La Verdad

FC Cartagena
Luis García Tevenet durante un entrenamiento con el Hércules en el campo de Foncalent.
Luis García Tevenet durante un entrenamiento con el Hércules en el campo de Foncalent. / J. P. REINA

«Pondré la mejor alineación posible porque la Copa es vital para nosotros»

  • Luis García Tevenet, Entrenador del Hércules

  • «El Cartagena ha empezado muy bien y es de los equipos que ahora está en mejor forma. Además cuenta con el 'factor campo'», afirma

Desde que se fue, en junio de 2014, no ha vuelto a pisar Cartagena. Ni el Cartagonova. «He estado muy lejos, en Huesca, y no he podido venir», alega Luis García Tevenet (Sevilla, 1974), uno de los tres mejores entrenadores que ha tenido el Efesé en la última década. Su proyecto, que tocó techo con la histórica eliminatoria copera ante el Barça de Tata Martino y brilló con la clasificación para la fase de ascenso, fue cercenado de un modo disparatado por Javier Martínez y Javier Marco. «Pedro Reverte y yo queríamos seguir, íbamos a mantener aquella base y reforzarnos en tres o cuatro posiciones para dar un salto de calidad al año siguiente. Lo teníamos todo visto y preparado. Pero cambió la dirección deportiva, echaron a Reverte y yo también me tuve que ir. No pudo ser», lamenta un Tevenet que pasado mañana regresa con el Hércules. En un solo partido, Cartagena y Hércules pueden dar un paso de gigante para jugar contra un grande en la Copa del Rey.

- Su equipo ha sumado dos derrotas seguidas en Liga. Un mal inicio para el Hércules, desde luego. ¿Está preocupado?

- Yo no lo llamaría preocupación. Todavía es muy pronto. Pero sí que tenemos que aprender de las derrotas contra Barça B y Sabadell y saber que no sirve de nada hacer muchas cosas bien si luego regalamos goles y puntos de la manera más absurda. Esto es Segunda B y tenemos que meternos en la cabeza que cualquiera gana a cualquiera y que, aunque seamos el Hércules, hay que bajar al barro en cada partido.

- ¿Ha encontrado en Alicante el club que esperaba?

- Sí. El Hércules tiene una gran historia en Primera División y una afición muy fiel. Cuando vienes a un club así ya sabes lo que toca. Queremos lograr ese ansiado ascenso que en los dos últimos años se ha rozado y mi idea es que los jugadores estén calmados y se centren en lo deportivo. Ya sabemos que en este tipo de clubes grandes el problema es que siempre hay prisas. Pero eso también debemos saber gestionarlo.

- Sobre el papel, ustedes tienen una de las cinco mejores plantillas de toda la Segunda B.

- Estoy contento con lo que tenemos. Hemos tenido un verano de mucho desgaste y al final es verdad que tenemos el grupo que queríamos tener y que nuestros 16 senior son primeras opciones. Luego tenemos a sub 23 de la cantera con ganas de progresar. No obstante, ya sabemos cómo es la Segunda B y hay mil casos de grandes plantillas que al final no han ascendido.

- ¿Le costó mucho tiempo digerir su destitución del año pasado en Huesca?

- Fue un palo, sí. Porque además yo pienso que se tuvo poca paciencia. Mi primer año en el Huesca fue muy exitoso, con el ascenso a Segunda A y la eliminatoria de Copa con el Barça. Volvíamos al fútbol profesional y se apostó por dar continuidad a mi trabajo. Pero muy pronto llegó mi destitución y al final no tienes la oportunidad de demostrar si estás preparado o no. Ya pasó. Soy joven y me alivia el que este último verano me hayan llamado equipos de Segunda A y un montón de clubes de Segunda B.

- Le dijo que no al Albacete y, sin embargo, acabó fichando por el Hércules. ¿Por qué?

- Lo del no al Albacete queda feo. Me llamaron pronto, a finales de mayo, y estuvimos reunidos. Yo quería esperar algo de Segunda A y no firmé allí, pero le estoy muy agradecido al Albacete por el interés. Más adelante salió lo del Hércules y me gustaban muchos factores de su oferta. Por eso vine a Alicante.

- ¿Qué recibimiento espera este miércoles en el Cartagonova?

