Noche de bochorno y disgusto en la grada

Paco Belmonte junto a Salvador Bernal, de Talasur Group. /J.M. RODRÍGUEZ / AGM
Paco Belmonte junto a Salvador Bernal, de Talasur Group. / J.M. RODRÍGUEZ / AGM

Unos 5.500 espectadores mastican la primera derrota del curso, en la que hubo colas en las taquillas y el césped presentó un mal estado

RUBÉN SERRANO CARTAGENA.

Pasaron dos meses y un día desde la última vez que el Cartagonova acogía un partido oficial. La última imagen que se quedó grabada en el imaginario de la afición albinegra fue la del dueño y presidente del club, Paco Belmonte, abatido en el césped tras perder el ascenso contra el Extremadura. Pasado el tiempo y cicatrizadas las heridas, el Efesé regresó al ruedo, por séptima temporada consecutiva en Segunda B y con el único objetivo de pisar de una vez por todas el fútbol profesional. No empezó con buen pie. Unos 5.500 espectadores acudieron al estadio.

Lo cierto es que la del sábado por la noche fue una cita para volver a empezar de cero, una noche veraniega de bochorno y disgusto en la que no faltaron las colas kilométricas en las taquillas, ni la clásica oscuridad que cada año aportan los arcaicos focos del Cartagonova. El césped tampoco estaba para muchas pisadas, víctima de una plaga que cambió el terreno verde por marrón. A la cita no faltó el nuevo presidente del Jimbee Cartagena Fútbol Sala, Miguel Ángel Jiménez Bosque. Tampoco el entrenador del UCAM Murcia, Pedro Munitis, ni el exfutbolista albinegro Txiki, ahora en el Lorca Deportiva.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos