Munúa, el 'tapado' de Belmonte

Gustavo Munúa, en un entrenamiento con el Deportivo B en la Ciudad Deportiva de Abegondo. / dxt campeón
Gustavo Munúa, en un entrenamiento con el Deportivo B en la Ciudad Deportiva de Abegondo. / dxt campeón

El técnico uruguayo, que fue portero de Deportivo, Levante y Málaga, viene de hacer una gran temporada con el Fabril

FRANCISCO J. MOYA CARTAGENA.

Pasaban unos minutos de las cinco de la tarde y el caprichoso azar quiso que el anuncio de su llegada al Cartagena coincidiera con la confirmación oficial de la marcha de Cristiano Ronaldo del Real Madrid. Camino de Turín anda el astro portugués y hacia Cartagena viene el uruguayo Gustavo Adolfo Munúa, de 40 años, quien finalmente será el sustituto del albaceteño Alberto Monteagudo en el banquillo del Efesé. El club cartagenero cerró durante la mañana su contratación y la anunció con celeridad a primera hora de la tarde, consciente su dueño, Paco Belmonte, de que el personal empezaba a impacientarse tras las -inesperadas- respuestas negativas de Luis García Tevenet (escogió al filial del Levante) y Curro Torres (prefiere esperar una oferta de Segunda cuando vayan cayendo técnicos).

Al final llega Munúa, el 'tapado' de Belmonte. Se trata, desde luego, de un personaje muy conocido en el fútbol español, ya que fue portero en Primera División durante diez temporadas. Estuvo seis años en el Deportivo de la Coruña, tres en el Levante y uno en el Málaga, siempre en la máxima categoría. Cerró su carrera con una campaña -en blanco- en la Fiorentina. Debutó con 19 años en el primer equipo del Nacional de Montevideo y en el verano de 2003, ya con 25 años, Lendoiro e Irureta lo contrataron para que le disputara el puesto bajo palos a Molina y Juanmi en un 'SuperDepor' que peleaba todos los títulos con Madrid y Barça.

Está Munúa, eso sí, por descubrir como entrenador, en los albores de su carrera en España tras un buen primer paso en el filial del Deportivo, donde cogió un joven equipo que ya funcionaba con Cristóbal Parralo -ascendido al primer equipo coruñés tras la destitución de Pepe Mel- y supo mantener una inercia ganadora y una dinámica positiva que hizo que en la última jornada peleara con el Rayo Majadahonda por la primera plaza del grupo I de Segunda B.

En Uruguay y Ecuador

Como entrenador, su primera experiencia fue en la temporada 2015-16 en el Nacional de Montevideo, uno de los dos grandes de su país. Destacó en su participación en la Copa Libertadores (cayó en cuartos de final ante Boca Juniors en la tanda de penaltis) pero no logró el título en el campeonato uruguayo y eso provocó su salida, a pesar de que gran parte de la afición apostaba por su continuidad. En enero de 2017 se marchó al Liga de Quito, de Ecuador, donde vivió una amarga experiencia y fue destituido después de ganar un solo encuentro de 20 posibles. Lógicamente, su paso por este conjunto ecuatoriano es recordado con cierto horror por la animosa hinchada del Liga de Quito.

Las cosas han mejorado en su primera experiencia en España. Esta temporada ha dirigido al Fabril, filial del Deportivo, equipo al que cogió con la temporada empezada. Llegó a tierras coruñesas a mediados de noviembre, en la jornada 14, y mantuvo el rumbo del equipo hasta el punto de que luchó hasta el final por la primera posición. Acabó segundo del grupo I, a un solo punto del Rayo Majadahonda. Jugó el 'playoff' de ascenso sabiendo que no podía subir por culpa del descenso del primer equipo y fue eliminado en la primera ronda, por el Extremadura, tras un lamentable error del portero Álex Cobo en los últimos minutos de la prórroga del partido de vuelta.

Es un técnico con carácter y muy exigente. Le gusta el juego asociativo y de continuas combinaciones. Maneja todos los códigos del fútbol, tanto los externos como los internos. Y se compromete por una temporada con un Cartagena en el que desembarca con la obligación de ser primero del grupo IV y ascender a Segunda. Tiene trabajo por delante.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos