La Verdad

FC Cartagena

Germán cambia el Murcia por el Efesé

Germán celebra un gol en un partido con el Murcia en Nueva Condomina.
Germán celebra un gol en un partido con el Murcia en Nueva Condomina. / FRAN MANZANERA / AGM
  • El atacante canario, de 26 años, llega avalado por su buen rendimiento en el conjunto grana aunque con dudas por su estado físico

El FC Cartagena empezó el mes de enero tirándole los trastos al francés Florian Taulemesse, ariete de un nivel de Segunda A que ha terminado recalando en el AEK de Larnaca chipriota después de estar muy cerca de regresar al club albinegro, con el que marcó 19 goles en la campaña 2012-13. Así, tras dar la baja a Fernando, que se marchó al Ceres Negros de Filipinas y poner -sin éxito final- todos los huevos en el mismo cesto durante los primeros 20 días del mes, el último tramo de este mercado de fichajes se le puso muy cuesta arriba a Paco Belmonte, propietario, gestor económico y director deportivo de la entidad blanquinegra.

El murciano, que ya la temporada pasada falló en la contratación de Laens y Montero, siguió apostando por negociar con delanteros de buen nivel, con la confianza de que el tirón que actualmente tiene el Cartagena (líder, club estable y buen pagador) sería clave para engatusar, primero, y convencer, después, a un ariete de garantías. Tras los fracasos de Laens, Montero y Fernando, Belmonte tiró por lo alto y fue a por 'nueves' que no dejaran dudas de ningún tipo. Pero todos con los que negoció, desde Pedro Conde a Titi pasando por Abdón Prats y Joselu, se fueron escapando. Uno detrás de otro. Y así nos metimos de lleno en las 24 últimas horas del plazo de fichajes. Fueron frenéticas, la verdad. Hacía tiempo que en el entorno del Cartagena no se vivía un 31 de enero tan vertiginoso como el de ayer.

Y el día acabó con sorpresa mayúscula. A poco más de dos horas de que se cerrara el mercado de fichajes de invierno, el FC Cartagena anunció, sin duda, el movimiento más destacado de todos los que se han llevado a cabo en el grupo IV de Segunda B en los últimos días. Porque no es muy habitual que un jugador del Real Murcia fiche por el Cartagena. Y menos aún, cuando se trata de uno de los futbolistas más queridos por la afición grana. Pero ha sucedido. El tinerfeño Germán Sáenz, de 26 años, firmó ayer por el Efesé hasta junio y este domingo estará ya a las órdenes de Alberto Monteagudo en el partido ante La Roda.

Germán fue de los mejores en el Murcia la pasada temporada. Marcó 10 goles en 34 partidos y fue un fijo en las alineaciones de José Manuel Aira. Sin embargo, este año las cosas no le han ido igual de bien. Se operó de la rodilla el pasado mes de agosto y hasta octubre no pudo jugar su primer partido. Ha acumulado un total de 649 minutos repartidos en 14 encuentros (7 de ellos como titular). Y ha marcado dos tantos. Aunque en el Cartagena tienen un informe médico que avala su fichaje, lo cierto es que hay muchas dudas acerca del estado de su rodilla. En el Murcia, donde le han dado la baja para hacer sitio al ariete Guardiola, no estaban contentos con su rendimiento y ha sido descartado por Deseado Flores, director deportivo del cuadro grana.

El cuarto canario

El nuevo delantero albinegro también se enfrentó al Cartagena en aquella histórica eliminatoria por la permanencia de 2015, jugando con el filial de Las Palmas. Era compañero de Jesús Álvaro y Artiles, con los que ahora volverá a compartir vestuario. Sumando a Cristo Martín, son cuatro los canarios que forman parte de la plantilla del Efesé. Germán se formó en las categorías inferiores del CD Tenerife y, a sus 26 años, cuenta con una dilatada experiencia en Segunda B. Antes de recalar en el Murcia, jugó en Las Palmas Atlético (30 partidos y 11 goles en la campaña 2014-15). Y antes pasó por Denia, Guijuelo y Tenerife, con quien llegó a disputar siete partidos en Segunda División A. Es un buen atacante, con olfato de gol, fuerte y polivalente, ya que puede adaptarse a todas las posiciones del frente de ataque. Pero no es un ariete nato.

De hecho, es un centrocampista ofensivo que puede jugar en varias posiciones de ataque. Puede hacerlo de '9', pero no es un delantero centro al uso, ni mucho menos. Lo curioso es que el delantero canario era un jugador querido por la grada de Nueva Condomina desde la pasada temporada, en la que fue clave en la campaña de un equipo que fue primero durante gran parte de la temporada y que perdió el liderato en el último momento. Fue el segundo máximo goleador grana con diez dianas, solo por detrás de Chavero.

A pesar de que solo ha jugado 649 minutos tras superar una importante lesión de rodilla, esta campaña ha marcado dos goles. El Cartagena, que a mediodía se había quedado sin Titi, hizo público anoche el fichaje de Germán solo unos minutos después de que el Murcia anunciara su salida. Así, el canario es un jugador que ya ha pasado a la historia de la rivalidad entre granas y albinegros. La marcha de Germán al Cartagena ha sido el último capítulo de la guerra velada que han protagonizado en el mercado invernal Paco Belmonte y Deseado Flores, antiguos socios y ahora enemigos declarados, que han competido por muchos fichajes como el de Isi Ros, Kike Márquez, Sergi Guardiola, Florian y Titi. Deseado, sin embargo, quiso aclarar ayer que la salida de Germán no era una sorpresa, sino una decisión consensuada entre él y el técnico grana, Paco García.

Rico y Chus Hevia se van

Antes del fichaje de Germán, el FC Cartagena anunció las salidas de Óscar Rico (al Mérida) y de Chus Hevia (al Linares), jugadores que han dejado dos fichas libres en la primera plantilla albinegra. Una de ellas la ocupó el pasado viernes Artiles, cedido por la UD Las Palmas. Y la otra estaba reservada para Titi, ariete del Jumilla que el pasado viernes firmó un preacuedo con el Efesé hasta junio de 2018. Pero el ariete murciano, ex de UCAM y Granada B, no firmó por el Cartagena y acabará la temporada, contra su voluntad, en el Jumilla.

A primera hora de la tarde fue descartado definitivamente por el Cartagena, que intentó negociar con el presidente del Jumilla, Rubén Iglesias, después de que en una reunión de urgencia celebrada por la mañana en la Federación Murciana, el presidente Monje Carrillo indicara a Paco Belmonte, propietario del Cartagena, que él no podía mediar en el conflicto de intereses y que en el contrato federativo de Titi no existía ninguna cláusula de rescisión. En el privado, entre jugador y club, sí había una cláusula de 15.000 euros, cantidad que estaba dispuesto a pagar el Cartagena por Titi.

Belmonte le ofreció a los directivos del Jumilla esos 15.000 euros, más otros 50.000 en junio en el caso de que el Cartagena suba a Segunda A. Pero el Jumilla, que ayer confirmó el fichaje de Fran Moreno (ex de Leganés, Murcia y Lleida), pidió 100.000 euros por su delantero, que lleva 9 goles, y de ahí no se movió. Así, el Efesé descartó el fichaje de Titi y se centró en la contratación de Germán, quien curiosamente fue ofrecido al Cartagena hace dos semanas. Entonces, Belmonte lo descartó. Tras estar muy cerca de ir a la Ponferradina, ayer Germán sí que acabó en el Efesé.