La Verdad

FC Cartagena

Perfil bajo, objetivo alto

Paco Belmonte, Manuel Sánchez Breis y Alberto Monteagudo, en la zona de vestuarios del Cartagonova, en una imagen de archivo.
Paco Belmonte, Manuel Sánchez Breis y Alberto Monteagudo, en la zona de vestuarios del Cartagonova, en una imagen de archivo. / Pablo Sánchez / AGM
  • El Cartagena declina lanzar promociones especiales para llenar el campo y apuesta por la «normalidad» en estas cinco últimas jornadas

No habrá promociones especiales durante la semana para llenar el Cartagonova este domingo. Tampoco habrá iniciativas distintas a la de una semana de Liga normal y corriente. Lo único que cambia es que el entrenador, Alberto Monteagudo, ha dado a sus hombres dos días y medio de vacaciones tras el triunfo del sábado en Sanlúcar de Barrameda (0-1) y algunos han aprovechado para pasar por casa y ver a sus familiares después de muchas semanas sin hacerlo. Y el entrenamiento post-partido de los lunes por la mañana se ha pospuesto a la tarde de hoy (martes). Es lo mismo, ya que como cada semana será el miércoles cuando el cuerpo técnico empiece a preparar de forma minuciosa el enfrentamiento de este domingo. Viene el Extremadura, quinto por la cola y con la necesidad de sacar algo del Cartagonova.

En temporadas anteriores, tanto en Segunda A como en Segunda B, el club puso en marcha promociones especiales para meter más público del habitual en partidos decisivos de la Liga, fundamentalmente en las últimas jornadas, cuando se peleaba por el ascenso o por evitar del descenso. Y eso ha hecho que muchos pensaran que Paco Belmonte, propietario del Efesé, iba a repetir esa fórmula para rozar el lleno este domingo, en un duelo que puede ser clave para terminar la Liga en primera posición. Pero no va a ser así. «Normalidad absoluta», alega el murciano, quien no quiere que nadie lance las campanas al vuelo por alcanzar un liderato que el equipo albinegro ha tardado seis semanas en recuperar.

10 y 15 euros

Así las cosas, ni dos por uno, ni entradas a bajo precio para abonados ni rebaja en las localidades libres. Los socios pasarán gratis ante el Extremadura, como siempre. Y las entradas costarán entre 10 y 15 euros, como siempre. En el club entienden que ser primeros y estar a solo cinco partidos de lograr el campeonato son motivos más que suficientes para que se animen a ir al fútbol los aficionados que no lo hacen con asiduidad. Se da por hecho que los 6.200 de cada domingo son fijos para este domingo, día en el que además se juega en un horario especial. El encuentro arrancará a las 20.30 horas, para no coincidir con el partido de fútbol sala entre el Plásticos Romero y el Palma que se juega a las 18.00 horas por imposición televisiva.

Y es que Belmonte y Manuel Sánchez Breis, su mano derecha, han optado por abonarse al perfil bajo en estas últimas semanas. La decisión se tomó tras el derbi del pasado 19 de marzo, que se saldó con derrota (1-3) tras una semana de mucha exposición mediática de los dirigentes del club. El Cartagena programó actividades durante los seis días previos al partido con el Murcia y la iniciativa fue un éxito. La ciudad vivió con pasión 'futbolera' la semana del derbi y al partido acudieron 12.376 espectadores que dejaron en taquilla cerca de 140.000 euros. Pero el Cartagena perdió e incluso el club murciano (tras su victoria) bromeó, con un tuit bastante desafortunado, con la programación '7 días de derbi' impulsada por el Efesé. No hubo respuesta albinegra a esa provocación grana.

La semana pasada, el expresidente del Cartagena y actual consejero delegado del Murcia, Deseado Flores, aseguró en una entrevista concedida a este periódico que el equipo de Monteagudo «tiene problemas en la portería y en la delantera» y opinó que si el Murcia «hubiera empezado desde agosto con esta plantilla posiblemente ahora sería el líder». Tampoco hubo respuesta en el Efesé, donde Belmonte sigue aferrado al perfil bajo en estos momentos tan determinantes del campeonato.

Momento excepcional

Esto no es lo normal en el presidente del Cartagena, un tipo abierto y accesible que disfruta en el cuerpo a cuerpo y rara vez se niega a conceder una entrevista o participar en una tertulia. Así ha sido hasta ahora, pero la sensación en el entorno del club blanquinegro es que se viven semanas claves en las que puede cambiar, tal vez para siempre, la historia del fútbol en la ciudad. El ascenso a Segunda queda a siete partidos, demasiado cerca para un club que bajó hace cinco años y que hace solo dos estuvo a punto de despeñarse hacia la Tercera División. Todo ello invita a la «normalidad» y a no despistarse ni un momento.

Un último ejemplo, aunque anecdótico. Todas las temporadas, a estas alturas, el club suele organizar un partidillo entre miembros del cuerpo técnico y la directiva con representantes de los medios de comunicación que cubren la actualidad del equipo. Habitualmente, se ha hecho en el tramo final de la Liga (marzo o abril) para hacer piña y unir fuerzas en momentos decisivos del año. Pero en esta ocasión el Cartagena no ha organizado este encuentro anual con los medios.