La Verdad

FC Cartagena
Juanlu Hens celebra uno de los dos tantos que le marcó a La Roda, en el último partido en el Cartagonova.
Juanlu Hens celebra uno de los dos tantos que le marcó a La Roda, en el último partido en el Cartagonova. / Antonio Gil / AGM

Razones para una metamorfosis

  • Juanlu Hens emerge lejos de la banda, por su «intuición, llegada y capacidad para jugar por dentro»

En un corrillo informal con periodistas, un par de días después de que el Cartagena le ganara con facilidad al Al Rayyan catarí en el trofeo Carabela de Plata, un miembro del cuerpo técnico vaticinó que Juanlu Hens, centrocampista cordobés de 32 años, sería esta temporada el 'pichichi'. Faltaban pocos días para que empezara la Liga y este técnico albinegro se refería a que el cordobés, cuyo techo goleador en su carrera eran los cinco tantos anotados el pasado ejercicio en el Efesé, se refería a que el ex futbolista de Tenerife y Girona, entre otros, acabaría siendo el máximo anotador de la plantilla de Alberto Monteagudo. Venía de marcarle al campeón catarí y de ser el jugador más destacado de la pretemporada, junto a Fernando (5 goles) y el canterano Sergio Jiménez. Ya el curso anterior, primero con Víctor y luego con Monteagudo, Juanlu Hens había demostrado que su nueva posición de mediapunta le venía muy bien. Podía ser, por tanto, una predicción más o menos bien tirada.

Lo que este miembro del cuerpo técnico del Cartagena (ni nadie) podía sospechar es que Juanlu Hens llevara a estas alturas de Liga (sexta jornada) seis goles en seis partidos, que son cinco más de los anotados por los arietes Fernando (uno) y Arturo (uno). Y ni mucho menos podía soñar con que el '10' del Efesé, quien toda la vida actuó de extremo derecho, fuera a estas alturas el máximo realizador de todos los grupos de Segunda B. Con eso no contaba nadie, ni el propio Juanlu Hens, un tipo curtido, profesional y humilde que no se volvió loco cuando el año pasado se quedó siete veces en el banquillo (ante Linares, Cádiz, Sevilla Atlético, las dos veces ante el Jaén, Mérida y Jumilla) ni pierde el norte en estos días en que recibe una auténtica catarata de elogios.

«Dos cosas te definen: tu paciencia cuando no tienes nada y tu actitud cuando lo tienes todo» +3...¡Pensando ya en el siguiente!», escribió el jugador cordobés en Twitter en la mañana de ayer, tras el largo viaje de regreso desde Mérida, donde su sexto gol del curso le dio tres puntos de oro al Efesé en un partido cerrado, muy de Segunda B y decidido por un futbolista que parece tocado por una varita mágica en estos momentos. Es el único jugador de la categoría que ya suma seis goles, ha batido el récord personal anotador de su carrera -una trayectoria de bastante mérito en Primera y Segunda que le llevó por Córdoba, Valencia, Lleida, Alicante, Granada, Tenerife y Girona- y en este sensacional inicio liguero ha logrado en 5 jornadas lo que el año pasado le costó 36 jornadas.

¿Cómo se explica esta metamorfosis de Juanlu Hens? «Él siempre ha sido extremo, pero con la edad los jugadores cambian y él lo ha hecho. Ya no está tan cómodo de extremo, pero tiene una gran capacidad para jugar por dentro, se asocia bien con todos y es muy intuitivo. Sabe donde va a caer la pelota y tiene muy buena llegada. Llega a posiciones de remate y sus números demuestran que tiene mucho gol. Es una gozada jugar con él. Yo me divierto mucho en el campo a su lado», explica su compañero Cristo Martín, uno de los que ha mejorado mucho al lado de Juanlu.

Quique Rivero, otro tipo con criterio y talento, da otra clave. «El año pasado todos éramos nuevos y no nos conocíamos. Nos costó arrancar y hubo un proceso que costó. Ahora, todo es diferente. Yo sé donde está Juanlu en en el campo y él sabe donde estoy yo. Sin mirarnos, ya lo sabemos. Estamos compenetrados y no hace falta que él inicie el movimiento para que yo piense el pase. Sé donde quiere la pelota y él sabe donde se la voy a dar. Esto se ha conseguido a base de entrenamientos y partidos juntos», confiesa el medio cántabro, quien por cierto el pasado domingo en Mérida sufrió otro golpe en su dolorida espalda (se dio contra el poste en El Ejido y desde entonces anda con problemas en el costado). No obstante, lo normal es que pueda estar en el 'once' este domingo ante el Lorca.

«El año pasado me costó mucho y no tuve esa chispa y esa capacidad de desborde que necesitaba para jugar de extremo, que es la posición para la que me ficharon en principio. Al final, Víctor me puso por el centro, donde estuve más cómodo. Fue un acierto, ya que por el centro me noto mejor. Durante toda mi carrera nunca he sido un extremo al uso y me gustó siempre venirme al centro y participar mucho de la construcción de las jugadas de ataque. Aquí en el Cartagena, todo está más claro, los roles están bien definidos dentro del campo e intento aportar lo que tengo», declaró recientemente en una entrevista a 'La Verdad' el propio Juanlu Hens.

Pasador en Tenerife y Girona

Los técnicos, con Alberto Monteagudo a la cabeza, lo tienen claro. Juanlu Hens no ha marcado muchos goles en su carrera porque sus entrenadores de turno lo consideraron siempre más un pasador que un finalizador. De hecho, en el Tenerife que ascendió a Primera, dio 14 asistencias. Y en el Girona, sobre todo con Rubi como entrenador, sucedió lo mismo. Él y Jandro hicieron que el paraguayo Acuña (16 goles) se saliera en una campaña en la que los gerundenses no subieron a Primera porque se lo impidió el Almería en la final del 'playoff'.

Pero los hechos están evidenciando que Juanlu Hens tenía mucho más gol de lo que todo el mundo pensaba. Nadie sabe ahora qué hubiera pasado si el cordobés hubiera jugado una década entera en el fútbol profesional por detrás del ariete, la posición en la que ahora, en el Cartagena, está sorprendiendo a todos en una metamorfosis casi nunca vista antes por estos lares.