FC Cartagena

Pendiente de la enfermería albinegra

Monteagudo da instrucciones, en una sesión de trabajo./Pablo Sánchez / AGM
Monteagudo da instrucciones, en una sesión de trabajo. / Pablo Sánchez / AGM

Monteagudo, que reconoce que la semana se está haciendo muy larga, tiene varias dudas para viajar a Córdoba

MAITE FERNÁNDEZCARTAGENA

La semana del FC Cartagena está resultando atípica. El hecho de no jugar hasta el lunes es raro para los aficionados, pero mucho más para los futbolistas del Efesé. Encima el día extra llega después de una derrota y un empate. Las ganas de volver a salir victoriosos de un partido todavía hacen que tengan más ganas de disputar el partido ante el filial del Córdoba en tierras andaluzas.

Alberto Monteagudo sabe que el partido es fundamental para los intereses del club y no piensa ni en un segundo en otra cosa que no sea ganar a un filial que quiere salir de la zona de problemas.

Para la cita de pasado mañana, el técnico albinegro tiene las bajas de Pau Torres y Sergio Jiménez, que sigue sin poder entrenar con el grupo. Además, tiene que estar pendiente de varios jugadores que no están al 100%. «Hemos tenido que reservar a Cordero dos o tres días, Alberto Aguilar tiene molestias tras un golpeo y Óscar Ramírez también se tuvo que pinchar. Hemos tenido hasta seis, siete jugadores entre algodones pero lo normal es que estén todos menos Pau y Sergio», indicó el técnico del Efesé.

«No existe el Marbella esta semana. Tenemos que ir a Córdoba a volver a ser solventes fuera de casa»

En lo anímico, tienen ganas de que el equipo vuelva a ser solvente fuera de casa y poder reencontrarse con los resultados positivos. «La sensación del lunes fue que hicimos mucho más para ganar, pero el fútbol es un juego de aciertos y errores y nos faltó acierto en la primera parte porque tuvimos varias. La plantilla sabe en que momento estamos y que vamos a un campo amplio, con buen césped y a jugar con un filial y en ese sentido bien».

Precisamente por eso la semana se está haciendo eterna, aunque con un día más de trabajo y oportunidad de recuperar a los tocados. «La semana está haciéndose muy larga, sobre todo para los jugadores que tienen sus rutinas. Hoy era día de unos remates y baño y masaje y ha sido normal. Hemos acortado tiempos y tenemos un día más. Gaspar va cogiendo la forma y el equipo bien. Vamos a poder contar con bastante gente», explica el albaceteño. Hoy trabajarán en el campo de La Esperanza para ultimar detalles sobre el partido de Córdoba.

El Cartagena mantiene una lucha directa con el Marbella por el liderato del Grupo IV. El técnico manchego no se permite que la mente se vaya a esa cita, tan bonita como importante. «El Marbella no existe hoy. Me conocéis y venimos de dos derrotas fuera de casa. Nos jugamos la Liga el domingo y tenemos que reencontrarnos sobre todo con los resultados y ser solventes fuera de casa, porque somos un equipo con pegada y ahora nos está faltando. Hay que defender bien, pero si metes un gol abres los partidos y creas espacios y formas de hacer daño al rival». Esa es la cuenta pendiente de las dos últimas semanas.

Rival de la zona baja

Para el inicio de la semana tiene un filial y en eso está centrado todo el trabajo de la larga semana de entrenamientos. «En la parte de arriba no tiene nada que envidiar con Waldo, David Moreno, Sebas Moyano, Sillero, tiene gente importante como Jordi y laterales ofensivos como Mena. Está teniendo más problemas atrás. Es un equipo que encaja, pero hace gol. Hay que respetarlo como a todos y ser nosotros. Nos vendría muy bien sumar tres puntos fuera de casa».

Hay cosas que no lleva bien. Una es tener que dejar a gente fuera de la lista. «Mal, porque he tenido entrenadores que no pensaban en los que se quedan fuera y yo pienso mucho. Nos hemos reforzado bien y hay gente que se queda fuera. Tienen que trabajar y aprovechar el tiempo que tengan , porque esto va cambiando y porque hay muchos puestos que puedo cambiar. Entrenar y trabajar, porque al final tiene su momento todo el mundo».

Sobre las distancias con los perseguidores y cómo se llega mejor al 'playoff' lo tiene claro. «Me gustaría tenerlos a once. Hay quien dice que es mejor llegar justos, porque si llegas con diferencia te relajas y te eliminan. A mí me gustaría. Pero no hay que pensar más que en que cada partido es único y si somos un buen equipo hay que demostrarlo en el partido. Tenemos que volver a repetir sensaciones haciendo gol y ganando los encuentros. Hay que sumar de tres en tres y no dar margen».

Monteagudo no tiene miedo al recordar la segunda vuelta del pasado curso. La experiencia la toma como un aprendizaje. «No estoy seguro, pero creo que en el mes de enero empatamos tres y este mes fue bueno, aunque no hayamos ganado en las dos últimas semanas. Creo que tenemos más gol que el año pasado y espero que no pase lo del domingo y meter gol ya este lunes. Son plantillas diferentes y la experiencia nos ayuda a corregir lo que pasa. Creo que estamos bien y es clave ir a Córdoba a por los tres puntos».

Lo que tampoco entiende es la facilidad con la que se cambian los banquillos. «Estoy en agua y sal toda la semana. Han caído seis o siete esta semana. Es increíble. En el caso del Extremadura, no sé si lo tendrían cerrado antes. Otros dicen que hubo reunión de jugadores. Creo que hay que tener coherencia y ver trayectorias. Los presidentes tienen que ver si creen o no, pero el cambio de entrenador en este país es algo que no entiendo. Hay algunos que cambian cuatro veces y siguen igual o peor», finalizó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos