Ocho horas más en las piernas

Óscar Ramírez y Jesús Álvaro, que suman más de 7.000 minutos de juego entre los dos, se abrazan tras el derbi./antonio gil / agm
Óscar Ramírez y Jesús Álvaro, que suman más de 7.000 minutos de juego entre los dos, se abrazan tras el derbi. / antonio gil / agm

El Efesé llega a la final por el ascenso con 47 partidos, 5 más que un Extremadura que no jugó Copa ni peleó por el primer puesto

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

«Estamos tiesos». La frase la soltó el pasado domingo en público el entrenador del Cartagena, Alberto Monteagudo, tras la agónica clasificación para la final por el ascenso contra el Extremadura. Se notó en los dos partidos ante el Celta B que a los albinegros les pesaba lo mental (tras lo sucedido en Majadahonda) y lo físico. En privado, son muchos los jugadores que admiten que la temporada se les está haciendo «eterna». Porque un futbolista de Segunda B está acostumbrado a jugar 38 partidos. Uno a la semana. Y es raro que no haya sanciones o lesiones por el camino que finalmente dejen la carga del curso entre los 2.500 y los 2.600 minutos. Pero es que el Cartagena va a terminar la temporada con 49 partidos. En total habrá competido 4.410 minutos, más que la mayoría de equipos españoles de Primera, Segunda, Segunda B y Tercera. Solo es superado por los clubes que han participado en competiciones europeas.

En Segunda B, el único que también va a terminar el curso con 49 encuentros es el Elche. El conjunto de Monteagudo, además, acabará con una hora extra de juego, debido a los dos prórrogas que acumuló a principio de temporada en la Copa del Rey, ante UCAM y Talavera. Esos 60 minutos también los lleva encima el Elche, ya que se metió en la cuarta ronda copera tumbando a Badalona y Durango (con prórroga en ambos casos) y al Hércules. Cartageneros e ilicitanos son los equipos de Segunda B con mayor carga de minutos. Ya llevan 4.290 minutos y acabarán superando al Fuenlabrada, eliminado este fin de semana por el Villarreal B en la segunda ronda del 'playoff'.

Cartagena
Jesús Álvaro (3.847 minutos), Óscar Ramírez (3.554), Chavero (3.525), Hugo Rodríguez (3.187) y Míchel Zabaco (3.150).
Extremadura
Manu García (3.585 minutos), Candelas (3.250), Kike Márquez (3.117), Jairo (3.206) y Borja García (2.898).

Los jugadores del Efesé llevan en sus piernas ocho horas más de esfuerzo que los del Extremadura, su rival en el asalto definitivo al ascenso. Los de Almendralejo no participaron en la Copa del Rey, debido a que la temporada pasada terminaron la Liga en 13ª posición. Los de Monteagudo ya han jugado 47 partidos, por los 42 disputados por el equipo que ahora entrena Juan Sabas. Además, los albinegros han estado sometidos a una presión extra durante los últimos meses de competición, ya que durante muchas semanas estuvieron inmersos en una guerra sin cuartel por el primer puesto del grupo IV con el Marbella. Y luego se quedaron a 30 segundos del ascenso en Majadahonda tras una eliminatoria intensísima, en lo físico y en lo anímico.

Por su parte, el Extremadura se dejó ir durante varias semanas, en la etapa de Martín Vázquez en el banquillo, tras comprobar que era imposible terminar como campeón. Y solo volvió a la máxima exigencia con la llegada de Juan Sabas, cuando vio peligrar el cuarto puesto.

Pocas rotaciones

Hay otro aspecto a tener en cuenta. En el Extremadura los minutos han estado más repartidos, ya que tanto cambio de técnico ha provocado que casi todos los jugadores de la plantilla hayan tenido su momento. En el Cartagena, sin embargo, Monteagudo ha sido muy fiel a su 'once' tipo y se han visto pocas rotaciones. Dani Abalo, Morros, Aguilar, Moussa y Kuki Zalazar han estado prácticamente inéditos en la segunda vuelta. Y de los que llegaron en invierno solo Rubén Cruz ha sido titular asiduamente. A Owusu lo ha usado Monteagudo como revulsivo y Gaspar y Diego Benito han disfrutado de pocos minutos.

En el Extremadura, Enric Gallego y Delmonte han sido fijos desde que llegaron en enero. Y Lomotey apareció en abril para ser ahora una pieza importante. A José García, fichado en enero pagando traspaso al Alcoyano, se le ha visto menos. Y jugadores importantes como Jesús Rubio, Álex Díez, Willy, Valverde o Barrera han estado entrando y saliendo del equipo durante toda la campaña.

De este modo, hay cuatro futbolistas del Extremadura que acumulan ya más de 3.000 minutos. Son el portero Manu García, el lateral Candelas y los extremos Jairo y Kike Márquez. En el Cartagena hay cinco. Son los laterales Jesús Álvaro y Óscar Ramírez, el medio Chavero, el extremo Hugo Rodríguez y el central Míchel Zabaco. Además, de no haberse lesionado, Cristo y Aketxe, también habrían rebasado los 3.000 minutos de juego en este curso. Álvaro, Ramírez y Chavero superan los 3.500 minutos y el '3' del Efesé será el único jugador de toda la Segunda B que superará los 4.000 minutos si completa estos dos últimos partidos contra el Extremadura.

Ahora mismo, el defensa del Fuenlabrada Fran García (3.952 minutos) está por delante del lateral de Icod de los Vinos, a quien Monteagudo le ha dado un total de 3.847 minutos. Nunca antes un jugador del Efesé jugó tanto en una temporada. Y es que nunca antes jugó tantos partidos el Cartagena en una misma campaña. La última vez que el cuadro albinegro disputó una promoción de ascenso de seis partidos fue en 1999, en el antiguo formato de liguilla. Y la cosa terminó de la peor manera, con aquella derrota en el Cartagonova ante el Córdoba (1-2) que aún hoy sigue doliendo.

Diego Benito: «Los que hemos jugado menos tenemos que dar un paso al frente»

El centrocampista madrileño Diego Benito, que vino en enero procedente del Elche y solo ha jugado 400 minutos con la camiseta del Cartagena (10 partidos y solo 3 de titular), confesó ayer que «llegados a este punto de la temporada los que hemos jugado menos tenemos que dar un paso al frente y arrimar el hombro en esta eliminatoria final contra el Extremadura». El ex de Albacete, Murcia y Elche podría ser titular en el Francisco de la Hera, debido a la lesión de Cordero y la sanción de Sergio Jiménez. «Yo quiero jugar, pero lo que más quiero es que el equipo ascienda», aseguró. Por último, Diego Benito destacó que «no es fácil levantarse de algo como lo que nos pasó en Majadahonda y nosotros lo hemos hecho. A otro equipo, el Celta B le hubiera pintado la cara. Y, sin embargo, nosotros estamos en la final», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos