La Verdad

FC Cartagena
Juan Carlos Ceballos, capitán del Efesé, en un amistoso en Pinatar Arena.
Juan Carlos Ceballos, capitán del Efesé, en un amistoso en Pinatar Arena. / Pablo Sánchez / AGM

«He aprendido a pensar en el colectivo»

  • Ceballos, que este domingo jugará tras tres meses en el banquillo, admite que le costó «aceptar» su nuevo rol de suplente

  • «Con la edad y siendo el capitán, al final entiendo que mi trabajo es ayudar al grupo. Vine a subir con el Cartagena y no pararé hasta lograrlo», confiesa

Por vez primera en su carrera, Juan Carlos Ceballos (Barcelona, 1983) se ha pasado tres meses sin jugar estando en condiciones de hacerlo. Estuvo un año parado, pero aquello fue por decisión propia. En un intervalo dos meses murieron su padre y su íntimo amigo Dani Jarque, con quien creció en las categorías inferiores del Espanyol. Aquellas dos pérdidas seguidas le dejaron vacío y en la temporada 2010-11, cuando tenía 27 años, no quiso ponerse las botas. Lo recuperó para el fútbol el Badalona, en el verano de 2011. Allí hizo una fantástica temporada y lo fichó Pedro Reverte para el Cartagena tras el descenso a Segunda B de 2012. Desde entonces, salvo en el ejercicio 2013-14 que pasó en el Cádiz, no se ha movido de aquí.

Con 33 años se ha tenido que enfrentar a una situación absolutamente desconocida para él: quedarse cada domingo en el banquillo. Ahí ha estado desde la jornada 9 (15 de octubre ante el filial del Granada) hasta la 20 (el pasado domingo en Linarejos). En total, tres meses de sequía que acabarán este domingo. Óscar Ramírez está sancionado y Ceballos volverá a ser lo que en los últimos años siempre fue en el Efesé: el lateral derecho del equipo.

«Tengo que reconocer que esta semana está siendo algo diferente para mí. Sé que lo normal es que me toque jugar y quiero disfrutar al máximo del partido. Es en nuestro campo, tenemos que ganar y mi objetivo es hacer el mejor partido posible para que el míster vea que puede contar conmigo. Mi obligación es ponerle las cosas muy difíciles», confiesa Ceballos, quien admite que en estos tres meses que ha estado sin jugar «he hablado varias veces con Alberto [Monteagudo], porque tenemos buena relación, yo soy el capitán y es normal que hablemos».

El lateral catalán admite que «al principio me costó un poco más aceptar mi nuevo rol, pero pasan las semanas y te paras a pensar con calma y ves las cosas de otra manera. Con la edad que tengo, el tiempo que llevo en Cartagena y siendo el capitán, al final entiendo que mi trabajo es ayudar al grupo. He aprendido a pensar más en el colectivo y poner los objetivos grupales del equipo por encima de los míos. Lo único que me importa es que el equipo siga ganando y que ascendamos a Segunda A. Cuando eres más joven, tiendes a pensar solo en ti y en estar cada domingo en la alineación. Con los años, le das más importancia a que el grupo esté bien y a inculcarle a los compañeros lo importante que es para el club que demos el salto de categoría», subraya.

Disfrutando del liderato

En este sentido, Ceballos recuerda que «yo vine del Badalona hace mucho tiempo [en 2012] con la idea de subir al Cartagena, aún estoy aquí y seguimos en Segunda B. Yo no pararé hasta conseguirlo. Llevo cuatro años aquí, quiero quedarme y retirarme en el Cartagena. Pero todo eso no valdrá de nada si no somos capaces de ascender». Insiste en que «los años de fútbol y la experiencia acumulada te hacen ver las cosas de otra manera y disfrutar también más cuando pasas por situaciones como la actual, en la que el equipo lleva muchas semanas de líder».

Óscar Ramírez le ha quitado el puesto, aunque él adelanta que no se rinde. «A Óscar le conocía y sabía que el club fichaba a un buen lateral derecho. El mérito de Paco [Belmonte] y Manolo [Breis] ha sido reforzar el equipo y mejorarlo con los que han venido. Y es muy bueno que haya competencia en todos los puestos, que nadie se relaje y que se valore lo que se haga en cada entrenamiento. Óscar Ramírez ha hecho buenos partidos, pero no solo él. Todo el equipo ha funcionado y es normal que el míster haya mantenido el bloque», opina Ceballos.

Sobre si los movimientos en el mercado de invierno están causando mucho o poco revuelo en el vestuario, el capitán del Efesé señala que «en líneas generales el equipo está centrado en el partido del domingo y no hay demasiadas distracciones. No voy a negar que los que menos minutos estamos teniendo vivimos con esa incertidumbre de no saber qué va a pasar. Pero repito que Paco y Manolo están buscando lo mejor para el equipo y estoy convencido de que los que vengan será para mejorar y potenciar lo que ya tenemos. Vamos primeros, hemos hecho muchas cosas bien y no creo que haga falta tocar muchas cosas. En cualquier caso, los que estamos en el vestuario tenemos que dedicarnos a entrenar duro, no bajar los brazos y sacar los partidos adelante», sostiene el lateral barcelonés.

Belmonte avanzó la semana pasada que la defensa no se toca y que Ceballos va a cumplir su contrato, que acaba en junio, con el Cartagena. «Personalmente, nadie me ha dicho nada. Yo no me voy a relajar y voy a seguir trabajando cada día», cuenta Ceballos, quien no cree que el equipo esté pasando ahora mismo por un bache de juego. «Sabemos que la Segunda B es muy igualada y que es muy importante puntuar cada semana y mantener tu portería a cero muchas veces. A partir de ahí, unas veces estaremos más brillantes y otras menos en la zona ofensiva».

En otro orden de asuntos, el Cartagena juega esta mañana, a las 11.30 horas, un amistoso en el Campo A de La Manga Club ante el conjunto chino del Guangzhou Evergrande sub 19. Monteagudo quiere ver cómo compite el ghanés Paul Quaye durante 90 minutos.