Rico, histórico y renacido

Hace dos meses. Chavero y Moisés pelean con Zarfino y Barrera, en el partido que disputaron Cartagena y Extremadura en el Cartagonova el pasado 1 de abril./antonio gil / agm
Hace dos meses. Chavero y Moisés pelean con Zarfino y Barrera, en el partido que disputaron Cartagena y Extremadura en el Cartagonova el pasado 1 de abril. / antonio gil / agm

El Extremadura vuelve a cruzarse en el camino del Cartagena tras un año lleno de sobresaltos, en el que primero tiró la casa por la ventana, luego fue de más a menos y al final se levantó con el regreso al banquillo de Sabas, destituido en pretemporada

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El Extremadura es el rival que finalmente quedará en el imaginario colectivo de la afición del Cartagena. Para bien o para mal, el hincha albinegro recordará 2018 como aquel año en el que todo se torció en Majadahonda para terminar arreglándose -o torciéndose definitivamente- ante el histórico conjunto de Almendralejo. Ya hay fecha y hora para el primer asalto. Azulgranas y albinegros se verán las caras este domingo en tierras extremeñas, a partir de las 18.30 horas. Esto incrementa mucho las posibilidades de que el partido de vuelta, el del Cartagonova, se adelante al sábado 23. Si eso se confirma, el Efesé jugará en la víspera de San Juan uno de los partidos más importantes en la historia del recinto de Benipila.

Es un club entrañable este Extremadura Unión Deportiva, a pesar de que no sea el mismo que aquel Club de Fútbol Extremadura que incluso tocó el cielo de la Primera División en dos ocasiones, a finales de la década de los 90. Este nació en 2007 y partió de cero, desde Primera Regional. Aquel desapareció en 2010, carcomido por las deudas y los impagos. Pero el espíritu se mantiene y el coqueto Francisco de la Hera, remodelado y ampliado tras el ascenso de 1996, es uno de esos estadios en los que aún se respira ese fútbol auténtico que poco a poco se está perdiendo en España.

Sus 11.500 localidades se quedarán cortas este domingo. La entidad que preside Manuel Franganillo cuenta con 5.200 socios y el campo ya rozó el lleno en los anteriores partidos de 'playoff', ante el Deportivo B (2-1) y el Mirandés (0-1). La expectación es tremenda en toda la Comarca de Tierra de Barros, cuya localidad más importante es Almendralejo, que tiene 35.000 habitantes. Pertenece a la provincia de Badajoz, está situada a 30 kilómetros de Mérida y a 60 de la capital pacense.

Las claves

Lleno asegurado
Las 11.500 localidades del Francisco de la Hera se quedarán cortas para el encuentro de este domingo
Un gasto fuera de mercado
El presupuesto del Extremadura supera los dos millones de euros y el club tiene 5.200 abonados
Acuerdo entre clubes
El conjunto extremeño da 924 entradas al Efesé, a un precio de 10 euros. En la vuelta pasará lo mismo
Cita para la afición
El Ayuntamiento volverá a instalar este domingo una pantalla gigante en el Palacio de Deportes

Una comarca volcada

Los 15 municipios que forman la Comarca de Tierra de Barros son Aceuchal, Almendralejo, Corte de Peleas, Entrín Bajo, Hornachos, Hinojosa del Valle, Palomas, Puebla de la Reina, Puebla del Prior, Ribera del Fresno, Santa Marta, Solana de los Barros, Torremejía, Villafranca de los Barros y Villalba de los Barros. Ente todos suman 74.000 habitantes y en común tienen su amor por un Extremadura que ahora mismo es el equipo más importante de la Región y que quiere recuperar la grandeza perdida en la última década. Badajoz, Cacereño y Mérida miran desde abajo.

