La Verdad

FC Cartagena

CRÓNICA

El 'playoff' trae una tregua

Paco Belmonte, dueño del Cartagena, abraza a Óscar Ramírez al finalizar el partido.
Paco Belmonte, dueño del Cartagena, abraza a Óscar Ramírez al finalizar el partido. / Antonio Gil / AGM
  • El Cartagena consigue el punto que necesitaba para jugar la fase de ascenso en un partido marcado por el miedo de los locales y la relajación del Recreativo

El fuego puede seguir esperando. Y esa es una señora noticia. No es el momento de apuntar a nadie ni de calar la bayoneta. Es la hora de firmar un armisticio. El Cartagena ha sumado 65 puntos, ha terminado cuarto una Liga en la que siempre ha estado en zona de 'playoff' de ascenso y ha cumplido el objetivo mínimo del curso. Ahora viene, por tanto, una tregua en forma de promoción. Todo puede volver a empezar y lo negro se puede volver blanco del modo más insospechado. Hay una oportunidad extra. Eso es lo que se han ganado los jugadores dirigidos por Alberto Monteagudo, capaces de firmar una sobresaliente primera vuelta de 40 puntazos y estar a punto de echarlo todo a perder en los tres últimos meses de competición.

El equipo solo ha sumado 25 puntos en la segunda vuelta, en la que ha ganado la mitad de partidos que en la primera (seis victorias desde Navidad y doce antes de Navidad) y entra en el 'playoff' metido en su peor dinámica de toda la campaña: cinco jornadas sin ganar, cuatro de ellas sin marcar y habiendo ganado solo dos partidos en los dos últimos meses. Con todo, la bola del Efesé estará esta tarde en el sorteo que tendrá lugar en Las Rozas (Madrid).

El Cartagena necesitaba ayer un punto y lo sumó. Objetivo cumplido. Acaba cuarto una Liga en la que siempre fue primero o segundo, con la sensación de que si el campeonato regular dura una jornada más cae al quinto puesto y se queda fuera de la promoción de ascenso. Así de crudo. Y así de real. Pero a partir de ahora eso no va a servir de nada. Esa es la buena noticia. Contra un Recreativo de Huelva plagado de suplentes y sin intensidad, los de Monteagudo empataron un encuentro en el que terminaron metidos en su parcela y pidiendo la hora. Racing de Santander, Alcoyano o Toledo son los rivales a los que se puede enfrentar el Cartagena en la primera eliminatoria. La ida se jugará en el Cartagonova el próximo domingo.

Un buen inicio

Los diez primeros minutos de los locales fueron de lo mejor que se ha visto en el pésimo último mes de competición. Sin pivote defensivo, con Fernando Llorente y Rivero en la sala de máquinas y Artiles muy suelto por la izquierda, el Efesé pisó mucho el área rival, pero le faltó acierto en el remate final. Fernando Llorente soltó un estupendo trallazo que iba directo a portería, pero José Alonso lo desvió a córner. Con el paso de los minutos, el visitante Ernesto fue tirando de sus compañeros y despertando a un Recreativo de Huelva que combinaba bien en el medio pero no inquietaba a Limones, que recuperó su puesto de titular en la meta albinegra tras dos meses en el banquillo. No vivió demasiados momentos de apuro y estuvo sobrio.

El Cartagena empezó bien, pero se apagó a los 15 minutos. Monteagudo estaba tan desesperado por lo que estaba viendo que antes del descanso gastó la única bala ofensiva que tenía en el banquillo. Sacó a Arturo y quitó a un desafortunado Isi Ros. No se pareció en nada al exterior descarado y eléctrico de semanas anteriores. El ariete cartagenero, con un remate de cabeza que dio en Pape, pudo marcar en el minuto 42. Al descanso, silencio valorativo en una grada que nunca pudo respirar con tranquilidad.

Hasta que el visitante Waldo avisó con un centro chut que Limones mandó a córner con apuros no reaccionó el equipo de Monteagudo en el segundo acto. Y en un mismo minuto (el 64) Germán desaprovechó dos claras oportunidades para hacer el tanto de la victoria. En la primera, se resbaló cuando iba a chutar solo delante del portero. En la segunda, en vez de disparar quiso ceder a Arturo y el central Bonaque evitó el gol. Poco después lo intentó el visitante Manu Torres con un zurdazo forzado que se fue por encima del larguero. Y a un cuarto de hora del final, el árbitro anuló un tanto a Rubén Mesa debido a que el centro de Waldo había sido con el balón fuera del campo.

El Mérida ganaba con comodidad a La Roda a esas alturas de la tarde y un tanto del Recreativo dejaba fuera del 'playoff' al Cartagena. El miedo se instaló definitivamente en las pobladas gradas del Cartagonova (casi 9.000 espectadores) y el pánico se apoderó de los futbolistas locales, que entendieron que la mejor opción era no arriesgar absolutamente nada y dejar que pasaran los minutos sin incidencias en las dos áreas. Eso fue lo que pasó y al acabar el partido hubo división de opiniones en la grada. Mientras muchos celebraban el agónico pase al 'playoff' otros mostraban su disgusto por el mal partido de su equipo. Así fue. Pero hay vida. Aún.