La Verdad

FC Cartagena

FútboL | FC Cartagena

El liderato no lo tapa todo

Jesús Álvaro es frenado por un rival en el último partido en casa ante el Villanovense, saldado con empate a uno.
Jesús Álvaro es frenado por un rival en el último partido en casa ante el Villanovense, saldado con empate a uno. / Antonio Gil / AGM
  • El Efesé es una roca atrás, pero ha perdido la alegría ofensiva de las diez primeras jornadas. Los números han sido bastante mejores que el juego durante el último mes en un Cartagena más práctico que nunca

Puede parecer incluso temerario subrayar los defectos y carencias mostradas por el Cartagena, sólido líder del grupo IV, en el último mes de competición. Algunos dirán que si el Efesé, solo superado en puntuación por Cultural Leonesa y Racing de Santander, tiene deficiencias y problemas que solucionar, cómo estarán los otros 75 equipos de Segunda B que todavía no han alcanzado los 36 puntos, la cifra que suma ya el equipo de Alberto Monteagudo. Son los mismos puntos que suman Albacete y Celta B. La Cultural tiene 43. Y el Racing de Santander, 37.

No obstante, es importante que los árboles no nos impidan ver el bosque y se analice detenidamente lo que ha hecho el Efesé en los cinco últimos partidos, saldados con tres victorias, un empate y una derrota. Al sumar 10 puntos de 15 posibles, desplomarse el Marbella (5 de 15) y detener su escalada Lorca (6 de 15) y Jumilla (5 de 15), el Cartagena se encuentra ante un escenario casi idílico, que todos habrían firmado en agosto: si gana este domingo en su campo a la Balompédica Linense acabará la primera vuelta en lo más alto de la tabla.

No obstante, el objetivo no es ser 'campeón de invierno' ni quedar entre los cuatro primeros. El reto es ser campeón al final de la temporada regular y ascender a Segunda A la próxima primavera. Y para eso el control del juego y las sensaciones positivas deben acompañar a los buenos resultados de cada domingo. Y eso no ha sucedido en el último mes en el Cartagena, que ha sido más eficaz y práctico que nunca para quitarle el primer puesto al Marbella y luego saber mantenerlo. Pero los resultados han estado bastante por encima del juego, a excepción de la notable primera mitad que los albinegros hicieron en la salida a Almendralejo (victoria por 0-2).

Quitando esos 45 minutos ante el Extremadura, en los que el Cartagena sí recordó al de las buenas tardes contra el Marbella, el San Fernando o el Córdoba B, en el resto de encuentros el equipo de Monteagudo ha mostrado desajustes y desconexiones que en partidos grandes pueden resultar letales. Incluso puede pasar en partidos pequeños. Y fue lo que ocurrió, de hecho, en la salida a Jaén, la derrota previa a esta racha de 10 puntos sobre 12 posibles que ha encadenado en los cuatro últimos partidos el Efesé. En La Victoria, donde fallaron los que nunca suelen hacerlo (los dos centrales y el medio de contención), al Cartagena le faltó control, fuelle, seguridad, remate y fútbol para, al menos, sumar un punto.

El juego empeora

No mejoró demasiado la cosa en la siguiente jornada, en la que el Cartagena despachó con muy poco brillo al colista Atlético Sanluqueño, un conjunto muy limitado que por momentos incluso se creyó capaz de sacar un punto del Cartagonova. Dos goles a balón parado (falta de Gonzalo y penalti de Arturo) le dieron tres puntos básicos a los blanquinegros en un partido infame.

Tras la excepción de Extremadura, donde Sergio García, Cristo Martín, Juanlu Hens, Rivero y Jesús Álvaro estuvieron brillantes, el encuentro en casa ante el aspirante Villanovense volvió a dejarnos dudas que todos creíamos ya olvidadas. Jugadores como Cristo, Arturo y Sergio García, que estaban con la flecha hacia arriba, estuvieron muy desacertados en una tarde en la que Gonzalo, de nuevo en una acción de estrategia, salvó los muebles. Además del gol del empate, la única ocasión del Efesé en toda la tarde la tuvo Juanlu Hens, con un derechazo que rozó el palo.

