Una reconstrucción pendiente

El doctor Martínez Victorio y el utillero Pedro Arango consuelan a Míchel Zabaco al final del partido del pasado domingo ante el Extremadura./ PABLO SÁNCHEZ / AGM
El doctor Martínez Victorio y el utillero Pedro Arango consuelan a Míchel Zabaco al final del partido del pasado domingo ante el Extremadura. / PABLO SÁNCHEZ / AGM

Belmonte tiene un mes para confeccionar una plantilla casi entera, ya que finalmente solo se quedarán media docena de futbolistas

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El cambio de ciclo en el Cartagena se hace cada día más que evidente. A expensas de saber qué ocurrirá en el banquillo, donde Alberto Monteagudo lo tiene muy crudo para continuar a pesar de que tiene contrato y de la gran labor que desempeñó en los dos últimos años y medio, en el club ya se preparan para llevar a cabo la reconstrucción de la plantilla más importante de la etapa de Paco Belmonte en el Efesé. Porque el año fue duro, el desgaste brutal y las cosas terminaron del peor modo, con una doble tragedia deportiva que deja al equipo una temporada más compitiendo en el pozo de la Segunda B. Y eso provocará que apenas media docena de futbolistas de la plantilla que se la pegaron en este 'playoff' contra Rayo Majadahonda y Extremadura siga en la disciplina albinegra.

Solo hace una semana que terminó la competición y estos últimos días son de reflexión dentro de la entidad, pero hay poco tiempo para pararse a pensar. En quince días arranca un nuevo curso y hay que poner en marcha la pretemporada. Lo primero es confirmar si se produce el esperado cambio en el banquillo o si finalmente, en una decisión que conjugaría grandes dosis de atrevimiento, riesgo y temeridad a la vez, Belmonte y Breis deciden mantener a Monteagudo.

En este sentido, cuando el entrenador de Valdeganga parecía muerto, sin posibilidad alguna de mantenerse en el cargo, el pasado miércoles fue convocado por Belmonte y Breis para una comida que se celebró en un restaurante de Cabo de Palos y en la que los tres estuvieron charlando durante más de cuatro horas. Estuvieron analizando las ventajas e inconvenientes que se encontraría el club si finalmente se apuesta por mantener en el banquillo a Monteagudo. Nada hay decidido, ya que las partes se dieron unos días para reflexionar. En 48 o 72 horas, eso sí, debe quedar cerrado este asunto. Belmonte, como pasó con Víctor, en ningún caso despedirá a Monteagudo. Si se va, será una salida consensuada y amistosa.

Ofertas a Chavero y Cruz

Y muy pendientes de lo que suceda con el entrenador albaceteño están los once jugadores con contrato en vigor para el próximo curso. Chavero recibió once ofertas de equipos de Segunda B y también se interesaron por su situación el Rayo Majadahonda, el Almería y el Lugo. Tiene un 'feeling' especial con Monteagudo. También tiene un par de propuestas de Segunda el utrerano Rubén Cruz, cuya continuidad tampoco está garantizada. Obviamente, Dani Abalo no seguirá. Y parece que el meta Pau Torres decide marcharse. En el club ya saben que tendrán que fichar a dos porteros este verano, uno senior y otro sub 23. Así, Belmonte tiene un mes para realizar entre 14 y 16 contrataciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos