La Verdad

FC Cartagena

El Efesé despluma al líder

fotogalería

Arturo deja atrás a dos rivales una jugada del segundo tiempo. / A. GIL / AGM

  • Con Juanlu Hens y Sergio García en el banquillo, el Cartagena resuelve el partido en los cuatro primeros minutos y luego se exhibe ante un flojo Marbella

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

Pareció el Marbella un equipo del montón, incapaz de hacer pupa a nadie. El gran líder de Segunda B, capaz de ganar nueve de sus diez primeros partidos para asombro de toda la España futbolera, emitió sensaciones de bloque deshecho. No compareció en la 'noche de Champions' a orillas de Benipila. Su defensa fue inocente, tanto como una canción de La Oreja de Van Gogh. Su ataque, desnortado e insulso como el resto de su juego, pareció más el de un equipo que lucha por la permanencia que el de uno que busca el ascenso. No hubo partido, de hecho. En el minuto 4, el Cartagena ganaba 2-0. Y el líder que hasta hace cuatro días metía miedo a todo el mundo porque ganaba, ganaba y volvía a ganar se convirtió en una caricatura. En las próximas semanas veremos si lo de anoche fue un espejismo y el Marbella, curadas estas heridas, sigue siendo lo que fue hasta su llegada al Cartagonova o si, por el contrario, el batacazo que se pegó en Cartagena lo cambia todo.

Ahora viene la segunda parte. ¿Fue el Cartagena el que empequeñeció al Marbella con su ritmo vertiginoso y su fútbol de superior categoría o el recital que dio anoche el equipo de Alberto Monteagudo se vio favorecido por la mala noche de los malagueños? Eso lo descubriremos también en las próximas semanas, si unos confirman su tendencia al alza y los otros, a la baja. No hubo partido. Lo que vimos fue un recital. No hubo rival. Solo se vio a un equipo. Porque en la primera jugada de la noche, Arturo demostró qué tipo de delantero es con una soberbia acción personal en la que dejó atrás a Andrés Sánchez y Carlos Neva y pasó hacia atrás.

En el borde del área, con la zaga visitante descompuesta por la genial arrancada de 'Alatriste', Óscar Rico recogió el balón y su soberbio zurdazo entró por la escuadra. El ilicitano, que volvía a ser titular tras un mes en el banquillo, recuperaba la sonrisa. Necesitaba una noche así. No es un tipo acostumbrado a ser un revulsivo saliendo desde el banquillo. Y no lo estaba siendo. El caso es que el Cartagena no puede permitirse el lujo de dejar por el camino a un zurdo de tanto talento como él.

Todo el estadio sonrió en la siguiente jugada. Óscar Ramírez filtró un pase a Cristo Martín al que era imposible llegar, pero el canario quiso incordiar al central por si acaso. Y dio en la diana. Carlos Neva despejó con todo y el balón rebotó contra la espalda de Cristo, con la fortuna de que la pelota, que pudo haber terminado en cualquier parte, acabó alojada en la portería visitante, para desesperación del meta Guille Lara, quien no entendía nada. Minuto 4. 2-0 para el Cartagena. Y partido sentenciado. El guión soñado por cualquier aficionado albinegro. Aunque costaba mucho reconocerlo, el que estaba enfrente era el líder. El Marbella palidecía. El Cartagena se frotaba las manos.

Rivero, al mando

Con algo de orgullo y nada de acierto, los visitantes intentaron despertar de inmediato con dos disparos lejanos e intrascendentes de Añón y Kike Márquez, quien no estaba sancionado y finalmente sí pudo jugar. Solo dejó un par de detalles de su calidad. El que sí daba miedo cada vez que pisaba el área del rival era el cuadro local, con Arturo desatado y Chus Hecia muy activo. El asturiano, que por esas casualidades que tiene el fútbol se fue sin marcar pese a realizar un partido espléndido, conectó un tremendo cabezazo que se marchó rozando el palo tras un servicio desde la derecha de Rivero.

El cántabro, que venía dando síntomas de recuperación en las últimas semanas, cogió ayer definitivamente la batuta y se convirtió en el director de orquesta de los locales en una noche para el recuerdo. Los dos últimos intentos del cuadro local en el primer acto fueron protagonizados por Cristo Martín, uno desde dentro del área tras un fabuloso taconazo de Arturo. Y otro desde su casa, tras una salida en falso del meta Guille Lara, un manojo de nervios durante todo el choque. Cerca del final del encuentro se repitió esa misma jugada, con los mismos protagonistas. Y ahí estuvo muy cerca de marcar el ex del Tenerife con una lanzamiento desde el centro del campo.

Antes de eso, lo que vimos fue una exhibición brutal de un Cartagena sobresaliente. Arturo, que hizo su gol con un extraordinario remate de cabeza después de perdonar un uno contra uno con Guille Lara, se marchó aclamado del estadio. En el 3-0, la apertura de Rivero y el centro al área de Óscar Ramírez fueron para enmarcar.

Enfado de Fernando

Chus Hevia, que marcó un precioso tanto también con la cabeza que el árbitro anuló porque Moisés estaba en fuera de juego y acabó tocando el balón cuando ya había entrado, también sintió el calor de una grada volcada con los suyos. Entró por él Juanlu Hens en una decisión que el sevillano Fernando no entendió. El ariete de Pilas, que sigue con molestias en la rodilla, creía que Monteagudo le iba a dar minutos anoche y al ver que de nuevo se quedaba sin jugar no ocultó su tremendo enfado. Rivero también tuvo tiempo para descansar, pensando ya en el Jaén. Mientras, Óscar Rico y Jesús Álvaro se unieron a la fiesta en el segundo acto y disfrutaron de oportunidades muy claras. La cosa terminó 3-0, pero un 5-1 no habría extrañado a nadie.

El técnico del Marbella, Mehdi Nafti, sacó la bandera blanca en el minuto 54, quitando a sus dos mejores jugadores (Kike Márquez y Chaco) pensando ya en el partido del domingo en Nueva Condomina. Y curiosamente los mejores minutos de su equipo en el resembrado césped del Cartagonova llegaron sin ellos. Al ritmo de Peláez, los visitantes fabricaron dos o tres buenas oportunidades. En la mejor de ellas, Asier Goti lanzó al poste y Moisés evitó el tanto bajo palos. Fue una anécdota, ya que la victoria de los locales (cimentada en los cuatro mágicos primeros minutos) jamás corrió peligro.