Rubén Cruz: «Sabía que aquí iba a meter goles»

Rubén Cruz, en el parque contiguo al estadio Cartagonova, ayer./J. M. Rodríguez / AGM
Rubén Cruz, en el parque contiguo al estadio Cartagonova, ayer. / J. M. Rodríguez / AGM

«En este Cartagena me desenvuelvo como pez en el agua. Vine porque el estilo de Monteagudo me beneficia. Tenemos la pelota y piso mucho el área», confiesa el delantero del FC Cartagena

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Utrerano como José Antonio Reyes - «cuando se fue al Arsenal lo tenía todo para ser el mejor jugador del mundo», dice- y de familia sevillista, con 17 años lo fichó el Betis. Y en la cantera verdiblanca se hizo hombre y futbolista. En el filial bético compartió vestuario con Miki Roqué, Diego Segura, René, Beñat y Sergio León, entre otros. Tras una larga y provechosa carrera, ahora, a sus 32 años, vuelve a disfrutar del fútbol en Cartagena. Con 9 goles en sus 11 primeros partidos ya ha hecho historia en el club albinegro. Ha firmado el mejor arranque goleador en el último cuarto de siglo. No se conforma, ni mucho menos. «He venido a ascender y a pasar muchos años buenos de fútbol en Cartagena», asegura Rubén Cruz. «Lo vi en Albacete y lo he visto en Cádiz. Subir de Segunda B a Segunda A le cambia la vida al futbolista, al club, a la afición y a la ciudad», añade un delantero que aquí está viviendo un auténtico idilio con el gol.

- ¿Qué pasó en el derbi?

- No salí con derrotismo ni este partido ha hecho que caigamos en desánimo. El partido se lee muy fácil. Durante los primeros 25 minutos no estuvimos cómodos, ni con balón ni sin balón. Y ellos fueron letales. Nos hicieron mucho daño con el balón parado, curiosamente en algo en lo que hemos sido muy fuertes durante todo el año. Yo le he transmitido a mis compañeros que este partido con el Murcia ha sido un toque de atención. Nunca viene bien una derrota, pero ya sabemos que a partir de ahora no podemos fallar. Y este domingo en el vestuario, antes de jugar contra el Badajoz, le recordaré a todos lo que nos pasó el domingo en Murcia.

SUS FRASES «Dependemos de nosotros. En una o dos semanas seremos líderes. Creo en este grupo» «La derrota en Murcia es un toque de atención, pero no hay derrotismo ni hemos caído en desánimo» «Del abanico de ofertas que tenía, tuve muy claro desde el primer momento que me venía al Cartagena» «Pueden pasar dos, tres o cuatro años, pero este club va a subir seguro. En el fútbol avanzan los proyectos estables y serios» «Toda mi familia es del Sevilla, pero yo estuve en la cantera del Betis. Me gusta que ganen los dos»

- Han perdido con el Marbella y con el Murcia. ¿Eso significa algo?

- Contra el Murcia hicimos muchas cosas y el empate hubiera sido justo, pero en nuestro tramo de dominio nos faltó acierto en el último pase. Estoy tranquilo y no veo dudas ni nervios. El partido del Marbella me queda lejos, ya que soy un futbolista que resetea rápido y cambia el chip. Pero creo que la única ocasión que tuvo el Marbella en todo el partido fue el gol de Indiano de falta directa.

- El domingo salieron del Cartagonova en volandas porque había hinchas concentrados a la salida del vestuario. Y al saltar al césped de la Nueva Condomina vieron a casi 2.000 aficionados animándoles en territorio enemigo.¿Cómo es posible que eso no sirviera de estímulo para salir a tope?

- Sí se salió. En estos partidos sí que sales intenso siempre. Pero en estos encuentros los primeros minutos son cruciales. Es clave ganar los primeros balones divididos y superar en los pequeños lances al rival. Si no lo haces es como una cadena negativa que se va transmitiendo de unos compañeros a otros. Y eso nos pasó. Ellos empezaron a ganar todos los duelos y la verdad es que nos metieron tres goles en media hora. Pero insisto en que esto es un toque de atención y tenemos que reflexionar sobre lo sucedido.

- Ya no tienen margen de error si quieren terminar primeros.

- Esto depende de nosotros. Si vamos en línea recta, lo vamos a conseguir. Si nos dejamos puntos por el camino, nos vamos a meter en un lío y vamos a permitir al Marbella e incluso al Murcia hacerse con el primer puesto. Dependemos de nosotros y creo en este grupo de jugadores. En una o dos semanas vamos a coger el liderato.

- Usted sabe lo que es ascender. Lo hizo con el Albacete. ¿Nota a sus compañeros con exceso de responsabilidad de cara a este tramo clave de la temporada? ¿Pesan ahora las botas el doble?

- No. Al revés. Veo a la gente con hambre, con ilusión y con ganas de que llegue el partido del domingo contra el Badajoz. La gente sabe lo que hay en juego y muchos compañeros están curtidos en esto.

- Entonces, ¿todo en orden?

- El otro día nos metieron tres goles y no nos hundimos. Al contrario, le dimos la vuelta a esa situación, hicimos un gol y estuvimos cerca de hacer el segundo. El equipo no se cae cuando le dan un golpe.

- 9 goles en 11 partidos son palabras mayores. En su caso, además, supongo que esto habrá sido una bendición tras su etapa en el Cádiz, donde no pudo marcar ni un solo tanto en un año y medio. ¿Le sorprende llevar tantos goles?

