La Verdad

FC Cartagena

El Cartagena consigue su primer triunfo con Carbonell Hernández

Carbonell Hernández advierte a un jugador del San Fernando, ayer en el Cartagonova.
Carbonell Hernández advierte a un jugador del San Fernando, ayer en el Cartagonova. / J. M. Rodríguez / AGM
  • En los siete partidos anteriores con el árbitro alicantino, hubo cuatro derrotas y tres empates. Ayer no pitó un penalti claro a favor de los locales

Hubo más cosas positivas que negativas ayer en el Cartagonova. Para empezar, se rompió la maldición con el árbitro alicantino Carlos Alberto Carbonell Hernández, de 32 años. Hasta ayer, el Efesé nunca había ganado con él. Cuatro derrotas, la última en esta misma campaña en el campo de El Ejido, y tres empates era el bagaje de los albinegros con este colegiado, que cumple su séptima campaña en Segunda B y que esta temporada firmó una polémica actuación en un Murcia-Granada B. Expulsó a Paco García, hasta hace unos días entrenador del Murcia, por cogerle del brazo mientras le protestaba de forma airada. A García le cayeron cuatro encuentros de sanción.

En el Cartagena-San Fernando de ayer, el alicantino firmó un arbitraje discreto. Seis tarjetas son muchas para un partido bastante deportivo. Afortunadamente, ni Limones ni Jesús Álvaro, que llevan cuatro, vieron una amarilla y podrán jugar el derbi. Y además dejó sin señalar un claro penalti en la primera mitad en el área del San Fernando. El defensa Rubén cortó con el brazo un remate del local Míchel Zabaco. Además, Monteagudo reclamó como penalti un contacto del portero De la Cruz con Arturo en un mano a mano en el segundo tiempo. «El portero le da y le hace perder el equilibrio, pero Arturo peca de inocente, no se tira al suelo y sigue la jugada. No debería ir al suelo para que el árbitro pitara el penalti. Pero es así», se quejó el entrenador del Efesé tras el partido.

En lo últimos minutos del partido, el lateral izquierdo del San Fernando, el joven montenegrino Andrija Vukcevic, de 20 años, empujó a un recogepelotas de la zona de lateral y el chaval, de 13 años, tuvo que ser atendido por el médico del Cartagena, Pedro Martínez Victorio, ya que se quejaba de un fuerte dolor en la espalda, al chocar contra una valla por el empujón de Vukcevic.

Así, Carbonell Hernández dejó constancia en el acta de que «efectivos de la Policía Nacional» entraron en «el vestuario arbitral» para pedir la identificación del jugador del San Fernando. Este protocolo siempre se hace por si el tutor del menor presenta luego una denuncia en Comisaría. No parece que eso vaya a suceder, ya que el golpe fue leve y la cosa no pasó a mayores.