La Verdad

FC Cartagena
Arturo, en el entrenamiento de ayer en el Cartagonova.
Arturo, en el entrenamiento de ayer en el Cartagonova. / Antonio Gil / AGM

Arturo, un «protegido» sin galones

  • «Me hace gracia escuchar que soy el preferido del míster cuando solo he sido titular en la mitad de los partidos y nunca he completado los 90 minutos», afirma. «Es verdad que nuestra afición es exigente, pero también creo que a poco que hagas se vuelca contigo», dice el ariete sobre los pitos al equipo

Arturo Juan Rodríguez Pérez-Reverte (Cartagena, 1989) por fin ha conseguido estar en paz consigo mismo. Es, al menos, lo que asegura su entrenador y principal valedor, Alberto Monteagudo, que ahora sí ve a su ariete «tranquilo» y «con la cabeza limpia» para ayudar a su equipo «en 30, en 60 o en 90 minutos». El delantero cartagenero, que cumplirá 28 años el último domingo de este mes, admite que «en esta segunda vuelta me estoy encontrando con más confianza y siento que ayudo más al equipo que antes de Navidad».

No obstante, no marca desde hace casi tres meses. Y eso al final pesa. «Soy un tío que limpia la cabeza rápido, pero lógicamente sé que no estoy en mis números y que tengo que marcar más goles. No me obsesiono, porque sé que los goles van a volver, ahora en Liga o más tarde en el 'playoff'. Lamentablemente, la expulsión en La Roda me frenó. Llevaba tres jornadas seguidas marcando y me encontraba muy bien, enrachado», confesó ayer Arturo en la sala de prensa del Cartagonova.

Los atacantes albinegros llevan diez jornadas sin ver portería, pero el equipo suma ya 21 partidos seguidos marcando. «Es un dato muy curioso. Es difícil de explicar lo que nos está pasando a los de arriba. La portería se nos ha cerrado y no se abre. Lo bueno es que el equipo no depende de sus delanteros, hay un amplio de repertorio de defensas y centrocampistas con capacidad para hacer gol y eso nos está sirviendo para sumar muchos puntos», comentó Arturo, quien da por hecho que «esto se va a acabar y en el vestuario no hay preocupación por este asunto».

El ariete cartagenero no se siente un «protegido» del entrenador. «Me hace gracia escuchar que soy el protegido y el preferido de Alberto Monteagudo porque somos amigos y estuvimos juntos en La Roda. Me parece gracioso cuando solo he jugado de titular la mitad de los partidos [18 de 34] y nunca he completado los 90 minutos en el campo. No entiendo esa valoración que se hace fuera y para nada me siento más protegido por el míster que otros compañeros. Tenemos una relación normal entre un entrenador y un jugador, de respeto y profesionalidad. No me voy por ahí a tomar una cerveza con el míster y no creo que él me favorezca, para nada», señaló.

Se siente querido

El pasado domingo ante el Extremadura él se llevó los mayores aplausos de la afición local, tanto al entrar al terreno de juego en sustitución de Juanlu Hens como después de dos o tres acciones muy destacadas. Pero no siempre ha sido así. Durante esta campaña ha sido pitado en muchas ocasiones por su propia afición. Tocó fondo en el derbi, tras fallar un penalti que podía haber metido a su equipo en el partido. «Nunca he sentido que la gente esté en contra mía. Es normal que piten al delantero cuando falla una ocasión porque es lo que más se ve. Y es normal que el día del Murcia me señalen porque fui yo el que falló el penalti y esa frustración la tiene que pagar alguien. Eso lo asumo perfectamente. Llevo ya muchos años jugando al fútbol y sé que los delanteros, cuando no marcan, están expuestos a todo esto», dijo Arturo.

Él se siente querido en el Cartagonova. «Si volviéramos al verano pasado, tomaría la misma decisión. Me quedo siempre con lo positivo y yo no cambio jugar en el Cartagena por hacerlo en cualquier otro sitio. Estoy muy feliz de vestir esta camiseta cada domingo y de estar en mi casa». No obstante, destaca que «es verdad que nuestra afición es exigente y que tiene menos paciencia con los que somos de casa. El otro día le tocó pasar un mal rato a Sergio Jiménez, que lleva cuatro años aquí y yo sí que pediría a la gente que apoyara a muerte durante los 90 minutos y que al final del partido, si tiene que mostrar sus quejas y pitar, que lo haga».

En lo positivo, Arturo, aficionado del Efesé desde muy niño, subraya que «también creo que la afición de Cartagena, a poco que hagas, se vuelca contigo. Es fantástico tener a más de 6.000 personas en el Cartagonova en cada partido y lo que hay que hacer es rematar esta temporada con un ascenso».

Sobre las últimas jornadas, afirmó que «en Segunda B es muy difícil ganar cuatro partidos seguidos y yo creo que todo se va a decidir al final. Estamos preparados para todo y este equipo es más peligroso a doble partido que en 90 minutos».