Los sueños, eso sí, no son gratis. Y para llegar a esta situación idílica -encontrase a solo 180 minutos de un histórico ascenso a Segunda no pasa todos los días- la directiva presidida por Manuel Franganillo ha gastado mucho dinero. El Extremadura, con más de dos millones de euros de presupuesto, es actualmente uno de los tres clubes más ricos de Segunda B, al nivel del ya ascendido Mallorca y del Elche, que también peleará por el salto de categoría en las dos últimas semanas de competición. Tendrá que jugarse el ascenso ante el Villarreal B.

Después están Real Murcia (eliminado por el Elche), Racing de Santander (no ha jugado 'playoff'), Hércules (no ha jugado 'playoff'), Fuenlabrada (eliminado este último domingo por el Villarreal B) y Ponferradina (no ha jugado 'playoff'). En noveno lugar, con un presupuesto que ronda los 1,4 millones, aparece el Cartagena de Paco Belmonte. El Extremadura fichó lo que quiso en verano. Y en invierno. Los mejores jugadores de Segunda B fueron tentados con ofertas mareantes y solo algunos, como Cristo o Rivero, rechazaron irse a Almendralejo. Sí desembarcaron en el Francisco de la Hera tipos como Kike Márquez, Jairo, Zarfino, Valverde, Airam Cabrera, Pardo, Barrera, Borja García, Gallego o José García. Lo mejor de lo mejor.

Detrás de aquello estuvo Luis Oliver, acompañado de López Ramos, su hombre de confianza en la tarea de reconstruir la plantilla del curso pasado. El navarro, que tanto daño hizo en su corta etapa en Cartagena hace ya quince años, llegó al Extremadura en diciembre de 2016 con el equipo casi en Tercera, a 14 puntos de la permanencia. Tiró de Juan Sabas, remodeló el plantel y al final se logró lo imposible. Es lo mismo que ha conseguido este año con el Córdoba, donde también cuenta con López Ramos como asesor más cercano. Ambos, no obstante, siguen muy vinculados al Extremadura, colaborando en la sombra. De hecho, la llegada de Oliver a Almendralejo supuso, entre otras cosas, la firma de un convenio con el Ayuntamiento que sirvió para arreglar el Francisco de la Hera, hasta entonces en pésimo estado de conservación.

Baile en el banquillo

La temporada del rival del Efesé ha estado marcada por los sobresaltos. Juan Sabas, héroe de la permanencia, fue destituido en agosto, todavía en pretemporada, por unas declaraciones en las que pedía a la directiva que fichara defensas fiables. Unos días antes, algunos directivos habían asegurado públicamente que el Extremadura sería campeón del grupo IV y terminaría la Liga con más de 100 goles a favor. Llegó un viejo conocido, Agustín Izquierdo, que había sido incapaz de subir al equipo de Tercera a Segunda B y no contaba con el favor de la grada. Duró poco.

Le sustituyó Manolo Ruiz, que dio con la tecla y mantuvo al equipo líder durante bastantes semanas. Pero cuando llegaron varios resultados malos lo echaron. La apuesta por Martín Vázquez fue temeraria. Y no pudo salir peor. El equipo se desplomó y al final convencieron a Sabas para que volviera al banquillo y consiguiera meter al Extremadura, de forma agónica, en el 'playoff'. Entró como cuarto, pero contra Deportivo B y Mirandés ha demostrado un gran potencial, digno de un campeón de grupo.

El partido de este domingo lo pitará el balear Varón Aceitón, el mismo del escándalo del encuentro de Liga en el Cartagonova ante el Marbella. Expulsó a Alberto Monteagudo tras anular un gol a Rubén Cruz, en una jugada en la que no vio un claro penalti anterior a favor de los albinegros, por mano bajo palos de un defensa marbellí. El conjunto extremeño manda 924 entradas a un precio de 10 euros y el viaje de las peñas cuesta otros 10. El Ayuntamiento volverá a instalar una pantalla gigante en el Palacio de Deportes, como el día de Majadahonda.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos