La Verdad

FC Cartagena

fútbol | segunda b

Otra pesadilla nubla el sueño

fotogalería

Aficionados de tribuna alta increpan a Monteagudo al quitar a Rivero tras el 2-1. / Antonio Gil / AGM

  • El Cartagena vuelve a fallar en su estadio, en esta ocasión ante un pobre Jumilla, no se acerca al Lorca y ya peligra incluso su clasificación para el 'playoff' de ascenso

La deriva es evidente. Por este camino no se va a ninguna parte. Casi todo son disgustos en una segunda vuelta que se ha ido torciendo del modo más absurdo y el riesgo de tirar el trabajo de todo el año por el sumidero es cada fin de semana más elevado. Porque el Cartagena sigue navegando en un mar de dudas e indecisiones que, de momento, le impiden asegurarse la clasificación matemática para el 'playoff' de ascenso y le invalidan para hacerse con el primer puesto. El Lorca, que solo ha ganado un partido en las siete últimas jornadas, sigue fallando. Pero el Cartagena también lo hace y es incapaz de recortar distancias. En el Cartagonova, el drama es doble. Solo ha sumado 13 puntos de 30 posibles en sus últimos diez encuentros como local.

Lo sucedido en los dos últimos meses es lamentable. Primero, con buen juego, la falta de acierto de los delanteros hizo que muchos puntos se quedaran por el camino. Después, con el fútbol vistoso perdido a la par que la confianza por los malos resultados, la sangría ha terminado siendo muy dañina para una plantilla que empieza a temblar. Muchos aficionados -con razón- ya dan el año por perdido. Y es una pena que una temporada que estaba siendo notable pueda acabar desembocando en un fracaso histórico -uno más- de un club acostumbrado a pegarse castañazos difíciles de digerir.

Quedan dos partidos y el Cartagena sigue a tres puntos del líder. Matemáticamente todo es posible aún. Pero los números no sostienen nada a estas alturas, ya que las sensaciones que emite el bloque de Alberto Monteagudo son cada vez peores. Ayer no pasó del empate ante un flojo y pobre Jumilla, que jugó con uno menos durante los últimos 20 minutos por la expulsión del lateral Juanje y demostró los motivos por los que lleva dos meses sin ganar. Con todo, el cuadro de Pichi Lucas sacó un punto del Cartagonova. Ver para creer.

En el primer cuarto de hora se pudo adelantar el equipo local, con un remate con intención de Artiles que se marchó rozando el palo y una combinación entre Llorente y Arturo en la que el ariete cartagenero acabó disparando fuera. El que sí atinó fue Gonzalo Verdú, quien remató en el segundo palo un saque de esquina y adelantó a los de casa en el minuto 27. Sin embargo, en el 29, un error en la salida de balón de Rivero propició que Manolo filtrara un pase a Fran Moreno y este batiera por bajo a Marcos en su salida a la desesperada.

Fallos y aciertos

Antes del descanso, Llorente desperdició una clamorosa ocasión. Se quedó solo delante de Jero y estrelló la pelota en el pecho del portero. Isi Ros, tras una gran maniobra dentro del área, también pudo hacer el segundo, pero Neftalí salvó el gol bajo palos.

En el segundo tiempo siguió llevando todo el peso del juego un Efesé que se jugaba muchísimo. Mientras tanto, un Jumilla virtualmente salvado se conformaba con esperar atrás y buscar algún contragolpe. Arturo, Ceballos e Isi Ros lo volvieron a intentar antes de que fuera expulsado el lateral Juanje. Luego, Germán tuvo otra ocasión estupenda. Y al final, de nuevo en un córner, llegó el 2-1. Llorente cazó un rechace y de media chilena firmó un tanto espectacular. El segoviano falló en la ocasión más fácil y acertó en la más complicada.

Iba a entrar en el campo Cristo Martín, pero al ponerse por delante el Cartagena Monteagudo cambió rápidamente de idea, sacó a Sergio Jiménez y quitó a Rivero, lo que molestó mucho en la grada. Llovieron los abucheos y los reproches en dirección al banquillo local. Y más fea se puso la cosa dos minutos más tarde, cuando el cartagenero Luis Verdú (hermano de Gonzalo) volvió a igualar el encuentro. Es el primer gol que marca este año. Cazó un rechace en una falta lateral muy mal defendida por los locales. Marcos salvó con un paradón el primer tiro de Fran Moreno, pero en el segundo no pudo hacer nada. Mientras Luis Verdú pedía perdón al público, la grada estallaba contra el entrenador.

Quiso reponerse el Cartagena y buscar un tercer tanto que arreglara el enésimo desaguisado. Lo tuvo Arturo, quien remató con la rodilla un centro de Óscar Ramírez y casi sorprende a Jero. Lo intentó por todos los medios el cuadro cartagenero en los últimos instantes, con Zabaco de ariete a la desesperada. Pero no hubo manera de hacerse con una victoria que era fundamental. No hubo alegría. Al contrario, fue una pesadilla -otra- en toda regla.