Fútbol | FC Cartagena

Risas, café, pasta y mucho gimnasio en el cortijo Santa Cruz

Risas, café, pasta y mucho gimnasio en el cortijo Santa Cruz

La expedición albinegra, de 22 jugadores, está alojada en un hotel de Villanueva de la Serena con la selección española femenina de baloncesto

R. S.CARTAGENA

El Cartagena abandonará esta noche el cortijo Santa Cruz, en Villanueva de la Serena, tras disputar esta noche el partido de Copa del Rey ante el CD Don Benito. La expedición albinegra, formada por 22 futbolistas, llegó el sábado por la noche a este hotel extremeño, uno de los más lujosos de la zona. Allí, los chicos de Gustavo Adolfo Munúa han coincidido con la selección española femenina de baloncesto, que está allí concentrada preparando el Mundial que se celebrará a finales de mes en Tenerife. Los Fito Miranda, Aketxe y compañía compartieron mesa con, entre otras, la jugadora murciana Laura Gil.

En el cortijo Santa Cruz también estuvo hospedado en su momento el Barcelona de Luis Enrique, en 2015, cuando los azulgranas disputaron la Copa del Rey en el Romero Cuerda, contra el Villanovense. Éste ha sido el lugar escogido por el Cartagena, al jugar el pasado domingo y esta noche en el estadio Vicente Sanz de Don Benito. La aventura le ha costado a la entidad presidida por Paco Belmonte alrededor de 30.000 euros, pero era la manera más cómoda para que los futbolistas se ahorraran kilómetros.

Lo cierto es que en este cortijo, los jugadores albinegros, lejos de su familia, han tenido tiempo para hacer grupo y conocerse. Allí tienen piscina, un gran comedor, zonas de paseo y un gimnasio. Todos se levantan sobre las nueve de la mañana, y tienen a su disposición el siguiente desayuno: café o leche, fruta variada y cereales. Están acompañados por el cuerpo técnico y el manager general, Manuel Sánchez Breis. Belmonte regresó el lunes por la tarde a Cartagena, en su coche, para trabajar en el estadio, y su presencia esta noche en el estadio no está garantizada. Es posible que se incorpore a la expedición en Sevilla.

Cuerpo técnico, directivos y empleados del club descargan energía por las noches jugando al pádel

Para llenar las horas del día, el preparador físico del Efesé, Félix Martínez, desarrolla sesiones de activación en el gimnasio, o ejercicios para hacer 'piña' en una sala. La comida suele ser sobre las dos, y en ningún momento faltan las ensaladas variadas, la paella, la pasta, la pechuga de pollo a la plancha e incluso el asado, uno de los platos favoritos de Munúa. El uruguayo pasa las mañanas con el analista Ricardo Redondo, analizando partidos tanto del Don Benito como del Recreativo de Huelva. Mientras, el utillero Pedro Arango acude cada jornada al estadio Romero Cuerda: en el Cartagena agradecen a la directiva del Villanovense su predisposición para usar la lavandería, y tener lista la ropa del equipo cada día.

Después de comer, toda la expedición descansa hasta la hora del entrenamiento: sobre las seis de la tarde, el equipo pone rumbo al campo municipal de Miajadas, a unos 20 kilómetros del hotel. La cena es a las nueve y media, con ensaladas, salmón y otros pescados. La plantilla hace bromas antes de marcharse cada uno a su habitación, y los portugueses Mata y Moreira ya se han familiarizado con el grupo. Breis, Munúa y el resto de cuerpo técnico y empleados del club acaban las jornadas por la noche jugando al pádel, por parejas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos