Fútbol | FC Cartagena

El superviviente Monteagudo

Su tercera temporada. Alberto Monteagudo, técnico del Efesé, durante una rueda de prensa en el Cartagonova./J. M. Rodríguez / AGM
Su tercera temporada. Alberto Monteagudo, técnico del Efesé, durante una rueda de prensa en el Cartagonova. / J. M. Rodríguez / AGM

El del Efesé es el único entrenador de un candidato al ascenso del grupo IV que empezó y termina el año en su puesto

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Alberto Monteagudo (Valdeganga, Albacete, 1974) tiene sobrados motivos para sonreír y disfrutar al máximo de estos días navideños en las cortas vacaciones que está pasando en su pueblo natal y que mañana llegan a su fin. Él es el único entrenador de todos los candidatos al ascenso en el grupo IV que empezó y acabará en su puesto este año al que solo le quedan cinco días para terminar. Monteagudo, que en febrero cumplirá dos años en el Efesé, ha sido capaz de aguantar en un banquillo históricamente inestable por dos motivos fundamentales: sus números (39 victoras, 28 empates y 15 derrotas en 82 encuentros) y la decidida apuesta de Paco Belmonte, dueño del club, por un proyecto continuista, reconocible y a largo plazo.

De los rivales que pelean con el Cartagena por el primer puesto todos han cambiado una, dos e incluso tres veces de entrenador en estos últimos doce meses. Y a día de hoy todos están por detrás del Efesé en la clasificación. Hace justo un año, igual. Por el Extremadura han pasado Sabas, Izquierdo y Manolo Ruiz, el actual preparador del que se postula como el principal enemigo del Cartagena en la carrera hacia el primer puesto a partir del próximo 7 de enero. En el Marbella empezó el año Nafti y ahora está Fernando Estévez. Entre ambos pasaron Miguel Álvarez (ahora en el filial del Villarreal) y Fael.

Del UCAM se fue Francisco, tras el descenso a Segunda B. Empezó esta Liga Planagumà y ahora está en el banquillo del conjunto universitario el mazarronero José Miguel Campos. Lo del Real Murcia es de récord. En enero su técnico era Paco García. Le sustituyó Vicente Mir. En verano llegó Sanlúcar, quien fue destituido para dar una oportunidad a Basadre, del filial. Y finalmente fue contratado Salmerón. En el tiempo que lleva Monteagudo en el Cartagena han pasado un total de siete entrenadores por el banquillo de Nueva Condomina, ya que a los cinco ya citados hay que sumar a Aira y Acciari, de la campaña 2015-16.

Fuenlabrada, Racing, Cornellá, Majadahonda, Badalona y los filiales de Real Madrid y Real Sociedad también mantienen a su técnico

En el Melilla está Manolo Herrero, quien relevó en verano a Juan Moya, técnico de la casa que en marzo había sustituido a Josu Uribe. Pavón, Casquero y Ángel López han sido los tres entrenadores del Recreativo en este 2018 que está a punto de expirar. En el Mérida también salen a un entrenador cada cuatro meses. Empezó el año Eloy Jiménez, quien no renovó al terminar la pasada Liga. Su recambio, el franco-tunecino Mehdi Hafti, acaba de ser destituido y el nuevo técnico del conjunto emeritense es Loren Morón, ex del Marbella.

Cobos y González repiten

Solo hay dos equipos del grupo IV que, como el Cartagena, vayan a terminar el año con el mismo entrenador con el que lo iniciaron. Uno es El Ejido, donde Alberto González sigue estando muy bien valorado. En su primer año en el club almeriense lo subió a Segunda B, el año pasado logró evitar el descenso y ahora tiene al equipo situado en una meritoria octava posición. Y el otro es la Balompédica Linense, equipo en el que Julio Cobos vive momentos difíciles. Llegó en diciembre del año pasado y consiguió resucitar al equipo de La Línea de la Concepción en la segunda vuelta. Ahora, tras una racha de una sola victoria en las ocho últimas jornadas, Cobos está bastante cuestionado. Écija y Betis B también mantienen a su entrenador. En su caso, ambos estaban la temporada pasada en Tercera y ahora se premia el trabajo de Juan Carlos Gómez (Écija) y José Juan Romero (Betis Deportivo). Ambos equipos, eso sí, han llegado al parón navideño inmersos en una grave crisis de juego y resultados.

Echando un vistazo a lo que ha sucedido desde enero hasta hoy en el resto de grupos de Segunda B nos encontramos con que muy pocos clubes han utilizado la táctica de Paco Belmonte en el Cartagena y que la poca paciencia de la mayoría de los aspirantes al ascenso ha hecho que los cambios de entrenador también hayan sido la tónica habitual. Así, solo el Fuenlabrada (Calderón), el Racing de Santander (Viadero), el Rayo Majadahonda (Iriondo), el sorprendente Cornellá (Jordi Roger), el Badalona (Manolo González) y los filiales de Real Madrid (Santiago Solari) y Real Sociedad (Imanol Alguacil) van a presentarse en la primera jornada de 2018 con el mismo técnico que tenían en el primer partido de 2017.

Las prisas y las urgencias de casi todos son muy visibles, por ejemplo, en el grupo III. El Elche echó a Vicente Mir, relevo de Parras tras el descenso, y ahora ha apostado por Josico. El Hércules intenta resucitar con Claudio Barragán tras las etapas de Siviero, Luque y Tevenet. Por el Atlético Baleares han pasado Ziege, Josico y Melgarejo. Por el Alcoyano, Seligrat (ahora en el Sabadell), Aparicio y Galiana. En los filiales de Valencia y Villarreal los cambios han sido obligados por los 'ascensos' de Curro Torres (despedido ya en el Lorca) y Calleja. Y en el líder Mallorca es intocable -de momento- Vicente Moreno, quien relevó en junio a Sergi Barjuán.

En Mirandés (Pablo Alfaro), Burgos (Patxi Salinas), Ponferradina (Carlos Terrazas) y Logroñés (Sergio Rodríguez) hubo de todo hasta junio. Y la continuidad de José Alberto López en el Sporting B y de Busturia en el Gernika está dando buenos resultados, por citar algunos ejemplos muy poco usuales en una categoría tan complicada para los entrenadores como es la Segunda B.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos