Fútbol | FC Cartagena

Una reconquista complicada

Panorámica del Cartagonova, repleto de público, tomada desde el fondo sur alto en el encuentro ante el Extremadura. / pablo sánchez / agm
Panorámica del Cartagonova, repleto de público, tomada desde el fondo sur alto en el encuentro ante el Extremadura. / pablo sánchez / agm

Belmonte y Breis miden sus primeros pasos antes de comenzar un proyecto con aires de renovación

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

El batacazo -doble en esta ocasión- ha sido durísimo. Y siempre que el Cartagena se la ha pegado en un 'playoff' de ascenso ha costado muchísimo volver a empezar y, en casi todos los casos, el club albinegro ha perdido músculo, en lo deportivo, en lo económico y en lo social. Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis, encargados de poner en marcha un nuevo proyecto que busque el ascenso el año que viene, saben que todo lo que han hecho en sus tres primeros años al frente de la entidad ya no sirve de mucho y que ahora mismo hay que edificar un nuevo edificio. Los pilares deben ser vigorosos y, especialmente en lo social, todos saben que la reconquista va a ser muy complicada. Siempre lo fue.

En el último partido de esta temporada, el del ascenso del Extremadura en Benipila, hubo más de 13.500 espectadores en el Cartagonova, el récord en la etapa de Belmonte y Breis en el Efesé. Para conseguir que al menos la mitad de ellos ocupen su butaca a finales de agosto en el primer partido de la próxima Liga, hay que hilar muy fino. Los antecedentes son poco halagüeños. En cualquier caso, Belmonte y Breis han roto bastantes leyendas en estas últimas temporadas. Ahora, en medio de una encrucijada, tienen que volver a hacerlo. O lo consiguen o la masa social albinegra se verá bastante mermada. El batacazo en el Mini Estadi del año pasado ya supuso la pérdida de casi 300 abonados. Se pasó de 6.936 a 6.671.

El Efesé aspira a mantener sus casi 7.000 abonados pese al doble batacazo en el 'playoff' y este objetivo marca las decisiones iniciales, incluyendo el posible cambio de técnico

No siempre fue así. Aunque también es cierto que nunca antes tuvo tantos socios el Efesé en Segunda B. Por ejemplo, tras el 'Caudalazo' de 2013, hubo un ligerísimo aumento en la cifra de abonados. De 4.776 a 4.842. Aquello se debió, en gran medida, al grandísimo trabajo que hizo Fran de Paula en el verano de 2013. Doce meses más tarde, tras la eliminación del Efesé en la fase de ascenso a manos del Avilés de Josu Uribe, se perdieron casi 600 apoyos. Se pasó de 4.842 a 4.294 abonados. Entonces también influyó que muchos aficionados nunca vieron claro el proyecto de Sporto Gol Man.

Sin castigo

Echando la vista más atrás y comprobando lo que sucedió con la campaña de abonos tras el 'Cordobazo' del 99 y el 'Vecindariazo' de 2006, nos damos cuenta de que entonces eran tan pocos los abonados que tenía el club que los varapalos deportivos en una fase de ascenso se quedaban sin castigo. Eran muy pocos socios. Pero muy fieles. De este modo, tras el 'Cordobazo', el Cartagonova FC solo perdió medio centenar de abonados (de 1.200 a 1.150). Y después de la negra noche del Vecindario se mantuvieron los 1.800 socios que tenía el club, entonces ya denominado FC Cartagena.

Este verano, a pesar de lo sucedido en el último 'playoff', en el Cartagena tienen el objetivo de mantenerse cerca de los 7.000 socios. Estos días están siendo de análisis y reflexión, aunque esto durará poco. Fuentes de la entidad albinegra indicaron ayer a 'La Verdad' que mañana se conocerá ya si hay cambio en el banquillo -Alberto Monteagudo tiene opciones pero parece que habrá relevo- y a partir de ahí empezarán a caer fichajes. El proyecto del curso 18-19 se presenta con evidentes aires de renovación. Apenas media docena de jugadores tienen garantizada su continuidad en el club, aunque hay once con contrato en vigor.

Que haya muchos cambios no significa que el proyecto vaya a ser ni peor ni mejor. Eso sí, los que vengan tendrán el listón muy alto. En muy pocas temporadas el Cartagena llegó a los 71 puntos y fue campeón de grupo. Pero obviamente la enorme decepción en el 'playoff' lo marca todo. Belmonte y Breis son perfectamente conscientes del riesgo que corren manteniendo a Monteagudo en el banquillo. Y en eso andan. Dando vueltas al asunto.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos