José Gaspar: «Nos hemos quitado un peso de encima»

José Gaspar, este miércoles en uno de los pasillos de la zona de vestuarios del estadio Cartagonova. / j. m. rodríguez / agm
José Gaspar, este miércoles en uno de los pasillos de la zona de vestuarios del estadio Cartagonova. / j. m. rodríguez / agm

«En Majadahonda vi a compañeros destrozados y eso me tocó la fibra. Este grupo no merecía irse a casa y nos hemos rearmado mentalmente», asegura el jugador del Fútbol Club Cartagena

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Tardó mucho, pero llegó en el momento más oportuno del curso. Su primer gol de la temporada, ya metidos en el mes de junio y con la mayoría de los equipos de vacaciones, sirvió para que el Cartagena empezara a olvidar el autogol de Míchel Zabaco en Majadahonda y se metiera en otra final por el ascenso. A José Gaspar (Cáceres, 1987) le hemos visto muy poco desde que llegó, el último día del pasado mes de enero. Siete partidos ha jugado. 288 minutos en Liga y otros 130 en este 'playoff' de ascenso. Ese es su bagaje. Eso sí, por fin se siente importante y quiere seguir siendo protagonista en la decisiva eliminatoria contra el Extremadura.

- Desde la tribuna me pareció hasta fácil ese golazo suyo al Celta B. Golpeo suave, supera la barrera y el portero no llega a tiempo.

- Suele pasar que desde la grada las cosas se ven mucho más fáciles. Al verlo repetido por la tele también me parece que fue sencillo. Pero luego hay que estar abajo, con la responsabilidad de lo que nos jugábamos, y poner la pelota ahí.

- Fue caer al suelo Aketxe, derribado por Ros, y usted corrió a poner la pelota en su sitio. ¿Quiso tirar la falta Aketxe? ¿De qué hablaron?

- Quería tirarla yo porque estaba perfecta para un zurdo. Aketxe vino y me dijo que sabía que la iba a tirar yo y que me la dejaba. Pero que se iba a quedar al lado para que el portero no tuviera claro hasta el final quién iba a ser el lanzador. Si Aketxe me la hubiera pedido, se la dejo sin ningún problema. Él le pega genial.

- Si al final hay ascenso, nunca olvidaremos ese gol. El del principio de la reconstrucción tras el varapalo del Cerro del Espino.

- Estoy contento por todos, ya que es un gol que nos lleva a una final con la que soñábamos desde que perdimos el ascenso de aquella forma tan cruel. Tras ver en Majadahonda a tantos compañeros abatidos, estoy feliz de que mi gol sirva para poder plantarnos en una nueva final.

- ¿Por qué le costó tanto entrar en el equipo? No debutó hasta marzo y luego no tuvo continuidad.

- Venía de jugarlo todo en el Hércules, pero me lesioné y llegué a Cartagena tras un periodo de dos meses de baja. Físicamente me cuesta un pelín más que el resto y tardé en coger la forma. El equipo llevaba un ritmo altísimo, pero he trabajado para estar bien cuando me llegara la oportunidad. Y parece que ha llegado. Estoy bien, a nivel físico y mental.

- Pero entró en el 'once' y salió muy rápido de él. ¿Por qué?

- Sí. Lo hablé con el míster, que me conoce bien porque estuvimos juntos en el Badajoz. Pero son cosas del fútbol. También me ha pasado en el 'playoff'. En casa con el Majadahonda fui titular y creo que estuve bien. Luego en la vuelta, por el tipo de partido que fue, no jugué ni un minuto. Y lo entendía. Me quedé más chafado al no jugar ni un minuto en Vigo. Pero este domingo, de nuevo, tuve la oportunidad y la aproveché.

- Solo jugó cinco partidos en la Liga.

- Sí. También es verdad que me metieron tres partidos por la expulsión del día del Extremadura, estando en el banquillo y por no hacer nada. Fue muy injusto y me pasé casi un mes fuera, después de que ha había empezado a entrar. Es que esto se pasa volando y al final juegas muy poco.

- Lo que mal empieza, bien acaba. Y ya sería raro que no fuera usted titular este domingo, ¿no?

- No sé nada y el míster durante la semana no da pistas. Tampoco me obsesiona. Si tengo que jugar, a darlo todo. Ya tengo 30 años y llevo algunos partidos así en mi carrera. Si no juego, a apoyar desde fuera.

- ¿Tiene sensaciones parecidas a las que vivió cuando subió a Segunda con el Huesca, hace tres años?

- Allí yo era una pieza más importante, pero sí que es verdad que nos pasó algo parecido. Perdimos la eliminatoria de campeones, aunque de un modo menos cruel que ahora. Luego goleamos al Racing de Ferrol y no sufrimos como nos ha pasado con el Celta B. Pero lo importante es que seguimos en la pelea, con todas las opciones intactas. Aquel Huesca era un equipo en el que competíamos como animales. En este Cartagena tratamos mejor la pelota y jugamos mejor al fútbol.

- ¿Cómo recuerda el drama de Majadahonda? ¿Y cómo fueron los días posteriores?

- Fue un auténtico palo, pero el domingo siguiente teníamos otra oportunidad y no podíamos tirar por la borda el gran trabajo que se ha hecho durante toda la temporada. Era cuestión de levantar el ánimo y, en ese sentido, el cuerpo técnico trabajó bien los días posteriores y nos hemos rearmado mentalmente. Yo he llorado en un campo de fútbol, pero no lloré en Majadahonda. Supongo que porque no me esperaba ese desenlace. Pero vi a muchos compañeros totalmente destrozados y eso me tocó la fibra. Nos armamos bien y contra el Celta B hemos competido bien. Sin jugar bonito, hemos sacado la eliminatoria adelante. Este grupo no merecía irse a casa.

- Estuvieron comiendo juntos en La Manga y en Los Alcázares. Y se han concentrado en Pinatar Arena para los últimos partidos. Pasaron más tiempo juntos de lo habitual. Esto les vino bien, ¿no?

- Sí. Era muy importante pasar mucho tiempo juntos, hablar de lo que nos pasó, abrirnos a los demás compañeros y expresar nuestros sentimientos. No podíamos quedarnos callados y tragarse cada uno lo suyo. Te meten 3-0 y te eliminan con todas las de la Ley y no te hace daño. Pero te ganan de la forma que fue y te quedas totalmente hundido. Era necesario hablar entre nosotros.

- Y jugar la vuelta en casa contra el Celta B tampoco les vino mal.

- Sentimos el aliento de nuestro público. El equipo estuvo muy arropado y creo que si en vez de jugar en el Cartagonova hubiéramos jugado en Vigo, habríamos sufrido más.

- Este domingo en Almendralejo les espera un infierno. Campo lleno, 36 grados y un rival crecido.

- Vivimos un ambiente en Murcia que fue más hostil, por la rivalidad que hay. Y el equipo compitió muy bien, tras un mal inicio. Sé que Almendralejo se va a volcar con su equipo y conozco a esa afición. Es un ambiente sano, de fútbol. Animarán a su equipo y ya está. Somos jugadores acostumbrados a este tipo de partidos y no hay problema con eso. Tenemos que hacer nuestro partido y explotar nuestras virtudes. Marcar allí sería muy bueno.

- ¿Le hace especial ilusión jugarse un ascenso en su tierra?

- Soy de Cáceres y Extremadura y Cacereño son clubes que se llevan bien. No hay rivalidad. A los equipos de mi Región les deseo siempre lo mejor y me hace ilusión jugar cerca de casa [95 kilómetros separan Cáceres de Almendralejo], ya que van a venir a verme mis padres y mis amigos.

- ¿Pero tiene entradas?

- Está difícil, pero sí. También estuvo la cosa complicada en Majadahonda, aunque este campo es más grande.

- Al acabar el partido del Extremadura en Miranda de Ebro vi euforia. En el caso del Efesé, tras eliminar al Celta B, noté que la sensación era más de alivio que de felicidad.

- Puede ser que tuviéramos ese sentiemiento de alivio. Sabíamos que contra el Celta B nos podíamos ir a casa perfectamente y nos quitamos un peso de encima. Estamos contentos, pero sí que al final piensas en lo que pasó en Majadahonda y te sientes aliviado por seguir vivo.

- ¿Se ha convertido el Cartagena en estas últimas semanas en un equipo más práctico y defensivo que osado y ofensivo?

- Durante toda la temporada hemos jugado muy bien al fútbol, pero también hemos sabido competir cuando ha tocado. Recuerdo, por ejemplo, el partido de La Línea de la Concepción, donde amarramos el punto que necesitábamos. Y en este 'playoff', contra Majadahonda y Celta B, nos ha tocado competir bien y hacer el típico partido de 'playoff. Portería a cero y aprovechar la nuestra. Es momento de ser eficaces y prácticos.

- ¿Están tan fundidos como parece?

- Lo he leído, pero no tengo esa sensación. En Majadahonda ves correr por tres compañeros a Chavero, Jesús Álvaro o Hugo y te das cuenta de que no estamos tan cansados como la gente piensa. Yo veo al equipo bien a nivel físico y esto no va a ser determinante en esta eliminatoria contra el Extremadura.

- ¿Es favorito el Extremadura?

-Si lo miras por el lado del presupuesto, sí. Pero si miras la clasificación del grupo IV, no. Nos conocemos bien. Ellos saben que somos un buen equipo y nosotros sabemos que ellos son buenos. Tienen buenos jugadores, pero como el Rayo Majadahonda y el Celta B. Esto es Segunda B y todo está igualadísimo. No podemos olvidar que ellos estaban eliminados en La Coruña a falta de cuatro minutos, hasta ese fallo del portero y el gol que marcaron para hacer el 3-2. Yo veo una eliminatoria muy igualada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos