La Verdad

FC Cartagena

De Amaro a Indiano, una treintena larga de trasvases entre los dos equipos

  • Muchos de los jugadores que, en los últimos años, han triunfado en Cartagena acaban siendo contratados por la entidad del Rico Pérez

A las gigantes polémicas, las victorias históricas y las derrotas que tardan décadas en olvidarse hay que añadir que el trasvase de futbolistas entre Hércules y Cartagena ha sido muy frecuente desde hace 50 años. Ya en los sesenta, el 'fiero' Norberto Amaro, uno de los mejores jugadores de la historia del Cartagena, cambió El Almarjal por el campo de La Viña durante un par de temporadas. «El Hércules fue el equipo que mejor me pagó, 200.000 pesetas de la época y al contado, pero es verdad que cuando más disfruté en el campo fue en el Cartagena [tuvo tres etapas como albinegro]», confesó en alguna entrevista el mítico Amaro, fallecido en 2009 y quien fuera tío del legendario madridista Amancio. Tatono y Cortés , menos relevantes que Amaro en la historia del Cartagena, también vinieron del Hércules en los años 60.

Canteranos albinegros como el meta Sebastián y el central Juan Huertas también vistieron la camiseta blanquiazul. Huertas aún hoy es recordado en la zona noble del Rico Pérez. Sebastián duró menos allí, fundamentalmente por sus continuas indisciplinas fuera del terreno de juego. El talentoso medio Vicente Brau, joya de la cantera alicantina, hizo el camino a la inversa en 1988 y disfrutó en el gran Efesé de Voltaire García. También vino de allí el central malagueño Rafa Muñoz, buen amigo de Palomeque. A finales de los 80, Latorre también dejó el Hércules para fichar por el Cartagena. Y otro que vistió las dos elásticas fue el inolvidable zaguero Cecilio Zunzunegui.

El caso es que una treintena larga de jugadores han vestido la camiseta de los dos equipos en los últimos tiempos y se da la circunstancia de que en los últimos años muchos de los que triunfan en Cartagena acaban siendo contratados por la entidad del Rico Pérez. Pasó con los delanteros Braulio De Lucas y Fernando (ahora de vuelta en el Efesé) y con los entrenadores Pacheta y Luis Tevenet. También sucedió a la inversa, cuando el defensa Abraham Paz abandonó Alicante para venir al 'megaproyecto' de Paco Gómez y Ángel Quirantes. La cosa no pudo salir peor.

El último viaje, el del madrileño Carlos Indiano, fue dirección Cartagena. Sin minutos en el Hércules, el pasado mes de enero vino al Efesé. Se lesionó en su primer partido y aquí tampoco tuvo la continuidad que él quería. No fue renovado y ahora está empezando de cero en el Lleida.