La Verdad

FC Cartagena

ENTREVISTA

«Ser entrenador es un deporte de riesgo. Y aún más en Cartagena»

Alberto Monteagudo, con su ordenador, ayer en el Cartagonova.
Alberto Monteagudo, con su ordenador, ayer en el Cartagonova. / Antonio Gil / AGM
  • Alberto Monteagudo

  • Entrenador del FC Cartagena

  • «Tengo la suerte de que Paco y Manolo creen en la palabra 'proyecto' y no se mueven por un resultado puntual», confiesa el manchego

Llega 45 minutos tarde a nuestra cita. En su día libre, Alberto Monteagudo (Valdeganga, Albacete, 1974) se ha pasado más de tres horas repasando vídeos con sus ayudantes, preparando los entrenamientos de la semana y analizando al próximo rival, el Villanovense. Es la rutina de cada martes de un entrenador con un punto obsesivo y que no entiende de días libres ni de vacaciones. Vive 24 horas pendiente de su trabajo. Campechano, como siempre, se disculpa y se pone a disposición del fotógrafo. El sol aprieta y le cuesta mantener los ojos abiertos. El empate ante el Extremadura le ha amargado su partido 50 en el banquillo del Efesé. Pero no se para a lamentarlo ni un solo minuto. Hasta ahora, el sol casi siempre ha brillado. 24 victorias, 18 empates y 8 derrotas es su balance. El ascenso a Segunda sigue a tiro de piedra.

- ¿Qué balance hace de estos 50 partidos como entrenador del Cartagena?

- Estoy contento por el trayecto, que ha sido muy positivo. El año pasado levantamos al equipo y lo metimos en Copa del Rey. Y este año, manteniendo esa base, llevamos 34 jornadas siendo primeros o segundos. Esto de ser entrenador es un deporte de riesgo. Y en Cartagena, más aún. Lo digo por el hecho de que solo Aranguren y Juan Ignacio Martínez hayan dirigido más encuentros que yo en este club. Y eso que 50 partidos tampoco son muchos. En el fútbol aguantar más de un año es imposible. Tengo la suerte de que Paco [Belmonte] y Manolo [Sánchez Breis] son dirigentes que creen en la palabra 'proyecto' y no se mueven por un resultado puntual.

- ¿Por qué duran tan poco los entrenadores en sus puestos?

- Porque los dueños de los clubes no son coherentes y se dejan llevar por la masa social cuando los resultados no son los esperados. Es una barbaridad fichar a un entrenador por dos años y destituirlo en la jornada 6. Otra cosa es que el objetivo sea quedar quinto y en la jornada 29 vayas decimocuarto. Pero en España, en general, la cultura futbolística es echar al entrenador cuando aparece el primer problema. Pongo un ejemplo: el domingo nos quedamos solos delante del portero, el delantero la tira fuera y el entrenador es muy malo. Todos los cambios que hago se me discuten si perdemos o empatamos. Si ganamos, nadie habla de los cambios. La gente condiciona su forma de pensar en función de si un balón entra o se va fuera.

- El responsable de lo malo siempre es el entrenador. Y de lo bueno, el futbolista. Usted ha sido las dos cosas. Debería tener esto grabado a fuego en su mente, ¿no?

- He conocido a profesores educadísimos cuya primera frase en una grada ha sido llamar hijo de puta al entrenador de su propio equipo. He visto comportamientos incalificables en un campo de fútbol. En general, la gente suele ir muy crispada al estadio. Eso es así. Luego está lo futbolístico. [Marcelo] Bielsa dice verdades como puños. Él dice que es más peligroso conseguir lo que no mereces que no encontrar premio a un buen trabajo. Lo primero te puede confundir. En nuestro caso, el premio de este Cartagena es que hemos ido consiguiendo lo que hemos ido mereciendo. Yo pienso que estamos haciendo un fútbol de mucho nivel. Todos los entrenadores rivales me dicen que somos un equipazo. Ojeadores con los que hablo coinciden en que hay muchos equipos de Segunda A que no hacen el fútbol que nosotros solemos hacer. Pienso que estamos más reconocidos y valorados fuera que en Cartagena. Y estoy convencido que de aquí a unos años se recordará cómo está jugando este Cartagena. Además, si le ponemos a esto el broche de oro con la gesta del ascenso, la afición recordará uno a uno el nombre de estos jugadores durante toda la vida.

- El domingo pasado, en la tribuna del Cartagonova, un abonado veterano me decía que usted le tiene igual de disgustado que Zidane. Le respondí que ambos tienen líderes a sus equipos. Estábamos en el primer tiempo. ¿Es consciente ya del nivel de exigencia que hay aquí?

- Yo me pido mucho a mí mismo. Soy mi primer crítico. Sé que todo el mundo es entrenador y todo el mundo opina. Hay compañeros de los medios de comunicación que dictan sentencias y verdades absolutas sin haber visto ni un entrenamiento de la semana y sin saber absolutamente nada de lo que pasa en el día a día del equipo. Estar cabreado con un entrenador que es primero en la Liga y ha ganado la Champions no tiene sentido. Se califica solo. Yo creo que tampoco se valora mucho, en general, el trabajo que estamos haciendo todos en este Cartagena.

- 21 jornadas seguidas haciendo gol lleva su equipo. Y es el único equipo de la categoría en el que sus arietes y mediapuntas no han marcado en las diez últimas jornadas.

- Todos los equipos grandes de la categoría tienen a sus puntas ya con 15 goles y nosotros estamos muy lejos de esas cifras. Pero hay una lectura positiva. Somos primeros o segundos todo el año sin los goles de los delanteros. Apareció Juanlu, después Cristo, luego Llorente y ahora los centrales. Evidentemente, es muy difícil estar arriba sin esa aportación de los delanteros, pero confío en que el momento de Arturo, Germán o Sergio García aún está por llegar. Siempre recuerdo que son 21 partidos seguidos marcando y que si hubiéramos mantenido a cero siempre nuestra portería serían 21 victorias. El problema es que en 13 partidos encajamos gol. Por eso incido tanto en el objetivo de no recibir goles.

- ¿Fracasaron en enero al ser incapaces de traer a un goleador?

- El tema se fue complicando con el paso de las semanas. Todos teníamos claro que el delantero era Florian y pusimos todos los huevos en la misma cesta. Se complicó el último día porque apareció un equipo en Chipre que le daba 20 veces más que nosotros y el resto de opciones que teníamos vistas se nos fueron cayendo cuando se activaron. Firmamos a Germán, aunque no era el delantero centro que habíamos buscado desde Navidad, con el convencimiento de que podía mejorar lo que teníamos. Fernando tenía unos problemas que no conocíamos y no estuvo al nivel de su anterior etapa en Cartagena. Había que cambiar.

- ¿Está contento con el rendimiento de Germán?

- Estoy muy contento por cómo es. Es un profesional magnífico, de los que siempre mira a la cara e interpreta a la perfección lo que se necesita de él, cuando es titular y cuando es suplente. Solo falta que vaya metiendo su golito de vez en cuando.

- Se le ha criticado mucho por insistir con Arturo. Da la sensación de que lo ha recuperado desde la suplencia. ¿Tenía que haberlo quitado antes del 'once' inicial?

- La gente que no me conoce está muy confundida. No me caso con Arturo ni con nadie y siempre pongo al que pienso que va a aportar más cosas. Sé que hay muchas críticas y se han dicho muchas estupideces, como por ejemplo que en enero me cargué a Fernando y a Chus Hevia para quedarme solo con Arturo y ponerlo siempre porque es mi preferido y lo traje yo. Eso es una soberana estupidez. Sobre Arturo vuelvo a decir que al nivel que yo le vi en La Roda es de los mejores delanteros de Segunda B. Lleva 7 goles y podía llevar 16. No está teniendo su año. Al principio le costó entender su rol, cuando puse a Fernando de titular. Ahora, lo veo en paz con él mismo, mucho más tranquilo. Me gustaría que a un chico de Cartagena se le diera más cariño que a mí, que soy de Albacete. Pido cariño para todos mis jugadores, pero especialmente para los delanteros. Sin sus goles, somos segundos. Con sus goles, saldremos disparados hacia arriba. Si les arropamos desde el minuto uno, será mejor para ellos.

- Creo que se malinterpretaron sus palabras en la rueda de prensa del pasado domingo. ¿Dijo que Sergio Jiménez está mejor que Gonzalo?

- No. Me hacen una primera pregunta 'tipo Cartagena'. Te arrepientes de la alineación, 60 minutos tirados a la basura y Gonzalo Verdú en el banquillo. Ese es el resumen de la pregunta. Respondí que una gestión racional de la plantilla me lleva a dar confianza a Sergio Jiménez tras dos victorias seguidas, pero recordando que Gonzalo Verdú está a un nivel fantástico, aunque sin él habíamos ganado las dos últimas jornadas y recuperamos el liderato. Hace cuatro meses todo el mundo hablaba maravillas de Sergio Jiménez. El director deportivo de Las Palmas me preguntó por él y el Elche lo quería fichar en verano. No podemos pasar del frío al calor en un minuto y sé perfectamente que Sergio Jiménez estuvo mal el domingo. El sábado tuve dudas, ya que Gonzalo Verdú entrenó a un nivel fantástico. Me parece curioso que algunos de los que ahora piden a Gonzalo Verdú me crujieron cuando lo puse por vez primera de centrocampista.

«Somos el cuarto presupuesto»

- ¿Siente que la trayectoria de su equipo está siendo suficientemente valorada en Cartagena?

- No. Esa valoración de lo que estamos haciendo cada fin de semana no la veo. Nadie dice que somos el único equipo de la categoría que solo hemos sido primeros o segundos, sin bajar al tercer puesto. Hemos logrado nueve victorias fuera, algo que solo ha hecho el Racing. Al equipo hay que arroparlo y se ha ganado el respeto de todos con su trabajo. Sin embargo, lo que veo es murmullo y runrún cuando estamos mal, como el otro día en el primer tiempo. Llevamos 34 jornadas primeros o segundos y eso es por algo. Nuestros delanteros no pasan de 40.000 euros, cuando Hércules y Ponferradina se van a quedar fuera del 'playoff' con delanteros de 80.000. Por presupuesto somos el cuarto equipo del grupo. El portero del Marbella gana 7.500 euros al mes. Con ese dinero nosotros pagamos a seis futbolistas. Eso nadie lo dice. No reprocho nada a la afición, pero tengo la necesidad de decir todo esto. No me tengo que excusar de nada porque somos segundos. ¿Se puede jugar mejor en Segunda B? Es difícil ¿Se puede estar más arriba? Sí. Con un gol más el domingo tendríamos dos puntos más y seríamos primeros.

- ¿Siente usted el cariño de la gente? ¿Nota respaldo a su labor?

- Siento que el aficionado frío y que sabe de donde viene respeta mucho lo que estamos haciendo. Hay otros muchos que no. Muchos creen que soy muy bueno si somos primeros y opinan que soy muy malo si somos segundos. Es lo que percibo.

- Explíqueme lo de la portería.

- Tenemos dos porteros muy buenos. He apostado por un chaval de 21 años y cada vez está mejor. Y sé que Limones, con 400 partidos a las espaldas, lo hará bien cuando vuelva a tener su oportunidad. No me centro solo en la portería. A los centrales los veo mejor que cuando llegué. Jesús Álvaro es ahora un lateral pretendido por muchos clubes. Cristo me dijo que él solo marcaba un gol al año y lleva siete. Algo hemos aportado, desde luego.

- ¿Por qué cuesta tanto ganar en casa?

- A veces me parece un poco extraño el murmullo en el Cartagonova y sé que eso molesta en el vestuario. Este club ha jugado 7 'playoffs' en los últimos 30 años y entendemos que hay urgencias. Sabemos que esta afición es exiente. Pero entre todos hay que arrimar el hombro porque estamos en el momento clave del año.

- ¿Es innegociable el 4-1-4-1?

- No. Creo que hemos jugado muy bien con este dibujo, pero los resultados no han sido tan buenos como las sensaciones. Vamos a verlo. Podríamos volver al doble pivote, un sistema con el que estuvimos bien el año pasado y en la primera vuelta.

- ¿Pesa defender el liderato?

- No. Pero el domingo vi a mis jugadores pendientes de lo que hacía el Lorca antes de nuestro partido y eso es un error. No hay que obsesionarse.

- Si el equipo acaba segundo, ¿se puede mantener el sueño de subir?

- Por supuesto. Yo nunca he dicho que tenemos que ser primeros. El Cádiz fue cuarto y subió. No me da miedo el Barça B, el Celta B, el Albacete ni la Cultural. Y no me da miedo jugar tres eliminatorias. En otros grupos veo equipazos, pero yo creo que el mejor grupo es el nuestro. Cuando nosotros estamos bien nos convertimos en un rival que nadie quiere tener delante.