La Verdad

FC Cartagena

Inicio balsámico antes de la batalla

Los 24 jugadores que iniciaron la pretemporada con el Efesé corren agrupados, ayer por la tarde en el Cartagonova.
Los 24 jugadores que iniciaron la pretemporada con el Efesé corren agrupados, ayer por la tarde en el Cartagonova. / Pablo Sánchez / AGM
  • 24 jugadores comienzan la pretemporada con una suave sesión, víspera de unas intensas jornadas de trabajo

Con puntualidad inglesa, a las 19.30 horas, los 24 jugadores (19 de la primera plantilla y 5 del filial) que van a compartir el primer tramo de la pretemporada en el Cartagena saltaron ayer al césped del Cartagonova para comenzar un trabajo que se prolongará hasta el tercer o cuarto sábado del mes de agosto. Los porteros Limones y Marcos Morales; los defensas Ceballos, Moisés, Míchel Zabaco (el último fichaje), Gonzalo Verdú (quien solo completó la primera parte del entrenamiento) y Jesús Álvaro; los medios Sergio Jiménez, Rivero, Pablo Ortiz, Juanlu Hens, Cristo Martín, Óscar Rico, Guirao y Álex Jiménez (que saldrá del club); y los delanteros Chus Hevia, Sergio García, Arturo y Fernando se pusieron a las órdenes del nuevo preparador físico, Paco Imbernón, y del segundo entrenador, Juanlu Bernal. Alberto Monteagudo, en la primera sesión de trabajo, fue un espectador más. Junto a los 19 integrantes de la primera plantilla se ejercitaron cinco chicos del filial, los porteros Dani Ortigosa y Álex, el lateral Valero, el medio José Isidoro y el extremo Ñiles.

Poco más de una hora duró el primer entrenamiento de un ejercicio la mar de ilusionante, en el que el Cartagena aspira a lo máximo. Ha conservado lo bueno que tenía y ha incorporado a siete futbolistas que deben darle lo que le faltó el año pasado. Los delanteros Arturo y Fernando deben aportar goles. Pablo Ortiz, juego combinativo en el medio. Los zurdos Óscar Rico y Guirao, profundidad, regate y descaro. Míchel Zabaco, contundencia y polivalencia en defensa. Y Marcos Morales, seguridad bajo palos ante una emergencia.

Cerca de cien aficionados acudieron a la llamada del club y asistieron al primer entrenamiento de la precampaña. La tarde dejó estampas curiosas, ya que mientras los futbolistas realizaban carrera continua y -más tarde- ejercicios con balón a mitad de campo, una veintena de operarios montaban el andamiaje del escenario del concierto que mañana dará Alejandro Sanz en el recinto de Benipila. Ya hay casi 10.000 entradas vendidas para ese recital, por cierto. El club ingresará un fijo que rondará los 15.000 euros, en contraprestación por los daños que sufrirá el césped en el concierto.

La jornada fue intensa para jugadores y técnicos. A las nueve de la mañana tuvo lugar la primera toma de contacto en el vestuario local del estadio. Fue el momento de las bienvenidas, las presentaciones y los discursos. Unos minutos más tarde las once, todos los futbolistas se trasladaron a las instalaciones del Centro Médico Virgen de la Caridad, situadas en la calle Jorge Juan, y allí se sometieron a los primeros reconocimientos médicos. Más adelante, se someterán a pruebas de esfuerzo y a revisiones más completas. Y por la tarde, tras casi dos meses de vacaciones, llegó el momento de empezar a dar patadas al balón. Esto ya no para. Hoy, a las nueve, segundo ensayo, esta vez en Pinatar Arena.