Fútbol | FC Cartagena

La receta del Lorca de Emery

Único precedente. Los jugadores del Lorca Deportiva celebran su ascenso a Segunda en Irún, en 2005. / Diario Vasco

Solo el equipo lorquino, en 2005 en Irún, ha remontado un 1-2 en toda la historia de los 'playoff'. Iñaki Bea y Perona cuentan cómo fue

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

«Llámame inconsciente, pero si me dieran a elegir entre remontar un 1-2 en el campo del Villanovense o en el del Real Unión de Irún, como hicimos nosotros, o en el del Barça B, yo elegiría hacerlo en el Mini Estadi». La frase es de Iñaki Bea (Amurrio, Álava, 1978), actualmente segundo entrenador del Eibar y uno de los pilares de la defensa del Lorca Deportiva que subió en Irún hace doce años. Aquel equipo de Unai Emery es el único en la historia de los 'playoffs' de ascenso a Segunda que ha sido capaz de levantar un 1-2, el mismo resultado que tiene que voltear el Cartagena este sábado en Barcelona (Mini Estadi, 19.00 horas).

«Es muy complicado remontar un 1-2 y decir otra cosa es mentir. Pero si se cree, de verdad y no de boquilla, se le puede dar la vuelta a ese marcador», añade Jorge Perona (Enguera, Valencia, 1982). Él fue clave en aquella eliminatoria ante el Real Unión, ya que marcó en la ida (1-2) y en la vuelta (1-3). «En el Artés Carrasco dominamos, pero nos sorprendieron en dos contragolpes y salimos muy tocados. Se puede asemejar un poco a lo que le sucedió este domingo al Cartagena. Recuerdo que estábamos concentrados en un hotel de Águilas y esa misma noche del domingo, unas horas después de la derrota, ya estábamos todos reuniéndonos en las habitaciones y dándonos ánimos, pensando en la remontada», recuerda Perona, ahora delantero del Jumilla y quien pasó por el Cartagena en la temporada 2012-13 (32 partidos y 7 goles).

Iñaki Bea huye de los tópicos y de las arengas tan de moda en los últimos tiempos. «Yo creo que hay que optar por la normalidad y esta semana no haría nada especial. Los jugadores son perfectamente conscientes de lo que se juegan y de que este partido es diferente a los demás. Si el Cartagena va a remontar, lo hará porque tiene mimbres, porque en el vestuario son todos amigos y por las sinergias que se han establecido durante todo el año. Hacer ahora algo que no hiciste en la jornada 28 sirve de poco. Todos los equipos hacen una última arenga y todos buscan el factor motivacional. No me vale que me digan que el Barça de Guardiola ganó la Champions porque sonaba música de Coldplay antes del partido o que el Lorca subió el otro día por la charla en el vestuario de Chumbi. El vídeo más emotivo que me han puesto en mi carrera me lo puso José González con el Murcia la tarde que bajamos en Gerona. Y como bajamos, nadie dijo nada», cuenta Bea.

Perona admite que el factor suerte es tan incontrolable como decisivo. «Unai Emery, que es muy metódico y trabaja como un animal, se pasó toda la semana preparando el tipo de partido que nos convenía para remontar en Irún. Y, sin embargo, todo se fue al traste porque a los diez minutos tuvo que quitar a nuestro ariete Huegún, por lesión. Luego, marcamos en la última jugada del primer tiempo con un disparo que iba fuera y dio en un defensa suyo. En el segundo, yo chuté una falta desde lejos y tocó en uno de la barrera, despistando al portero. Al final, nos quitó a los dos delanteros para perder tiempo y nos hicieron el 1-2 en el minuto 96. En la prórroga expulsaron a Iñaki Bea y estábamos muertos, hasta que Ramos se inventó aquella genialidad [un chut a lo Nayim desde el centro del campo] y el 1-3 nos dio el ascenso. En resumen, no se jugó el partido que Emery quería y, pese a eso, remontamos y subimos», confiesa Perona.

«El Barça B y aquel Real Unión no se parecen en nada. Para empezar, no tiene nada que ver aquel ambiente tan grave de Irún, de campo pequeño y con la gente encima, con el Mini Estadi, que es idéntico al Cartagonova. Allí, el público será frío y se puede jugar al fútbol. El Barça B tiene calidad y te puede meter cuatro. Pero sabes lo que va a hacer. No se va a encerrar, va a querer salir jugando y no cambiará su estilo. Es una ventaja para el Cartagena. Haga lo que haga Monteagudo, ya sabe qué rival va a tener delante», asegura el ex central de Lorca, Ciudad de Murcia y Real Murcia.

«Obviamente, después tendrás que hacer muchas cosas bien en el césped y tener acierto. Otra cosa que veo en el fútbol moderno es que los equipos juegan mucho con la cabeza y piensan demasiado en las consecuencias que puede tener recibir un gol. Le pasó el otro día al Albacete en Lorca. Yo creo que especuló demasiado y eso le costó el ascenso. Yo creo que hay que ponerle más corazón que cerebro, más aún cuando has perdido 1-2 en la ida y tienes que ir al partido de vuelta sin presión, consciente de que todo está casi perdido, como es ahora el caso del Cartagena», añade Bea. «Va a ser clave marcar antes del descanso, por lo anímico, pero no te puedes venir abajo si encajas un gol. Si marcas el 1-1 en el minuto 70, sigues con vida», recuerda Perona.

Más

Fotos

Vídeos