Un triunfo para asomar la cabeza

Kuki Zalazar, Cordero, Cristo y Poley abrazan a Jesús Álvaro tras el gol del lateral canario./A. Juárez / LOF
Kuki Zalazar, Cordero, Cristo y Poley abrazan a Jesús Álvaro tras el gol del lateral canario. / A. Juárez / LOF

Un gol de Jesús Álvaro amarra la victoria en un brillante ejercicio defensivo del Efesé. El Cartagena, que es tercero y regresa a la zona de promoción de ascenso, supo contener a un peligroso Granada B que fue de más a menos

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Era un partido clave, de los que confirman dinámicas positivas o suponen una vuelta a las andadas cuando las cosas no han ido del todo bien en un tiempo no muy lejano. Tenía una exigente prueba el Cartagena en Armilla, donde anda desterrado por motivos desconocidos el filial del Granada más aguerrido de los últimos años. Se acabó el exotismo de la época de Pina y Cordero en el club nazarí y la apuesta ahora es por jugadores nacionales con poso en la categoría. No era una tarea sencilla sumar la victoria en un campo donde los locales no habían dejado escapar ni un solo punto hasta ayer, pero el Efesé estaba obligado a hacerlo. Y lo hizo. Y de un modo más que convincente.

0 Granada B

Aarón; Paco Torres (Víctor Morilla, minuto 69), Eliseo, Pablo Vázquez, Adri Castellano; José González, Isi (Andrés García, minuto 84); Juancho, Pablo González (Nacho Buil, minuto 80), Casi; y David Grande.

1 FC Cartagena

Pau Torres; Óscar Ramírez, Moisés, Míchel Zabaco, Jesús Álvaro; Cordero (Sergio Jiménez, minuto 60), Poley; Kuki Zalazar (Álvaro González, minuto 69), Cristo (Chavero, minuto 78), Hugo Rodríguez; y Aketxe.

El detalle
Solo unos pocos aficionados cartageneros pudieron acceder al campo y sentarse en la grada. A unos 50 no les dejaron entrar en el polideportivo por motivos de seguridad y tuvieron que ver el partido de pie y detrás de la verja que delimita el terreno de juego. Belmonte y Breis se unieron a ellos.
Gol
0-1, Jesús Álvaro (minuto 12).
Árbitro
Amar Ahmed (Melilla). Amarillas a los locales Casi y Aarón; y a los visitantes Moisés, Cordero, Kuki Zalazar y Aketxe. Roja directa al técnico visitante Alberto Monteagudo (minuto 90) y a su segundo, Juanlu Bernal (minuto 90+).
Incidencias
Partido correspondiente a la jornada 10 del grupo IV de Segunda B jugado en la Ciudad Deportiva de Armilla (Granada). Unos 300 espectadores, 100 de ellos llegados desde Cartagena.

Fue gracias a un estupendo ejercicio defensivo del cuadro de Monteagudo, con Moisés definitivamente en estado de gracia y Míchel Zabaco recuperando su mejor tono, el que ofreció durante el pasado curso. Óscar Ramírez cerró su banda, como de costumbre. Y Cordero, que fue de menos a más durante la hora que aguantó sobre el terreno de juego, le dio al Cartagena mucho empaque en la posición de mediocentro defensivo. Con esa exhibición de solidez defensiva (algo vital para sumar de tres en tres en Segunda B) y un solitario gol de Jesús Álvaro, tan tempranero como bonito, al Cartagena le bastó para hacerse con un triunfo necesario, confirmar su recuperación y retomar el buen camino del que se salió durante un mes.

Empezó más intenso el Granada B, con el exterior Juancho creando mucho peligro por la derecha. Jesús Álvaro se veía desbordado y los albinegros siempre llegaban un segundo tarde a cada disputa. De este modo, Moisés y Cordero vieron la amarilla en los diez primeros minutos. Pablo González cazaba un balón suelto y lo intentaba con un derechazo que se iba cerca del palo. David Grande asustaba con un par de movimientos en la frontal del área y los visitantes eran incapaces de dar dos pases seguidos.

