Una remontada para huir del infierno

El meta Pau Torres lanza un penalti, ayer. / pablo sánchez / agm
El meta Pau Torres lanza un penalti, ayer. / pablo sánchez / agm

Moisés es duda por una distensión en la rodilla y Cordero no llega a tiempo, mientras que Sabas podría repetir el 'once' de la ida Jesús Álvaro y Ruibal regresan al 'once' en una final por el ascenso en la que se rozará el lleno en el Cartagonova

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

19 años ha tenido que esperar la afición del Cartagena para ver cómo su equipo se juega un ascenso a cara o cruz en solo 90 minutos en el Cartagonova. La última vez que eso sucedió, en la negra noche del 'Cordobazo', la ciudad se convirtió en un cementerio de almas desnortadas. Hoy, cuando la tragedia de Majadahonda está todavía tan reciente, la plantilla entrenada por Alberto Monteagudo tiene ante sí el reto más comprometido al que se puede enfrentar un futbolista: o salir por la puerta grande o morder el polvo más amargo .

El resultado que se trajo el Efesé de Almendralejo (1-0) fue el mejor posible tras un partido en el que pudo salir goleado, con lo que todas sus opciones de ascenso hubieran quedado sepultadas en la infernal tarde extremeña. Eso ha hecho que durante la semana el personal haya ido activándose y las sensaciones que deja el grupo de jugadores dirigido por Monteagudo son buenas. Hay fe en la remontada.

Lo que pasa es que, analizando las cosas en frío, un 1-0 es un marcador extremadamente peligroso. Un gol del Extremadura en el Cartagonova, donde nadie ha marcado en este 'playoff', dejaría las cosas casi imposibles para el Efesé. Lo sabe Juan Sabas, entrenador del equipo azulgrana, quien probablemente repita la alineación de la ida y se ha pasado toda la semana incidiendo en la importancia de salir al ataque y de no encerrarse en su parcela. «Si nos dedicamos a defender el 1-0, lo pasaremos realmente mal y el partido se nos hará interminable», ha dicho Sabas.

Hay 12.500 entradas vendidas y la afición recibirá al equipo en el estadio a las 16.45 horas

Sigue Benito

La mala noticia para los locales es que Cordero no llega a tiempo. Sufrió una rotura muscular hace quince días ante el Celta B y era casi imposible que pudiera estar recuperado. Así las cosas, Diego Benito acompañará en el doble pivote a Chavero. La mala suerte se ha cebado con el Cartagena en la posición de pivote defensivo, ya que Adama y Sergio Jiménez están sancionados. La noticia positiva es que Jesús Álvaro sí está recuperado y forzará para ayudar a sus compañeros. Ruibal y posiblemente Owusu serían las otras novedades que prepara Monteagudo para una alineación que podría pasar a la historia del centenario fútbol local. Tras un año de intensa búsqueda, el ascenso está (o no) a 90 minutos. O tal vez, a 120.

Por si acaso, todos los jugadores del Cartagena, incluido el meta Pau Torres, estuvieron lanzando penaltis en el tramo final del entrenamiento de ayer. Antes de eso, el central Moisés se hizo daño en la rodilla y abandonó la sesión. Tiene una distensión en el ligamento y será duda hasta última hora. Tendrá que ser infiltrado para no perderse el encuentro. Si no soportara el dolor, entraría en su lugar Míchel Zabaco.

Hay 12.500 entradas vendidas, contando las 1.000 que volaron en las taquillas del Francisco de la Hera el pasado lunes. La hinchada visitante llenará el fondo norte bajo y da la sensación de que finalmente no se colgará el cartel de 'no hay billetes'. Quedarán butacas vacías en el fondo sur bajo y también habrá algunos huecos en lateral y tribuna baja. La previsión es que finalmente la entrada se acerque a los 14.000 espectadores. La afición albinegra ha preparado un gran recibimiento, a las 16.45 horas, al equipo local, que anoche quedó concentrado en La Torre Golf Resort, en Roldán.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos