La Verdad

FC Cartagena

Fútbol | FC Cartagena

Llorente aterriza y Ros se acerca

Fernando Llorente, perseguido por Arturo y Acciari, en un Burgos-Murcia jugado el 26 de abril de 2015.
Fernando Llorente, perseguido por Arturo y Acciari, en un Burgos-Murcia jugado el 26 de abril de 2015. / Valdivieso / Diario de Burgos
  • El medio segoviano se compromete hasta junio con el Efesé y el chaval de Los Nietos debe venir cedido por el Celta durante esta semana

Un año después del primer contacto entre jugador y club, Fernando Llorente Mañas (Segovia, 18 de septiembre de 1990) se convirtió ayer en nuevo jugador del FC Cartagena. El acuerdo, válido hasta el próximo 30 de junio, se anunció el pasado viernes por la noche, pero todo estaba a expensas de que el ex jugador de Villarreal B, Sabadell y Burgos lograra la rescisión de su contrato en el Politécnica de Timisoara, el conjunto de la Primera rumana en el que Llorente ha militado durante el último año y medio. El Timisoara es penúltimo en estos momentos y arrstra una grave crisis financiera.

Aunque Llorente, un medio organizador de calidad, y el Cartagena lo tenían todo arreglado, faltaba la firma del presidente del club rumano para poder confirmar el fichaje. Y finalmente esa firma llegó ayer. Ahora, el club albinegro está en otra guerra: la de conseguir el pase internacional del jugador, con el objetivo de que este próximo domingo pueda estar ya disponible en el encuentro ante el Mancha Real. Hoy aterriza en Cartagena y lo normal es que complete toda la semana de entrenamientos como uno más.

Experiencia en Segunda A

Llorente se formó en las categorías inferiores del Atlético de Madrid y acumula más de 70 partidos en Segunda A, tanto en el Villareal B como en el Sabadell. Además, también sabe lo que es jugar en Segunda División B, en el Burgos, en donde disputó un total de16 partidos y anotó dos goles durante cuatro meses en la temporada 2014/15. Allí dejó un gran recuerdo. Lo quisieron renovar, pero él optó por probar fortuna en el extranjero. En el Politécnica de Timisoara jugó 36 partidos en la pasada campaña. Y ha participado en 13 encuentros, entre Liga y Copa, en la primera parte de este campeonato rumano.

Llorente apuntaba muy alto en sus años en el Villarreal y después en el Sabadell. Tras quedar desvinculado en el verano de 2014 del Sabadell, con el que había militado durante dos temporadas en Segunda A, le tocaba enfrentarse a la tarea de estudiar detenidamente las ofertas que le llegaran y de tener el acierto necesario para elegir el mejor destino. Sin embargo, una lesión truncó de golpe sus planes. «Al principio te sientes el tío con peor suerte del mundo y se te pasan muchas cosas por la cabeza. Pero eso fue solo en un primer momento por el calentón. Después, solo pensaba en volver y volver y volver...», contó el futbolista segoviano nada más fichar por el Burgos, tras un tiempo alejado de los campos y tener que volver a empezar de cero en el equipo de la AFE.

Ros, el siguiente

Vendrá otro medio, aunque con diferentes características a las de Llorente, que es un tipo creativo y de exquisito toque. El siguiente en llegar debería ser el cartagenero Juan Antonio Ros, un medio defensivo que vendrá a pelear por un puesto con su íntimo amigo Sergio Jiménez. El chaval de Los Nietos, de 20 años, es suplente en el filial del Celta y, por tanto, ve con buenos ojos la propuesta del equipo de su tierra. Esta semana quiere cerrar su cesión el dueño del Cartagena, Paco Belmonte, quien está negociando con el Celta desde la semana pasada.

Hay que recordar que Ros contó mucho para su entrenador la pasada temporada, en la que el Barça B firmó un discretísimo undécimo puesto en el grupo III de Segunda B. El centrocampista de Los Nietos jugó 28 partidos. No obstante, los técnicos del Barça no vieron en él la progresión que esperaban (en el juvenil que entrenó Jordi Vinyals era uno de los mejores) y le dieron la carta de libertad. Ni siquiera se plantearon ofrecerle un año más de contrato y mantenerlo en el filial azulgrana. Así, se acabó la aventura de Ros en el Barça. Duró tres años. En verano, el Cartagena ya lo quiso fichar, pero el chico se decantó por el filial del Celta. Ahora, está muy cerca de volver a casa.

Precisamente la llegada de Ros, que parece inminente, acarrea la salida del ghanés Paul Quaye, de 21 años, que ha estado a prueba durante las tres últimas semanas. «Pese a ser considerado un jugador apto para el primer equipo, han fructificado otras operaciones que pueden cerrar la progresión al joven futbolista. Por este motivo, el club ha decidido no contar con los servicios de Quaye de cara a lo que resta de temporada. No obstante, el club seguirá muy de cerca la participación del mediocentro en su próximo equipo, al considerarlo un jugador muy interesante de cara al futuro», anunció el Efesé en una nota pública.