Los albinegros sufrieron en el primer tiempo y su mejoría en el segundo les sirvió para ir minando la moral del equipo local

Hasta que Hugo Rodríguez y Cristo se vinieron al costado izquierdo a triangular con Jesús Álvaro. Y el lateral canario, en su primera subida al ataque de la luminosa y cálida mañana granadina, dio en la diana. El balón se lo puso Hugo Rodríguez, quien levantó la cabeza y cedió atrás en vez de buscar el punto de penalti, donde Aketxe esperaba para rematar rodeado de rivales. Jesús Álvaro se sacó un zurdazo raso y seco que tocó en el pie del central Eliseo y se envenenó. Eso despistó al meta local, Aarón. Era el minuto 12 y el Cartagena se ponía por delante en su primera llegada al área rival.

Con el 0-1, los albinegros dieron un paso atrás y se dejaron someter por el filial rojiblanco. Y pudieron pagarlo muy caro. Adri Castellanos, sorprendente lateral izquierdo de los locales, hizo un eslalon desde su campo y cedió a Juancho, quien no pudo fusilar a Pau Torres porque se cruzó a tiempo Jesús Álvaro. También fue milagroso el corte de Óscar Ramírez, tras un servicio desde la derecha del omnipresente Juancho que iba a ser empujado a la red por Casi. Pasó por momentos de agobio el Cartagena en unos minutos en los que Isi y Pablo González se adueñaron del centro del campo. Ambos lo intentaron además desde lejos.

Buscaba una buena contra el Efesé para meter el miedo en el cuerpo a los pupilos de Pedro Morilla y, aunque se hizo de rogar, acabó llegando. Kuki Zalazar, quien firmó un notable primer tiempo, dejó sentado a su marcador y con un taconazo habilitó a Óscar Ramírez. El centro fuerte y mortífero del lateral albinegro era medio gol, pero Hugo Rodríguez, solo en el área chica, puso mal el pie y la pelota salió hacia fuera cuando debía ir para dentro. Y poco después, en una estupenda arrancada de Cordero por la derecha, Jesús Álvaro se quedó solo y desmarcado esperando en el segundo palo. El sevillano buscó a Cristo en el primero y el tinerfeño, de nuevo a un nivel bastante bajo, no pudo conectar el cabezazo.

Un chut lejano de Kuki Zalazar y dos internadas de Hugo Rodríguez por la izquierda se sumaron al arsenal ofensivo del Cartagena en el tramo final de un primer periodo en el que los locales siguieron aproximándose al área de Pau Torres, pero ya con poco peligro. Los primeros cinco minutos del segundo tiempo fueron similares a los del primero. David Grande se deshizo por primera y última vez de Moisés y tiró alto. Y los locales forzaron un par de faltas laterales en las que Pau Torres se quedó clavado debajo de su portería y hubo mucha sensación de peligro. Pero no pasó nada.

Sin embargo, en el segundo periodo las cosas fueron diferentes. El Cartagena, sin demasiada frescura en ataque y poca soltura en la elaboración, supo mantener a los atacantes locales muy lejos de su portero. Y además pudo hacerle daño al Granada B en dos o tres llegadas muy claras en el tramo final. Así, mientras toda la ofensiva nazarí se resumió en tres disparos muy lejanos que Pau Torres blocó sin problemas, los albinegros estuvieron muy cerca de hacer el segundo.

La mejor ocasión la tuvo Álvaro González. Estaba solo en el punto de penalti cuando recibió un hermoso servicio de Hugo Rodríguez desde la izquierda. Tenía tiempo de sobra. Podía controlar con el pecho y fusilar al portero. Podía cabecear a un lado. Pero optó por un remate de cabeza muy flojo que acabó en las manos de Aarón. Se resarció de ese error el extremo onubense poco después, al bajar perfectamente un pase de 30 metros de Poley y enviar un balón medido al segundo palo para que Aketxe marcara. Pero un defensa le quitó el balón de la bota en el último instante al ariete vasco.

En la siguiente jugada, Aketxe remató con la mano un centro de Chavero para marcar un gol que lógicamente fue anulado y supuso una amarilla que le deja a una sola tarjeta de la suspensión. Los minutos finales se convirtieron en un lío inexplicable. El árbitro melillense Amar Ahmed (18 faltas le señaló al Cartagena y solo 4 al filial del Granada) perdió los papeles, empezó a pitar las cosas al revés y expulsó por protestar a Alberto Monteagudo y Juanlu Bernal. Además, dio seis minutos de tiempo añadido. No sufrió el Cartagena, que acabó más entero gracias al aire fresco aportado por Sergio Jiménez y Chavero saliendo desde el banquillo. El Granada B ni siquiera pisó el área visitante en esa interminable prolongación.

Fotos

Vídeos