La Verdad

FC Cartagena

El Recre viene con seis bajas y pensando en el próximo año

Antonio Núñez, capitán del Recreativo, ante el Murcia.
Antonio Núñez, capitán del Recreativo, ante el Murcia. / G. Carrión

En Huelva apenas se ha hablado durante la semana del partido de mañana en Cartagena. De hecho, no le interesa a nadie, ya que el Recreativo está salvado deportivamente desde el pasado domingo, cuando ganó por la mínima al San Fernando (1-0), pero ahora tiene 50 días por delante para conseguir la otra salvación, la económica, y de este modo poder competir el año que viene en Segunda B.

Los jugadores, técnicos y empleados del Decano, que debe 20 millones de euros (13 de ellos a Hacienda), acumulan muchos meses sin cobrar sus nóminas y este ejercicio ha vuelto a ser caótico en el club más antiguo del país. 24 horas antes del primer partido en Marbella, el anterior dueño, Pablo Comas, impuso como entrenador a Alejandro Ceballos y se cargó a Juan Manuel Pavón, quien había estado toda la pretemporada al frente del equipo. La plantilla no quería a Ceballos, quien solo duró las diez primeras jornadas en el banquillo del Recreativo (dos victorias, cuatro empates y cuatro derrotas). Y tras la destitución de Ceballos, nada más desalojar del poder a Comas, presidente del Recreativo entre 2012 y 2016 y persona absolutamente «satanizada» en Huelva, los nuevos propietarios del club (el Ayuntamiento y un colectivo de aficionados llamado Recreativo Supporters Trust) volvieron a poner a Pavón como entrenador.

Como no había acuerdo con el finiquito de Ceballos, Pavón estuvo dirigiendo al equipo desde la grada durante 12 jornadas, desde octubre hasta enero, y solo en el tramo final (cuatro victorias, cuatro empates y dos derrotas en las diez últimas jornadas) se ha visto a un equipo fiable y capaz de esquivar un descenso a Tercera que en Navidad se daba por seguro. En Huelva creen que, con todas las circunstancias que han rodeado al equipo durante la temporada, es un «verdadero milagro» que el Recre haya sido capaz de lograr la permanencia.

Ahora, tras la fiesta del pasado domingo en el Nuevo Colombino, llega el momento de buscar inversores y esquivar el descenso por impagos. Y en eso andan en Huelva, donde consideran el partido de mañana en el Cartagonova un mero trámite, a pesar de los habituales rumores sobre posibles primas y a que el Mérida sueñe con que los onubenses le hagan un gran favor ganando al Efesé. Pavón pondrá ante el Cartagena un 'once' plagado de suplentes, ya que viene con seis bajas. Los titulares Jesús Vázquez y Domínguez están sancionados. Y, por otros motivos, no estarán en la expedición Rubén Gálvez, Núñez, Pape e Iván Aguilar.