Otra reconstrucción ante el Betis

Imagen de archivo de un enfrentamiento ente el FC Cartagena y el Betis. /J. M. Rodríguez/ AGM
Imagen de archivo de un enfrentamiento ente el FC Cartagena y el Betis. / J. M. Rodríguez/ AGM

Monteagudo deberá tirar de imaginación para hacer un 'once', al tener entre seis y nueve bajas

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Malabarismos para confeccionar una alineación de garantías. Es lo que le toca hacer por segunda semana consecutiva al técnico del Cartagena, Alberto Monteagudo, quien podría juntarse hasta con nueve bajas para recibir este sábado al Betis Deportivo (Cartagonova, 20.00 horas). Ya hubo ausencias delicadas el pasado domingo en la salida a Badajoz, donde no jugaron Pau Torres, Óscar Ramírez, Jesús Álvaro y Poley, por lesión. Ni tampoco el sancionado Aketxe. El objetivo era que varios de ellos descansaran y estuvieran recuperados para este fin de semana. A día de hoy, ninguno lo está.

Además, en el Nuevo Vivero volvió a caer Cordero, quien está viviendo un calvario en estos primeros meses como albinegro. El medio sevillano ha hecho estupendos partidos en lo que llevamos de curso, pero la realidad es que no es capaz de coger un ritmo constante ni regular por culpa de pequeñas lesiones que le hacen perderse dos o tres semanas de competición cada muy poco tiempo. Y, para colmo, hasta tres jugadores muy importante en el equipo, como son Moisés, Chavero y Sergio Jiménez, están sancionados y Monteagudo no podrá contar con ellos este sábado.

Al central sevillano podrían caerle hoy hasta cuatro partidos, con lo que ya no volvería a jugar hasta el primer domingo de enero. En el acta del partido, el árbitro sevillano Orellana Cid -debutante este año en Segunda B- escribió lo siguiente sobre la jugada en la que mostró la tarjeta roja a Moisés en el campo del Badajoz. «Fue expulsado por el siguiente motivo: dar una patada a un adversario en su cara, con el pie en forma de plancha y tras haber sido objeto de falta por parte de ese jugador, no estando ya el balón en juego y sin precisar asistencia médica, pudiendo continuar el encuentro».

Nueve bajas

Gonzalo Poley
Tiene una dolencia en la planta del pie y está fuera de combate desde hace más de quince días.
Pau Torres
El meta catalán sufrió una pequeña rotura muscular en el derbi, ya fue baja en la última salida a Badajoz y lo normal es que descanse también este sábado ante el Betis.
Adama Fofana
Fue operado hace un mes de una rotura del menisco y el ligamento lateral interno de la rodilla y ayer pisó por vez primera el césped desde que pasó por el quirófano.
Óscar Ramírez
Sufre un problema de desgaste en el cartílago de su rodilla derecha. Tuvo que pedir el cambio ante el Murcia, fue baja en Badajoz y lo tiene difícil para jugar este sábado.
Míchel Zabaco
Ayer no se entrenó, por precaución, y trabajó junto a los fisios. Acumula muchos minutos y la orden del cuerpo técnico es que se le mime. Debería jugar contra el Betis.
Jesús Álvaro
Es uno de los jugadores con más carga de minutos y acabó el derbi con unas molestias musculares que fueron a más y de las que todavía no está recuperado.
Sergio Jiménez
Ayer no se entrenó y la semana pasada tuvo molestias. Su rodilla requiere cuidados especiales. No obstante, este sábado es baja por sanción, al igual que Moisés y Chavero.
Miguel Ángel Cordero
El medio sevillano va de lesión en lesión y el domingo volvió a recaer. Hoy le harán una ecografía, pero ya está descartado para los dos próximos partidos.
Mauro Lucero
El central que destacó en la pretemporada sufrió una fractura del quinto metatarsiano del pie derecho hace un mes.

Por su parte, Chavero y Sergio Jiménez, quien ayer no se entrenó junto a sus compañeros debido a unas molestias, solo se perderán el duelo ante el Betis Deportivo al ver su quinta amarilla en Badajoz. También están fuera de combate los jóvenes Adama y Mauro, quienes fueron operados hace un mes y siguen su proceso de recuperación con los fisios. En el caso de Adama, ayer saltó por vez primera al césped y dio varias vueltas al campo. Aún le quedan un par de meses para volver a jugar, no obstante. Algo menos necesitará Mauro, quien de todos modos estaba entrando muy poco en los planes de Monteagudo y jugaba cada domingo en Tercera con el filial que entrena Lillo.

Zabaco resiste

En el entrenamiento que tuvo lugar a primera hora de la tarde de ayer en el castigado césped de La Hacienda del Álamo tampoco participó el central zurdo Míchel Zabaco, a quien Monteagudo optó por dar descanso. Es uno de los jugadores que más minutos acumula (incluso jugó todo el partido de Copa ante el Sevilla) y la plaga de bajas en defensa invita a ser muy conservador con el zaguero burgalés, uno de los futbolistas más trascendentales en el esquema de Monteagudo. Aporta anticipación atrás, seguridad en las pelotas aéreas y buena salida del balón desde atrás. Con Moisés fuera del equipo, es aún más básico.

Aunque quedan cuatro días para el partido y hay tiempo para que alguno de los lesionados se recupere, el parte de bajas es desolador. A las seguras ausencias ante el filial del Betis de los tres sancionados se le suma la de Cordero, a quien le harán hoy una nueva ecografía pero ya está descartado para los dos próximos encuentros. Tampoco se le forzará el próximo miércoles en el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey ante el Sevilla. Los fisios quieren recuperar a Poley, pero lleva más de quince días sin entrenarse y ayer se limitó a hacer ejercicios de potenciación excéntrica al margen del grupo. Peor pinta lo de Pau Torres, Jesús Álvaro y Óscar Ramírez, quienes ayer siguieron a reposo una jornada más.

Aguilar, al medio

Aunque preocupa la escasez de defensas, el buen nivel mostrado el domingo por Josua, Morros y Ceballos es bastante tranquilizador. Ellos tres, junto a Míchel Zabaco, formarían la zaga ante el filial del Betis si ninguno de los laterales titulares se recupera a tiempo para este encuentro. En la portería, Marcos ha demostrado en varias ocasiones que es una garantía cuando tiene que sustituir a Pau Torres. El meta madrileño sigue creciendo.

Así las cosas, el principal problema para Monteagudo llegará a la hora de formar un centro del campo de ciertas garantías. Porque ninguno de los cinco jugadores que pueden hacer de pivote en el medio estará disponible este sábado. De este modo, el técnico manchego ya adelantó que contará con Alberto Aguilar, un defensa central que no obstante ha jugado bastante de pivote defensivo a lo largo de su larga carrera. Ya actuó de '6' en el duelo copero ante el Sevilla, de hecho. Y junto a él tendrá que utilizar a Cristo y Kuki Zalazar en una especie de 4-1-4-1 en el que los dos mediapuntas específicos de la plantilla tendrán que retrasar su habitual posición.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos