Fútbol | FC Cartagena

«Paciencia» en Villanueva de la Serena

Óscar Ramírez controla la pelota ante la presión de Pepe Bernal, el pasado domingo en el estadio Vicente Sanz de Don Benito, con Fito Miranda tirando el desmarque./LOF
Óscar Ramírez controla la pelota ante la presión de Pepe Bernal, el pasado domingo en el estadio Vicente Sanz de Don Benito, con Fito Miranda tirando el desmarque. / LOF

El manager general del Efesé, Manuel Sánchez Breis, pide «tranquilidad» tras el empate en Don Benito

RUBÉN SERRANOCARTAGENA

Uno mira la clasificación del grupo IV, ve al Cartagena con un solo punto en el casillero y se echa las manos a la cabeza. Tras dos jornadas de Liga, el equipo no conoce la victoria y a algunos aficionados les empiezan a surgir las dudas, más aún después de ver cómo el Efesé no pudo pasar el pasado domingo del empate contra el modesto Don Benito. En el club son conscientes de que, tras estar a veinte segundos del ascenso en Majadahonda, el nivel de exigencia va a ser muy alto. Aspirar a todo en Segunda B no es nada nuevo, y estar sometidos a la presión es algo que ya conocen los futbolistas y que han experimentado tanto Paco Belmonte como Manuel Sánchez Breis desde que están al frente de la entidad.

Llegados a este punto, en el que todo acaba de empezar, conviene tener cabeza y ver el vaso medio lleno. En esta concentración de nueve días, en Villanueva de la Serena y, a partir del miércoles por la noche en Sevilla, el técnico Gustavo Adolfo Munúa y el resto de integrantes de su cuerpo técnico no hacen más que insistir en la misma idea: es una perfecta ocasión para hacer grupo, y de paso acelerar los procesos de adaptación de los futbolistas recién llegados. En eso se centra ahora el uruguayo. Lógicamente, hay que sacar conclusiones, corregir errores y madurar las ideas, sin duda, pero también detenerse y reflexionar: el camino no ha hecho más que empezar.

La plantilla está alojada en el cortijo Santa Cruz, en Villanueva de la Serena. Allí estuvo concentrado el Barcelona de Luis Enrique cuando les tocó visitar el estadio Romero Cuerda, en Copa del Rey, y desde el sábado por la noche es el cuartel general albinegro. Allí son todos conscientes de que el modelo de juego mostrado hasta la fecha no tiene nada que ver a los trazos vistos en algunos momentos de la pretemporada, cuando el fútbol se asemejaba al asociativo de Alberto Monteagudo. En el club, Breis es el único miembro de la directiva que se ha quedado alojado, y en declaraciones realizadas ayer a 'La Verdad' quiso mandar un mensaje de «paciencia y tranquilidad» con Munúa y sus muchachos.

«A años luz»

En su opinión, la derrota de hace dos semanas en el estreno liguero contra el Granada B (2-3) fue «un tropiezo», y el empate cosechado en el estadio Vicente Sanz «un buen punto», a tenor de la «dificultad» del terreno de juego (impracticable y donde era prácticamente imposible rodar el balón) y de que el Don Benito es un rival «respetable y que no es fácil ganarle». Los de Munúa lo intentaron con jugadas de estrategia y el balón largo a un solitario Aketxe, necesitado de apoyos. También se volvió a notar la falta de un hilo conector con el centro del campo, capaz de dar fluidez y dinamismo. «Está claro que tenemos cosas por corregir aún. Los futbolistas tienen que asimilar los conceptos del entrenador. Sabemos que debemos mejorar y que estamos a años luz de la mejor versión, pero hay que ir poco a poco», dijo Breis.

En el club hay mucha tranquilidad al respecto y «para nada» han saltado las alarmas. Belmonte y Breis terminaron la semana pasada de dar los últimos retoques a la plantilla. Ambos piden paciencia, porque lógicamente no es fácil mejorar una plantilla que fue campeona la temporada pasada y gran parte de los futbolistas apenas han tenido su primera toma de contacto. Un claro ejemplo es que de los 24 integrantes, 17 son nuevos y la mayoría están recién sacados del envoltorio. No ha habido tiempo para sacar conclusiones.

«Debemos estar tranquilos, sabíamos que este arranque podía pasar, todo requiere un tiempo de adaptación y es complicado. De momento, el otro día ya logramos mantener la portería a cero [el Efesé había encajado 13 goles en 7 partidos, incluidos los de pretemporada]. Hay piezas nuevas y requiere un proceso. Hay que ir encajando, pero todos sabemos dónde queremos llegar y qué objetivos tenemos en la cabeza. El nivel de la plantilla es 'top' y estará arriba», explicó el manager general.

Sin entrenamientos

En el Efesé entienden que gran parte de la columna vertebral del equipo acaba de aterrizar. Son los casos del mediapunta Moyita, de los centrocampistas Vitolo y Julio Gracia y de los portugueses Luis Mata y Rui Moreira. Todos ellos están faltos de aclimatarse a los nuevos compañeros: llegaron con la pretemporada acabada.

El pivote tinerfeño jugó los noventa minutos en el Vicente Sanz, a pesar de que apenas ha podido entrenar con sus nuevos compañeros. Tiene doble mérito el suyo, porque fue despedido a principios de verano y estos meses se ha tenido que ejercitar por su cuenta. El pasado domingo, lo cierto es que le echó un cable al atareado Cordero, que tuvo que hacer las veces de '6' y de '8'. Juntos están llamados a ser el tándem en el pivote defensivo.

También le pilló de nuevas a Moyita: fue presentado en la sala de prensa del Cartagonova y apenas dispuso de tiempo para vestirse de corto, porque se subió directamente al autobús con rumbo a Villanueva de la Serena. El sevillano ha tenido muy pocos minutos en pretemporada con el Mallorca, por unas molestias que ha ido arrastrando. El técnico bermellón, Vicente Moreno, no le dio minutos en los dos primeros partido de Liga, de ahí su cesión al Cartagena. Fue el jugador revelación en el grupo IV y lo lógico es que, con el paso de las semanas, pueda aportar el desequilibrio y el gol que exhibió en el Écija.

Con más minutos viene Julio Gracia, una de las grandes promesas de la cantera del Betis; en el caso de Mata y Moreira, recordó Breis, ni siquiera tuvieron tiempo de conocer a sus compañeros. De hecho, los lusos hablaron por primera vez con Belmonte y con Breis en el mismo césped del Vicente Sanz. «Tenemos que ir unidos, como dijo Vitolo, sin nerviosismo», agregó el manager general.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos