Sánchez Breis: «El abonado tendrá un trato muy especial»

Sánchez Breis, con Cordero, saliendo de las oficinas. / LV

Adelanta que los precios del partido de la cuarta ronda de Copa se conocerán tras el sorteo del próximo jueves

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Manuel Sánchez Breis, director general del Cartagena, adelantó a 'La Verdad' que los precios de las localidades del partido de ida de la cuarta ronda de la Copa del Rey, que se disputará el próximo 25 de octubre en el Cartagonova con un grande de Primera como rival, serán «muy distintos para los abonados y los no abonados. El abonado del Cartagena tendrá un trato muy especial cuando fijemos el precio de las entradas, como no puede ser de otra manera», avanzó a este periódico la mano derecha de Paco Belmonte.

Ambos han decidido que los precios no se harán oficiales hasta después del sorteo del próximo jueves, ya que lógicamente van a depender de si el rival es el Barça o el Madrid o el Villarreal o la Real Sociedad. Sánchez Breis tiene una preferencia clara: el Real Madrid. «En Cartagena hay muchos madridistas y hace mucho tiempo que el Madrid no viene al Cartagonova. Es un rival que te garantiza el lleno y una gran taquilla. A nivel mediático, es lo máximo. Además, al Barça ya lo tuvimos en Cartagena hace poco tiempo. Si no saliera la bola del Madrid, me gustaría la del Atlético de Madrid, por aquello de que el Cartagena pasaría a la historia del club colchonero como el primer equipo que jugó un partido de Copa del Rey en el Wanda Metropolitano. Sería algo bonito», señaló el director general albinegro.

Interrogado por 'La Verdad' en la misma puerta del campo del Talavera, Sánchez Breis no quiso incidir mucho en los altercados ocurridos en El Prado al finalizar el encuentro entre el Talavera y el Cartagena. «Ha habido un lío en el túnel de vestuarios y la cosa no ha pasado a mayores. Al final, lo importante es que estamos muy felices porque hemos ganado el partido y estamos en la cuarta ronda de la Copa del Rey. Todo lo demás es absolutamente secundario», opinó Breis, quien no tenía constancia de lo sucedido fuera del estadio.

Dentro de él, aficionados y directivos locales se tomaron muy mal el gesto que hizo un empleado del departamento de Comunicación del Cartagena cuando entraba por el túnel de vestuarios junto a los jugadores visitantes, después de celebrar el triunfo sobre el césped de El Prado. La cosa se calentó de tal manera que tuvieron que frenar al presidente del conjunto local, José Antonio Dorado, para que no entrara en el vestuario del Efesé. Buscaba al citado empleado que, según él, le había provocado. Entre policías y guardias de seguridad pudieron controlar la situación en la zona de vestuarios y al final la sangre no llegó al río.

Cuatro agredidos

Lo peor se vivió fuera del campo, en las calles anexas. Los 28 aficionados cartageneros que fueron a Talavera en un microbús fletado por las peñas y por el club no tuvieron problemas porque fueron protegidos y escoltados por la policía en todo momento, al igual que el autocar del equipo. Pero la otra treintena larga de cartageneristas que fueron en coches particulares vivieron unos minutos de angustia.

Los ultras locales, en su descontrolada huida tras varias cargas policiales que buscaban desalojar la zona, tiraban sillas y mesas de los bares de la avenida Juan Carlos I, por la que se llega a un estadio que está incrustado en el medio de la ciudad y rodeado de edificios. Los ultras que consiguieron burlar a la policía montaron una cacería y hubo escenas de pánico entre los cartageneros (grupos de familias con personas mayores y niños) que iban camino de su hotel o de su vehículo, para iniciar el viaje de regreso. Cuatro cartageneros fueron agredidos y recibieron puñetazos y patadas. Otra docena tuvo que huir a la carrera tras esquivar a unos 20 ultras que escaparon del control policial durante unos pocos minutos que se hicieron eternos.

Fotos

Vídeos