- No me he parado a pensarlo. Yo tengo un recuerdo muy bonito de mi año en Cartagena. Fue una temporada durísima y yo creo que en Cartagena la gente no sabe de la misa la mitad. Todo lo bueno que le pasó ese año al club fue por lo que hicieron los jugadores en el campo. El gol de Fernando, traer al Barça, ir al Camp Nou, meternos en ‘playoff’ haciendo 73 puntos y solo por detrás de dos equipazos que ese año fueron el Albacete y La Hoya, estar 13 jornadas sin perder, remontar y ganar un montón de partidos que empezamos perdiendo 0-1 o 1-0... En definitiva, yo creo que la afición tiene un grato recuerdo de aquella temporada, aunque es verdad que caímos demasiado pronto en el ‘playoff’ del ascenso. El Avilés nos eliminó en la primera ronda en unas condiciones en las que nos costaba ya mucho competir, por todo el lío que había ya en el club. No obstante, llegamos hasta donde llegamos. Ellos fueron mejores que nosotros y nos tuvimos que conformar con llegar hasta esa primera ronda.

- Su seriedad y su rostro de circunstancias durante el acto de presentación del proyecto de Sporto Gol Man, en marzo de 2014, ya anunciaba que algo no iba bien. ¿Qué es lo que vio usted en Javier Martínez aquel primer día que le hizo preocuparse antes de que empezaran a preocuparse de verdad todos los demás?

- Vi que los jugadores no estaban cobrando y que necesitábamos realidades y no palabras. No lo vi claro y lamentablemente al poco tiempo ya nos dimos cuenta de que los nuevos dueños no iban a aportar las soluciones que necesitábamos. Fue un año complicado. Nos costaba cobrar y cuando nos tocó el Barça en la Copa vimos el cielo abierto. Se pagaron algunas nóminas y se afrontaron muchas deudas del club con alguna taquilla. Pero en enero y febrero regresaron los problemas. Lo que yo valoro mucho de aquella plantilla es que, pese a todos los problemas, rindieron al 100% y llegaron hasta donde podían llegar. En lo deportivo, fue un año incomensurable.

- ¿Cómo ve lo de pasado mañana en el Cartagonova?

- Yo creo que puede ser un partido bonito, muy de Copa. A nivel personal, le deseo toda la suerte del mundo al Cartagena y a Alberto [Monteagudo] a partir del jueves. Que sigan así en la Liga y que asciendan a Segunda A. En cuanto a lo general, yo siempre digo que todos los equipos de Segunda B que participamos en la Copa del Rey salimos de casa empatados a una cosa: a ilusión. El premio que tenemos a la vuelta de la esquina, a solo dos partidos, es muy gordo. Se trata de un premio en lo deportivo para los jugadores y en lo económico para el club que puede recibir a un Barça o a un Madrid.

- La gente está muy ilusionada con su equipo en Cartagena. En el Cartagonova se ha recuperado la sonrisa.

- ¡Claro! Y es normal que estén así. El Cartagena ha empezado a muy buen nivel y ahora mismo es de los equipos que está en mejor forma. Es normal que los aficionados estén ilusionados y además ya se sabe que la Copa del Rey da ese plus. Todo se decide en 90 minutos y además ellos tienen a su favor el ‘factor campo’.

- Monteagudo dijo el sábado, tras la victoria al Mancha Real (3-1), que va a hacer cambios en la alineación y que dará minutos a jugadores que todavía no han debutando en la Liga. ¿Qué va a hacer usted?

- Lo primero es ver cómo están [los lesionados] Chechu y Javi Flores. Los dos son muy importantes en nuestro sistema ofensivo y los necesitamos. Chechu está en la fase final de su recuperación y tal vez llegue muy justo a Cartagena. Javi Flores va a trotar mañana [por hoy] y tomaremos una decisión el mismo miércoles.

- ¿Titulares o suplentes, entonces?

- La Copa es muy importante para nosotros. Por muchos factores, es incluso vital. Dentro de las limitaciones que tenemos por poder alinear solo a 16 senior , por las lesiones y sabiendo que a los sub 23 que tenemos les falta experiencia en partidos de este tipo, pondré la mejor alineación posible para contrarrestar al Cartagena y pasar la eliminatoria. No obstante, también debemos pensar en la Liga, ya que el domingo jugamos contra el Llagostera y el calendario se endurece luego. Tenemos Mestalla, Eldense, Badalona y Lleida.