La Verdad

FC Cartagena
Los jugadores del Cartagena celebran un tanto en el partido ante el Atlético Sanluqueño, en la última victoria en el Cartagonova.
Los jugadores del Cartagena celebran un tanto en el partido ante el Atlético Sanluqueño, en la última victoria en el Cartagonova. / Antonio Gil / AGM

Una revolución para andar por casa

  • El Efesé hace cinco cambios en su plantilla para salir del «atasco de juego» en el Cartagonova.

  • Lorca, Marbella, Jumilla y Villanovense tienen mejores números como locales que el Cartagena. «Para ser campeón, hay que ganar en tu campo», recuerda Paco Belmonte

24 puntos sumados a domicilio y 20 en casa. El mundo, al revés. Todos los equipos que están la zona alta de la clasificación en los cuatro grupos de Segunda B basan su liderazgo en su fortaleza como locales. Sin embargo, el Cartagena es un líder contracultural. Los de Alberto Monteagudo, con más victorias fuera que en casa, siguen en lo más alto de la clasificación gracias a su extraordinario bagaje como visitantes. Han ganado siete partidos lejos de su estadio, los mismos que San Fernando, Racing de Santander y Barça B. La diferencia es que solo santanderinos y cartageneros han llegado ya a la cifra de 24 puntos como visitantes. El Barça B he hecho 23. La Cultural Leonesa y el San Fernando, 21. Y Lorca y Albacete, 19.

De los que están arriba en los cuatro grupos, peleando por ascender, solo Racing, Barça B y Cartagena han sido mejores como visitantes que como locales. La diferencia es que cántabros (23-24) y catalanes (22-23) solo han hecho un punto más lejos de sus respectivos estadios que como locales. Y el Cartagena (20-24) ha conquistado cuatro puntos más fuera que en el Cartagonova. El resto de los equipos, como suele ser norma habitual en todas las categorías y en todas las Ligas del mundo, ha cosechado mejores resultados jugando delante de su público que haciéndolo en campo contrario.

En el Grupo I, por ejemplo, la Cultural Leonesa es líder gracias a los 29 puntos sumados en el estadio Reino de León. Fuera ha conquistado 21. Racing (23-24), Celta B (29-17) y Pontevedra (31-10) completan la zona de 'playoff' de ascenso. En el II, el primero es el Albacete de José Manuel Aira, que en el Carlos Belmonte ha hecho 24 puntos. Fuera ha sumado 19. Toledo (27-12), Leioa (23-13), Bilbao Athletic (19-15) y Real Unión de Irún (23-11) son los conjuntos que siguen al cuadro manchego. Y en el III, el líder Barça B (22-23) es seguido por Alcoyano (29-14), Hércules (27-12), Badalona (20-18) y Valencia Mestalla (21-17).

Siete victorias a domicilio

En el IV, se da la circunstancia de que cuatro de los cinco perseguidores del Cartagena presentan a estas alturas mejores números como locales que el equipo de Alberto Monteagudo, líder con 44 puntos, 20 de ellos sumados en el Cartagonova y otros 24 a domicilio, gracias a las victorias en Córdoba, Mérida, San Fernando, Almendralejo, Jumilla, Huelva y Mancha Real y los empates en Melilla, Murcia y Linares. Por detrás vienen Lorca (25-19), Marbella (23-18), Villanovense (26-11), Melilla (19-17) y Jumilla (27-9).

Así las cosas, el cuadro albinegro necesita mejorar sus resultados en el Cartagonova, donde no gana desde el pasado 13 de noviembre, cuando despachó en un mal partido al colista Atlético Sanluqueño (2-0). Desde entonces, ha sumado dos empates apurados, ante Villanovense (1-1) y Balompédica Linense (1-1), y una derrota, contra el filial del Córdoba (1-2). Para que mejoren los resultados es esencial que antes mejore el juego. «Tenemos el problema identificado y detectado. Y por eso hemos hecho estos cambios en el mercado de invierno. Tenemos un atasco de juego en casa, debido a que los rivales nos conocen mucho, se nos encierran y nos cuesta hacer nuestro juego. Y lo que intentamos con los jugadores que llegan es darle al míster nuevas herramientas para salir de este atasco», confesó el pasado lunes el dueño del club, Paco Belmonte, durante el acto de presentación del canario Artiles.

A Belmonte no le gusta nada que se use el término 'revolución'. «Insisto en que no hay ninguna revolución ni cambios extraños. No estamos haciendo nada que no se haga en otros clubes y esta semana última fue una semana normal de mercado de invierno en un equipo de fútbol. Se han tomado dos decisiones y se han incorporado futbolistas que pueden aportar cosas distintas al equipo en estos últimos meses de la competición», comentó.

Cambio de dibujo

Belmonte recordó que «para ser campeón, hay que ganar en tu campo. Y nosotros no lo hemos hecho en los tres últimos partidos en casa. Con lo bien que lo estamos haciendo a domicilio, a poco que volvamos a la senda de los primeros meses de Liga como locales, vamos a irnos a números importantes y vamos a ser primeros. Hay un dato brutal. El UCAM, que el año pasado acabó primero y subió, ganó siete partidos fuera de casa en toda la Liga, los mismos que nosotros llevamos ganados en el mes de enero», destacó el propietario del Efesé.

Ahora, falta por descubrir qué pueden aportar los cuatro recién llegados, Isi Ros, Juan Antonio Ros, Llorente y Artiles. Para empezar, el pasado domingo en Mancha Real ya se vio un cambio de piezas, al aparecer Cristo Martín en la mediapunta, por detrás de Arturo, en una posición que hasta ahora siempre había sido para Juanlu Hens o Chus Hevia. Y Monteagudo planteó por vez primera en la temporada (y en su carrera como entrenador) un doble pivote defensivo con Gonzalo Verdú y Sergio Jiménez. Los dos estuvieron sobresalientes y la táctica no pudo salir mejor. Victoria convincente por 0-2 y superioridad clara. Lo siguiente podría ser un cambio de dibujo, ya que en sus anteriores equipos Monteagudo utilizó casi siempre un 4-1-4-1. Aquí ha apostado habitualmente por un 4-2-3-1.