Fútbol | Segunda B

Entre la suerte y el destino

Héctor Yuste posa para 'La Verdad' durante sus vacaciones en Cartagena. /P. Sánchez / AGM
Héctor Yuste posa para 'La Verdad' durante sus vacaciones en Cartagena. / P. Sánchez / AGM

Héctor Yuste, marcado por los descensos de sus últimos equipos españoles, sale subcampeón de Liga y Copa en Chipre y apoya al máximo al Efesé en su lucha

MAITE FERNÁNDEZCARTAGENA

Todo el mundo cree en algo, aunque no siempre sea en lo mismo. Los hay que apoyan todos sus razonamientos en la fe y los que solo se basan en hechos científicos y demostrables. Hay quien cree en supersticiones y coloca ajos en las porterías y mantiene unas rutinas que en el pasado funcionaron. Si hubiera una fórmula química para subir a Segunda también se la repartirían los aspirantes.

El exalbinegro Juan Ignacio Martínez dijo hace unos años que si rezas para conseguir un resultado y tu rival también lo hace, como mucho llegará el empate. Se habla del fútbol y de la suerte o la mala suerte, pero ¿existe realmente ese concepto? Se pueden acumular malos resultados sin ser gafes y muy buenos sin ser producto de una fortuna desorbitada.

«Yo no creo que el club o el estadio estén gafados. Ascenderán pronto, porque hacen bien las cosas» La Fortuna

«Yo conseguí lo que todo el mundo quiere, porque subí con mi equipo y en mi primer año con él» Su recuerdo

Sin duda, tener algo de esa llamada 'flor' futbolera siempre es bueno, sobre todo en momentos concretos. No tuvo suerte el Efesé en el último minuto en Majadahonda. Está claro. Pero de nada sirve pensar que un recinto como el Cartagonova está sembrado de mal fario o que el destino ya está escrito y no quiere que los cartageneros se lleven alegrías. No hay mal que cien años dure, ni afición que lo resista.

El mejor ejemplo de que las rachas cambian y que con el trabajo se consiguen los objetivos es Héctor Yuste. El cartagenero se marchó de España tras una serie de descensos difícil de explicar, pero con la conciencia tranquila por su buen hacer a pesar de los resultados grupales. En Chipre, el héroe del ascenso albinegro ha seguido haciendo bien las cosas y ha conseguido salir subcampeón de la Liga y de la Copa con el Apollon Limassol. Un tal Florián se cruzó en su camino en la final de la Copa y en la Liga fue el Apoel. Jugó competición europea.

Ni estaba destinado a un descenso eterno, ni puede fiar a la suerte seguir creciendo en el mundo del fútbol. Entre la suerte y el destino están el trabajo, constancia, la fortaleza mental, el tesón, la toma de decisiones y también una mentalidad positiva.

«Dolió la forma de caer, pero el partido de Vigo era el más difícil y ellos consiguieron levantarse» El Efesé

«Soy feliz y me queda un año de contrato con el Apollon, pero ojalá siga mucho tiempo en Chipre» Futuro

Yuste es feliz tras su primera experiencia fuera de las fronteras nacionales y no considera que sea una cuestión de solamente de suerte. «No sé cómo cuantificar la suerte en el fútbol, porque es cierto que en los clubes no fue bien, pero yo jugué siempre. No he tenido lesiones graves y siempre he tenido ofertas rápido para seguir jugando. Es cierto que mi carrera tiene esa reseña de los descensos que no es buena, pero en contrapartida he conseguido algo que todo el mundo quiere. Yo he triunfado en casa. Tuve un ascenso con el Cartagena en mi primer año con el primer equipo. El fútbol me ha dado cosas malas por un lado, pero me siento un afortunado y si he tenido suerte en un sitio fue en el Cartagena», explica el central del Apollon.

La leyenda negra

La suerte hay que pelearla y hacer bien las cosas. «No creo que el Cartagena sea un club gafado, porque es el mismo con el que yo conseguí un ascenso en el minuto noventa y tantos, cuando ya estábamos muertos. Es cierto que duele muchísimo y que tuvo muy mala suerte, porque en el minuto 95 estaba en Segunda después de un año muy sólido. Es cierto que el fútbol se mide en pequeños momentos y en ese no tuvo suerte, pero no creo que sea un club con una mala suerte eterna ni con leyenda negra. Me considero afortunado, porque yo en Cartagena viví un sueño».

La fortuna también hay que buscarla. Rara vez llega un gol sin pelearlo. «En estas categorías somos obreros del fútbol y hay que pelear mucho para que salgan las cosas. A la suerte hay que empujarla un poco», explica el de Balsapintada.

Sobre el famoso gafe del Cartagonova y la imposibilidad de celebrar en casa los éxitos del Efesé también tiene clara su teoría. «Yo creo que el Cartagena ascenderá y espero que sea ahora. Están haciendo las cosas muy bien en los últimos años. Han quitado la deuda histórica y son solventes. Ascenderá. En la vuelta de la primera eliminatoria tuvo que tomar el camino largo, pero puede hacerlo. Es un equipo sólido».

Considera también que el partido más difícil de este nuevo intento de ascenso era el del pasado domingo en Vigo. «Era el más duro. Los vi muy serios en la primera media hora. Hay que tener fuerza mental y las cosas claras para olvidarlo. Pasando la segunda fase habrá de nuevo ilusión y otra vez estará a un pasito del ascenso. Ojalá que el domingo podamos seguir soñando».

Pide que los aficionados libren su mente de pensamientos negativos y crean en las opciones de celebrar un pase a la fase final y ojalá que un ascenso de categoría.

El paraíso

Su temporada en Chipre ha sido casi inmejorable. Ha terminado subcampeón de Liga y de Copa. «Nos pasó un poco como al Cartagena. En la última jornada nos quedamos sin ganar los títulos, pero el camino ha sido extraordinario. Hemos disfrutado un montón y jugando bien, pero el Apoel es súper grande y nos quitó el objetivo principal de la temporada y llegamos tocados a la Copa. Íbamos ganando la final 0-1 y nos empataron. Nos vinimos abajo y entraron las dudas y una cosa afectó a la otra». El exalbinegro Florián se cruzó en su destino.«Florián es un delantero muy contrastado aquí. Hizo gol cuando salió. Tiene prestigio y nombre y lo está haciendo muy bien, la verdad».

Su sueño era jugar la competición europea y lo ha cumplido. «Era impensable. En España es difícil soñar con jugar en Europa. Era un sueño y la posibilidad ha sido maravillosa. La previa fue bien y luego el sorteo nos permitió ir a Italia, Inglaterra y Francia. Han sido seis partidos increíbles e incluso marcando. Volvemos al tema de la suerte y me considero un afortunado. Hay mucho trabajo detrás y hay que insistir. Yo me fui a desconectar de España y he encontrado un sitio donde estoy cómodo. Nunca pensé que iba a vivir tanto y a sentirme importante y espero estar allí tiempo». Mientras está en Cartagena está muy atento a toda la información de su Efesé y espera que se acabe la leyenda de la mala suerte.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos