La Verdad

FC Cartagena
Moisés, ayer, antes de abandonar el entrenamiento.
Moisés, ayer, antes de abandonar el entrenamiento. / Antonio Gil / AGM

Moisés recae de su lesión y será baja este domingo en la final ante el Recreativo

La Ley de Murphy se ceba con el Cartagena. La mejor noticia tras unas semanas de pésimas noticias era que el central Moisés estaba recuperado de su rotura fibrilar y desde el lunes se ejercitaba con sus compañeros. Ayer, en La Manga Club, el defensa sevillano se unió al grupo y cuando empezó a golpear la pelota con cierta intensidad recayó de su lesión, salió del terreno de juego y de nuevo se puso en manos de los fisioterapeutas. Peor imposible.

Según fuentes del propio club albinegro, aunque no se ha vuelto a romper, su participación en el partido del próximo domingo ante el Recreativo está «descartada», porque no está recuperado y si fuerza puede volver a romperse, con lo que se perdería un hipotético ‘playoff’ de ascenso. Hay que recordar que el día antes de jugar contra el Villavonse, Moisés sufrió una rotura fibrilar de cuatro centímetros en el cuádriceps y se ha perdido los tres últimos encuentros, saldados con dos derrotas y un empate y en los que el Cartagena ha encajado siete goles.

Su sustituto volverá a ser, salvo sorpresa, el capitán Juan Carlos Ceballos, quien ayer pidió que «este domingo vayamos todos unidos, equipo y afición, en un partido en el que tenemos que intentar recuperar nuestra mejor versión y hacer las cosas como las hacíamos antes. Hay cosas por corregir, tenemos que limpiar la mente y necesitamos cambiar la dinámica en un partido que es una final. Necesitamos que nuestra afición nos apoye a muerte».

Sobre las bajas que tiene el equipo (Sergio García, Cristo y Moisés), Ceballos indicó que «hay plantilla suficiente para salir adelante, a pesar de las lesiones. Dependemos de nosotros mismos y sabemos que si ganamos entraremos con más confianza en el ‘playoff». Las entradas cuestan 3 y 5 euros y ya se han vendido 412. Mientras, la federación de peñas ha pedido a través de un comunicado que este domingo todos los aficionados apoyen al equipo durante los 90 minutos y aparquen «los reproches» y las «culpas».