Un subidón controlado

Aficionados del Cartagena siguiendo el último partido en casa del año ante el Barça B.
Aficionados del Cartagena siguiendo el último partido en casa del año ante el Barça B. / J. M. RODRÍGUEZ / AGM

El presupuesto del Efesé aumentará en unos 200.000 euros, una cantidad que el club cree que puede asumir

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El FC Cartagena tendrá la próxima campaña el presupuesto más alto de la 'era Belmonte'. Aunque está por cerrar, la previsión es que supere en algo más de 200.000 euros al de este último curso y se vaya a los 1,4 millones de euros. En el primer ejercicio con Paco Belmonte al mando de las operaciones (el 2015-16), cuando incluso se fijó un techo salarial de 30.000 euros para cumplir con las exigencias del administrador concursal que entonces vigilaba todos los movimientos de un club que estaba inmerso en un proceso concursal, el presupuesto fue de 950.000 euros. Al final, hubo que asumir un déficit cercano a los 200.000 euros.

Ya el pasado verano se aumentó un poco el presupuesto, para llegar finalmente a los 1,2 millones de euros de este ejercicio 2016-17. Curiosamente, esta última campaña ha terminado con un superávit de alrededor de 200.000 euros, que el club ha destinado a cumplir con Hacienda y Seguridad Social, así como a hacer frente a los pagos extras a jugadores que tenían primas por disputar la promoción de ascenso, tal y como confirmó el propio Belmonte en una de sus últimas comparecencias. Y ahora, obligado por las circunstancias, el Efesé incrementará en cerca de 200.000 euros su gasto de cara a la próxima campaña.

Las circunstancias mandan, desde luego. Y es evidente que la irrupción del Extremadura, el 'nuevo rico' de Segunda B, y los elevados contratos que está ofreciendo el Real Murcia obligan a Belmonte a gastar más dinero del que invirtió el año pasado en fichajes. De hecho, la pasada campaña no había ningún futbolista en la plantilla entrenada por Alberto Monteagudo que ganara más de 40.000 euros. Y este año van a ser varios los que van a superar esa cifra. En el grupo IV ha subido la competencia y eso se nota a la hora de fichar. Hay que pagar más.

El gasto se irá a los 1,4 millones y será clave repetir los resultados en abonos y patrocinios

Además de lo que pasa cada día en el mercado en el grupo IV, hay que tener en cuenta que el III está que arde, con el Elche y el Mallorca como principales agitadores. El conjunto blanquiverde, al que han llegado el cartagenero Jorge Cordero y el grupo de Quique Pina, está haciendo un equipazo con el único objetivo de acabar primero y subir por la vía rápida. En Benja, su delantero referencia que viene de subir con la Cultural Leonesa, se gastarán 150.000 euros, mientras que en la segunda línea los contratos rondarán los 70.000 que recibirá el murciano Tekio y los 60.000 que va a percibir el cartagenero Gonzalo Verdú.

El conjunto balear, tras el fichaje de Vicente Moreno, un entrenador que estuvo en la agenda del Lorca para Segunda, ha firmado al ex albinegro Manolo Reina, portero del Nástic, por 140.000 euros, demostrando que también va en serio. En otros grupos hay más mesura, aunque la Ponferradina de Carlos Terrazas, un Racing de Santander que comienza a rearmarse con el fichaje de Quique Rivero y el Mirandés, que mantiene el bloque del pasado año, también tienen como único objetivo el ascenso a Segunda por la vía rápida. Y ofrecen muy buenos contratos.

En este escenario, el Cartagena tiene que dar un paso hacia adelante. Y lo dará, aunque sin locuras y sin hipotecar su futuro. En el club creen que los 200.000 euros de subida en el presupuesto son asumibles. En esta última campaña, entre lo ingresado por abonos (cerca de 400.000 euros) y lo que ha entrado en patrocininios (490.000) se pudo cubrir un 80%. A esto hay que sumar las tres estupendas taquillas conseguidas ante el Real Murcia, el Alcoyano y el Barça B, que dejaron en las arcas del club algo más de 200.000 euros.

Es indiscutible que este último curso se puede considerar como un éxito rotundo en todo lo relacionado con activación de patrocinios, tanto privados como públicos, donde el club ha pasado de ingresar 48.000 euros el año de Sporto Gol Man a los 490.000 que ha facturado por publicidad en este último ejercicio.

Además, el Cartagonova ha vuelto a despertar ya que la afición se ha vuelto a enganchar al Efesé tras varios años adormilada. 6.936 fue la última cifra de socios (la mayor en Segunda B y la cuarta en su historia por detrás de los años de Segunda), una cantidad que Belmonte espera aumentar con un equipo que mirará otra vez hacia arriba. Obviamente, para que el déficit no se dispare dentro de doce meses estas tres partidas (abonos, patrocinios y taquillas) tendrán que volver a sumar más de un millón de euros de beneficios.

Pasan los días y no hay confirmaciones oficiales de fichajes, pero sí se está avanzando en algunas operaciones. Belmonte y Breis, escaldados por la fuga de Biel Ribas al Murcia, intentan maniobrar con sigilo en un mercado muy cambiante y en el que cada vez es más difícil controlar todo lo que sucede. Quieren traer un delantero centro cuanto antes, pero lo tienen crudo. Está difícil el fichaje del vasco Mikel Arruabarrena, de 34 años, quien milita en el AEL Limassol y no en el Apollon Limassol, tal y como ayer publicó por error este periódico. Así las cosas, el ex ariete de Leganés, Eibar y Huesca sí está inscrito con su actual club para jugar la segunda eliminatoria de la UEFA Europa League. Este jueves, su equipo se enfrenta al Progrès Niedercorn, de Luxemburgo. En el conjunto chipriota hay problemas de impagos y Arruabarrena quiere marcharse durante este verano, pero ni mucho menos es una operación fácil para el Cartagena.

El ariete tolosarra triunfó en el Eibar entre 2011 y 2015, con dos ascensos seguidos, a Segunda y a Primera. El club armero, en el que ya había militado entre 2008 y 2010, lo repescó tras la gran temporada que Arruabarrena hizo en el Leganés en la campaña 2010-11, en la que anotó 22 goles en 36 partidos, en Segunda B. Fue Paco Belmonte quien lo fichó para el club madrileño y, desde entonces, ambos mantienen una buena relación.

Mientras llegan los fichajes al primer equipo, el club va sumando jugadores a su equipo filial, que este año debuta en Tercera División. Adrián Díaz Fernández (El Palmar, 18 de abril de 1996) firmó ayer por el equipo de Lillo. Procede del equipo de El Palmar y es conocido futbolísticamente como Kuki. Llega al club albinegro tras disputar la segunda vuelta con el UCAM B. También militó en el Lorca Deportiva y en l Nueva Vanguardia CF de Alcantarilla (2015-16). En la temporada 2014-15 comenzó en el Lorquí CF de División de Honor juvenil y acabó la Liga en el Kelme CF. Kuki puede jugar tanto de delantero como de extremo y destaca por su disparo, su regate y su capacidad ofensiva. Refuerza un Cartagena B que quiere estar arriba en el grupo XIII.

Más

Fotos

Vídeos