La Verdad

FC Cartagena

Monteagudo y el 'overbooking'

Chus Hevia, en un entrenamiento de la semana pasada en Pinatar Arena.
Chus Hevia, en un entrenamiento de la semana pasada en Pinatar Arena. / P. SÑANCHEZ / AGM
  • El técnico manchego tiene la necesidad de gestionar una delantera en la que tres o cuatro jugadores importantes se quedarán en el banquillo

Fernando y Arturo. Uno se quedará en el banquillo. Chus Hevia y Juanlu Hens. Uno no será titular. Sergio García y Cristo Martín. Uno será suplente. Óscar Rico y Guirao. Uno de los dos no jugará. La mejora experimentada en la plantilla del Efesé -especialmente en la zona de ataque- aumentará claramente el nivel del equipo y, a su vez, hará que la lucha por hacerse con una plaza en el equipo titular sea feroz a partir del 20 de agosto, fecha en la que se jugará la primera jornada del campeonato liguero 2016-17.

Es algo con lo que, por ejemplo, el año pasado no tuvo que lidiar Alberto Monteagudo, quien prácticamente repitió equipo cada domingo y siempre dio la titularidad a los atacantes de más peso en el grupo, tales como Cristo Martín, Sergio García, Menudo y Juanlu Hens. Solo Chus Hevia, fichado en enero, se pasó un tiempo en el banquillo (siete partidos), aunque el asturiano tiró de humildad, fue capaz de darle la vuelta a esa situación con su trabajo diario en los entrenamientos y acabó siendo titular en las tres últimas jornadas, contra Real Murcia, Melilla y San Roque de Lepe.

El resto de suplentes habituales (Mario, Indiano, Luque o Laens) acató su rol y esa cuestión no supuso ningún problema para Monteagudo, quien tras ser despedido en Cádiz y La Roda y pasarse 22 meses en su casa, sin poder sentarse en un banquillo, tuvo un regreso notable con un Cartagena que fue capaz de estar trece semanas sin perder y remontó hasta meterse en puestos de clasificación para la Copa del Rey.

Siete suplentes

No obstante, la película cambia bastante a partir de ahora. Paco Belmonte ha confeccionado una plantilla en la que hay ocho jugadores de ataque para solo cuatro puestos, ya sea con un 4-2-3-1 o con un 4-1-4-1. Lógicamente, cuatro atacantes se quedarán cada domingo en el banquillo. Hablamos de jugadores contrastados y de mucho peso en Segunda B. Y alguno de ellos no irá a la grada gracias a que acaba de modificarse la norma y las convocatorias de Segunda B, como las de Primera y Segunda A, esta temporada por fin podrán estar formadas por 18 hombres.

Hay 'overbooking' en ataque y Monteagudo, que se enfrenta al reto más exigente de su carrera (quizás solo superado en importancia por el que vivió en el Cádiz en el verano de 2012), necesita gestionar bien un asunto que a veces puede generar conflictos en los vestuarios. Porque una cosa es lo que diga el futbolista públicamente y otra lo que suceda de puertas hacia adentro. En este sentido, casi todos los jugadores que han trabajado con Monteagudo destacan de él que es «bueno, cercano y cariñoso con todos y siempre evita el conflicto y pone paz cuando ve que algo se puede convertir en un problema».

La gestión del grupo, por tanto, será una de las claves de la próxima campaña. Habrá que ver si Monteagudo mantiene su filosofía de competir con un mismo 'once' tipo o si, por el contario, apuesta por las rotaciones y va repartiendo los minutos. La pretemporada nos dará pocas pistas y habrá que esperar a las primeras jornadas para salir de dudas.