La Verdad

FC Cartagena

Titi, retenido en Jumilla

Titi, en la reciente salida del Jumilla a Almendralejo.
Titi, en la reciente salida del Jumilla a Almendralejo. / LOF
  • El Cartagena está dispuesto a pagar los 15.000 euros de su traspaso, pero en el contrato federativo del ariete murciano no hay cláusula de rescisión

El fichaje de Titi Belmonte por el Cartagena se complicó ayer de una manera inesperada. Poco a poco, casi como de una película de intriga se tratara, en la jornada de ayer fuimos descubriendo capítulos desconocidos que enturbiaron un asunto que parecía finiquitado y cerrado desde el pasado viernes, cuando el ariete murciano, de 26 años y ex de UCAM y Granada B, firmó un preacuerdo con el Cartagena hasta junio de 2018. El sábado a mediodía, tras el entrenamiento, Titi reunió a sus compañeros y técnicos en el vestuario, y les anunció que dejaba el Jumilla, equipo con el que ha marcado 9 goles hasta el momento, para firmar por el Cartagena y que el domingo, ante el Real Murcia en Nueva Condomina, sería su último partido con la camiseta del equipo vinícola.

«A Titi nos lo han quitado. Es una pena, porque es un jugador vital para nosotros. Pero nos ha anunciado que se va al Cartagena y tenemos que reaccionar rápido y firmar un sustituto», confesaba Jorge Perona, capitán del Jumilla, en declaraciones a 'La 7' el pasado domingo por la noche, tras el empate del Jumilla en el campo del Murcia. Ayer, tras el entrenamiento, Titi se despidió y empezó a recoger sus cosas, con la idea de salir de Jumilla, venir a Cartagena a firmar su nuevo contrato y ponerse mañana a las órdenes de Alberto Monteagudo, entrenador del Cartagena.

Casi a la vez, su representante, Joaquín Vigueras, informaba a los dirigentes del Jumilla que el Cartagena iba a pagar la cláusula de rescisión estipulada en el contrato del futbolista, de 15.000 euros, para hacerse con los servicios del delantero murciano. Sin embargo, el asesoror legal del Jumilla, el abogado madrileño Paco Serrano, avisaba a Vigueras de que Titi no saldría del Jumilla por esa cantidad y de que en el contrato federativo del futbolista no había ninguna cláusula de rescisión.

Y así es. Serrano y Rubén Iglesias, presidente del Jumilla, le firmaron dos contratos a Titi en verano. En el primero, de 400 euros, no hay cláusula de rescisión. A pesar de que la cantidad mensual estipulada para el futbolista en ese contrato está muy por debajo del salario mínimo interprofesional, la Federación de Fútbol de la Región de Murcia (FFRM) lo aceptó. En el segundo contrato, que es privado entre club y futbolista y en el que se estipula otro salario mensual de 1.100 euros para Titi, sí aparece una cláusula en la que se indica que el jugador podrá rescindir su contrato durante la temporada mediante el pago de 15.000 euros. Sin embargo, ese segundo contrato no fue presentado por el Jumilla en la FFRM. Y, por tanto, a efectos federativos, el futbolista no tiene cláusula.

Doble negociación

Así las cosas, si el Cartagena lo quiere fichar durante el día de hoy, jornada de cierre de mercado, tiene dos opciones: llegar a un acuerdo amistoso con el Jumilla o lograr que la Federación Murciana medie en el asunto y acepte ese segundo contrato, en el que consta que con un pago de 15.000 euros el futbolista puede cambiar de club. La tercera vía sería recurrir a los tribunales y denunciar esa duplicidad de contratos. «El juicio lo ganamos seguro, porque lo que ha hecho el Jumilla es ilegal. La cláusula es de 15.000 euros, lo que iba a pagar el Cartagena. Ellos no adjuntaron el contrato privado al federativo, algo que no se puede hacer. Pero la verdad es que ahora estamos atados y Titi está muy jodido con esta situación», aseguró ayer el agente del futbolista, Joaquín Vigueras. El problema es que no hay tiempo. El mercado se cierra hoy y acudir a la justicia ordinaria conllevaría que Titi no jugara en ningún sitio durante los próximos meses.

Titi tiene dos contratos en el Jumilla. En el federativo no hay cláusula. En el privado, con el club que preside Iglesias, sí hay una cláusula de 15.000 euros. Pero, según fuentes de la FFRM consultadas por 'La Verdad', el que prevalece es el primero, salvo que un juez diga -dentro de unos meses- lo contrario. De este modo, la operación se ha complicado mucho. El futbolista estuvo ayer en la sede de la Federación Murciana, pidiendo ayuda. La visita fue en balde. Y, según su representante, hoy contactará con el sindicato de jugadores AFE, con el objetivo de que sus abogados entren de lleno en el asunto y antes de la medianoche de hoy su fichaje por el Cartagena quede desbloqueado. Por su parte, Paco Belmonte, dueño del Efesé, contactó ayer con el asesor legal del Jumilla, Paco Serrano, para tratar de llegar a un acuerdo. Pero el club vinícola no acepta los 15.000 euros que le ofrece el Efesé.

«Nadie lo quería»

«Las cosas no se hacen así, por la espalda y sin respetar a la otra parte. El Jumilla merece un respeto y yo velo por los intereses del club que me paga», afirmó anoche a este periódico Paco Serrano, asesor legal del Jumilla. «Nosotros nos enteramos por terceras personas de que Titi se iba al Cartagena. Lo dijo el sábado, en el vestuario, a sus compañeros. Pero ni él ni su representante se dirigieron a la junta directiva. Nosotros no sabíamos nada y él es jugador nuestro. Es como si yo digo que he fichado a un jugador del Cartagena, pero en realidad solo tengo cerrado el acuerdo con él y al Cartagena ni me he dirigido. Eso no es serio», añadió Serrano.

El representante de la directiva del cuadro jumillano indicó que «este verano nadie quería a Titi y nosotros apostamos por él. Es un gran delantero y lo está demostrando, desde luego. Pero fuimos nosotros los únicos que quisimos apostar por él, justo cuando venía de recuperarse de una lesión grave. Es jugador nuestro y aquí tiene que estar hasta el mes de junio. La otra opción es que si el Cartagena lo quiere de verdad, se siente con nosotros y nos haga una oferta que nosotros creamos justa», remató Serrano.