La Verdad

FC Cartagena

Gonzalo Verdú pide un mini Calderón

Gonzalo Verdú, en un encuentro ante el Real Jaén, fuera de casa.
Gonzalo Verdú, en un encuentro ante el Real Jaén, fuera de casa. / LV
  • El defensa central del FC Cartagena pone el ejemplo de la presión de la hinchada del Atlético de Madrid

La afición del Efesé ha sufrido muchas decepciones en las últimas semanas de la competición liguera. Han visto pasar a su equipo de la opción de ser campeón a la posibilidad pequeña, pero real de quedarse fuera de la fase de ascenso si no consiguen al menos un punto el domingo en el encuentro ante el Recreativo de Huelva. Se la juega con el Mérida que se medirá a la Roda y se la juega en casa. De ahí que esta semana sean muchos los mensajes para los seguidores del equipo para conseguir que el Cartagonova les fortalezca.

El último mensaje llega de un cartagenero que sabe muy bien que es sufrir por los colores albinegros. Gonzalo Verdú, pedía a los suyos que den calor como al Atlético de Madrid lo animaron los colchoneros en la Champions el pasado miércoles. «Yo soy cartagenero y conozco perfectamente a la afición. Es exigente, pero creo que en este caso le mandaría el mensaje de que hemos demostrado que juntos somos más fuertes, que les necesitamos y que tenemos que ver el partido como una final, como lo que es y que en los momentos de flaqueza tienen que responder. Vimos el miércoles en el partido del Atlético que la afición juega un papel fundamental y el Cartagonova tiene que ser lo mismo», desea Verdú.

Para la plantilla no es sencillo el momento que están viviendo, aunque el central cartagenero asegura que están preparados para asumir el encuentro. «El tener ánimo no es fácil, pero somos lo suficientemente profesionales para buscar la parte positiva y afrontar el partido con confianza. Hay que sacar fuerzas y la plantilla está preparada para hacerlo».

Los motivos del bajón

También es complejo explicar el motivo del bajón que han dado los albinegros en el último tramo de la temporada, aunque insiste en que es algo más mental que puramente deportivo. «Al final la mente es traicionera. No es fácil saber llevar las cosas cuando surgen las lesiones y los partidos que no salen como esperábamos. Nosotros somos muy buenos con balón y cuando no estás fino los errores se ven más. Hasta aquí hemos llegado con una idea y una línea de juego y tenemos que sacar las fuerzas para revertirlo. El equipo está preparado para darle una vuelta de tuerca y para plantearnos que si ganamos o empatamos dentro del objetivo y hay que ser optimistas». Otro motivo es que «los rivales han mejorado y la suerte que nos acompañó tampoco ha estado en este segundo tramo».

Todo ha llegado en el peor momento. «Se suman las dudas, a las lesiones de gente importante. Estamos preparados para suplir las bajas, pero es verdad que son bajas para semanas y de gente importante. Sabemos que el gol es cosa de todos y también los de atrás hemos aportado en las últimas semanas y estoy convencido que gente la gente de arriba acertará y qué mejor que esta semana».

Ha vivido otras finales, pero algunas más dramáticas. «Personalmente creo que el descenso te agarrota más porque aquí luchas por algo bonito, por lo máximo. Cuando tienes un partido a vida o muerte es más la presión si luchas por descender. La vida del futbolista es esto también, son estos nervios y tenemos que disfrutarlo».

No firma empatar

Dentro de la importancia enorme que tiene el encuentro ante los andaluces con el objetivo de estar en la fase ascenso, es cierto también que el equipo se clasificaría si consigue un empate el domingo. Un punto le vale a los de Monteagudo para entrar en el sorteo, pero Gonzalo advierte que el equipo no puede salir a empatar el choque. «La ventaja se convierte en desventaja, porque no puedes salir pensando en empatar en tu propia casa. Hay que salir a ganar y al final si vas empatado y te vale, manejar esos últimos minutos. La idea es salir a muerte a por la victoria y que eso sea una ventaja y no una desventaja».

A estas alturas se suele debatir mucho sobre si los rivales salvados son más o menos peligrosos que los que juegan con presión por conseguir sus objetivos. Para Gonzalo es una desventaja que el Decano llegue salvado dada las últimas experiencias. «Vistas las dos últimas jornadas es desventaja. El Jumilla y la Balona no tenían presión y nos complicaron. Nosotros pensamos solo en nosotros y en que ganando estaremos en el 'playoff'».

Personalmente sigue insistiendo en que asume el rol de tener que cambiar de la defensa al centro con lo que ello conlleva del cambio de chip necesario y está preparado para aprovechar sus oportunidades para ayudar al equipo según le ponga el míster. Además, está contento a nivel particular con su temporada. Ahora quiere el premio para el grupo albinegro.