada experiencia en Segunda B. Procede del Pontevedra y antes pasó por Albacete, Real Unión, Toledo, Guijuelo y Real Sociedad B.

En los próximos días, el UCAM, que tiene una ficha sénior y otra sub 23 disponibles, podría fichar un delantero centro que dispute el puesto a Arturo. Héctor, del Atlético de Madrid, está en la lista. Marcó la pasada campaña 20 goles en el Albacete.

A la espera del 'sí' definitivo de Owusu y a la caza de una ganga

Quedan 72 horas para que el mercado de fichajes eche el cierre y todavía hay cosas por cerrar en el Cartagena. Paco Belmonte sigue trabajando para conseguir la cesión del delantero ghanés Owusu Kwabena, de 20 años. El Leganés lo acaba de fichar para los próximos cinco años y su dueño, Felipe Moreno, le dio a Belmonte su palabra de que esta temporada jugaría a préstamo en el Efesé. Sin embargo, hay interés de varios clubes de Segunda A y el chico, que la pasada campaña jugó en el Toledo (del grupo II de Segunda B), desea subir un peldaño. Lo normal es que acabe viniendo al Cartagena, pero la operación no está cerrada todavía.

Además, Belmonte sigue atento a las posibles gangas de última hora que puedan aparecer. Tiene libre una ficha sénior y podría ser ocupada por un defensa central o por un extremo. Su idea inicial era cerrar la plantilla con una última incorporación -preferiblemente la de Owusu- pero los problemas defensivos del equipo y la incertidumbre acerca del estado físico de Alberto Aguilar pueden provocar que acabe llegando un futbolista para la parte de atrás. Todas las opciones están abiertas todavía.

Más

Fotos

Vídeos