Por último, el gol de Fernando que derribó la muralla del invicto como local Jumilla e hizo vibrar a todos los aficionados del Cartagena este último domingo ha significado mucho a nivel de números. Porque los de Monteagudo ya tienen cuatro puntos de colchón con el segundo. Y ocho, con el quinto. Pero el Efesé no mereció ganar en el campo de La Hoya. Al contrario, lo lógico es que hubiera perdido en otro partido muy pobre. Hizo más méritos el Jumilla y dispuso de más oportunidades el equipo de Pichi Lucas (cuatro). La única vez que el Efesé llegó a portería hizo su gol.

Lo mejor del líder en este tramo de competición está siendo su fiabilidad defensiva, con Míchel Zabaco a un nivel sobresaliente en el eje de la zaga, siempre muy bien secundado por Moisés y por los laterales Óscar Ramírez y Jesús Álvaro. Gonzalo Verdú, tanto de pivote como de central, también está viviendo días de vino y rosas en el equipo de su tierra. La traducción de todo esto es que Limones solo ha encajado un gol en los cuatro últimos partidos y que el Cartagena ha dejado su portería a cero en seis de los últimos ocho encuentros. Solo Villanovense (Owona) y Jaén (Víctor Andrés y Vitu) han visto portería ante el Efesé en los dos últimos meses.

Menos rendimiento

En la parte negativa, hay problemas que el liderato no puede ni debe tapar. Por ejemplo, el bajón experimentado por Juanlu Hens en los dos últimos meses. En las siete primeras jornadas salía a gol por partido, llegó a ser 'pichichi' de la categoría y todo el juego ofensivo pasaba por sus botas. A pesar del chispazo de calidad que dio origen al tanto de Fernando en Jumilla, el cordobés está lejos del tono exhibido en el inicio de la competición. Sigue anclado en 7 goles e incluso ha perdido la titularidad.

Peor es lo de su compañero Óscar Rico, llamado a marcar diferencias con su zurda desde ambos costados durante esta Liga. Pero ha ido de más a menos y en las últimas semanas no ha estado a la altura, ni cuando ha salido como revulsivo desde el banquillo ni cuando le han dado los 90 minutos, como pasó el domingo en Jumilla. Se le nota falto de confianza y sin chispa. Hay más. Un jugador tan regular y determinante como Cristo Martín lleva dos partidos muy desconectado del juego, totalmente irreconocible.

También hay problemas en la punta del ataque, donde entre Arturo, Chus Hevia y Fernando suman 8 goles, solo uno más que los anotados en el inicio de Liga por Juanlu Hens. Ninguno de los tres está rindiendo a su verdadero nivel y, por eso, Monteagudo no se cansa de rotar y sigue sin elegir a un '9' de manera definitiva. Incluso probó el domingo a Sergio García en la posición de ariete. No salió bien.

En resumen, si el Cartagena quiere ser uno de esos equipos que dan miedo a todos los rivales y que es capaz de encarar una fase de ascenso sin ningún tipo de tara, tiene que pulir aún muchos aspectos de su juego y mejorar especialmente en la faceta ofensiva. Desde luego, el entrenador debe lograr que los buenos futbolistas que tiene de medio campo hacia adelante estén cada domingo más cerca de dar el 100% y les haga ver que con el 50 o el 60% no bastará para subir. Es verdad que, como dice el tópico, lo que cualquier técnico desea es poder crecer desde la victoria. Y el Cartagena de Monteagudo ha sumado 11 en las primeras 17 jornadas. Y, desde luego, es mejor ir solucionando problemas desde las alturas, por encima de 75 equipos, que hacerlo en otras circunstancias menos ventajosas.