- No estoy para nada sorprendido. Me conozco mejor que nadie y yo sabía que aquí iba a meter goles. El Cartagena es uno de los equipos que llevaba tiempo estudiando, como opción para venir si tenía que irme del Cádiz. Y lo elegí, entre otras cosas, porque sabía que el estilo de juego que propone Alberto Monteagudo me ayudaría, que me iba a sentir cómodo aquí y que iba a marcar goles. Ya van 9 y quiero aumentar esa cuenta. En lo que se refiere a mi etapa del Cádiz, lo he dicho muchas veces. Si a un periodista lo pones detrás de la cámara, pues no puede hacer de presentador. En el Cádiz me valoraban por el trabajo de desgaste que hacía y apenas pisaba el área rival. Así es imposible marcar goles.

- ¿Qué ha cambiado fundamentalmente?

- En el Cádiz se defiende muy atrás y se juega al contragolpe, con dos extremos muy veloces y verticales como Álvaro y Salvi. Yo jugaba de mediapunta y no me pedían goles. De hecho, cuando llegaba al área la jugada estaba ya terminada. Sí que podía haber hecho algún gol, pero ya digo que apenas llegaba a posiciones de remate. Mi rol era ese y sabía que en diciembre tenía que buscar una salida. Aquí en el Cartagena el modelo es radicalmente distinto. Tenemos la pelota y jugamos con dos delanteros. Tengo muchas opciones de pisar el área. Y el rendimiento que un equipo puede sacarme es el que estoy mostrando aquí. En este Cartagena me desenvuelvo como pez en el agua.

- Aketxe y usted son los únicos que han marcado en las diez últimas jornadas. Monteagudo pide a otros que se sumen porque, de lo contrario, pueden tener problemas cuando los delanteros no vean portería. ¿Qué opina?

- Mientras sigamos marcando Aketxe y yo, pues perfecto. El caso es que hagamos goles y ganemos partidos. Es verdad que siempre es positivo que lleguen los goles de jugadores de segunda línea. Pero también te digo que yo marco los goles porque Hugo y Cristo, que son los que están jugando ahora por ahí cerca, me dan los pases. Sus características son más de pase y otros son extremos son más de terminar ellos las jugadas. El equipo, ahora con dos puntas, se está adaptando a Akexte y a mí. Al míster no le gusta demasiado el 4-4-2, pero es evidente que hay dos delanteros en racha y eso hay que aprovecharlo. Al final, se trata de conseguir que cada uno saque lo mejor de sí mismo y que funcionemos como un bloque.

- ¿Qué club se ha encontrado aquí? ¿Es lo que esperaba?

- Sí. Del abanico de clubes que apostaron por mí, tuve muy claro casi desde el primer momento que me venía al Cartagena. Es un club serio, con deuda cero, que paga al día y que va creciendo a pasos agigantados. Aquí hay un proyecto de fútbol de verdad. Y eso es difícil encontrarlo en Segunda B. No quiero nombrar a ningún club, pero todos los días vemos lo que sucede por ahí. Hay históricos luchando por salir de Segunda B y no son capaces de salir. El Cartagena va a subir, con total seguridad.

- Lo tiene claro.

- Sí. En el fútbol avanzan los proyectos estables. Que hagas las cosas bien y tengas un proyecto de fútbol serio no te garantiza el ascenso, pero a largo plazo subes seguro. Pueden pasar dos, tres o cuatro años. Pero al final subes. Y es lo que pasará en Cartagena, porque al final los mejores futbolistas quieren venir aquí. La mayoría de jugadores apuestan por un proyecto de fútbol serio y por estar en un club estable, en vez de mirar tanto por el dinero. Porque por ahí ofrecen dinerales que luego no se pagan. En mi caso, puedo estar tres meses sin cobrar. Pero te puedes encontrar en un vestuario con diez jugadores que no pueden estar tres meses sin cobrar. Y eso al final te descontrola el vestuario y es un foco de conflictos. No estás centrado en lo deportivo y lo acabas pagando.

- ¿Qué hace fuera del fútbol?

- Tengo dos hijas, de 4 y 6 años. Vivo para el fútbol y para mi familia. Mi mujer y mis niñas me dan estabilidad y tranquilidad. Sé que la carrera del futbolista es corta y me cuido al máximo. El objetivo es alargarla y estar al mejor nivel posible durante muchos años. Las tardes las dedico a descansar y a estar con mis niñas.

- ¿De qué equipo es?

- Toda mi familia es del Sevilla, pero yo estuve en la cantera del Betis muchos años. Me encanta el fútbol y ahora me considero un espectador imparcial. Soy del Betis y del Sevilla. Me gusta que ganen los dos.

- Messi o Cristiano Ronaldo

- Los dos. Dame al que quieras para mi equipo.

- ¿Su ídolo?

- Raúl González Blanco. Zurdo, no muy rápido e intuitivo dentro del área. Y muy goleador. Me fijaba mucho en él. Me encantaba.

- Me han contado que le gusta mucho comer. ¿Es así?

- El cuchareo me encanta. El potaje con garbanzos de mi tierra es mi plato preferido. En Cartagena salgo con la familia a descubrir sitios y he comido cosas muy ricas por aquí.

- ¿Está contento con la música que pone Hugo Rodríguez en el vestuario?

- Sí. El flamenco me gusta mucho y él lo pone bastante. Pero me adapto a casi todo. No pongo pegas.

- Cristo acaba de cumplir 100 partidos con la camiseta del Cartagena. ¿Se ve usted echando raíces en el club?

- Ojalá. Ese es mi objetivo y para eso he venido. Desde hace tiempo quería venir. La ciudad me encanta. Es pequeña, pero tienes de todo. Nos hemos adaptado muy bien y aprovecho los días libres para ir conociendo nuevos rincones. Yo quiero ascender y estar muchos años en Cartagena. Quiero hacer feliz a la gente con mis goles y crecer junto a la entidad. Este club se merece estar muy pronto en el fútbol profesional.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos