Munúa empieza por la comunicación

Munúa dio ayer una charla a los futbolistas en Pinatar Arena, antes del primer entrenamiento de la temporada. / fotos: J. M. rodríguez / agm
Munúa dio ayer una charla a los futbolistas en Pinatar Arena, antes del primer entrenamiento de la temporada. / fotos: J. M. rodríguez / agm

El Efesé inicia la pretemporada con 15 jugadores de la primera plantilla; el uruguayo incide en «hablar más» y triangular «fácil»

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

«¿Son menos diez? Da igual, empezamos ya», dijo sonriente Gustavo Munúa, en la puerta del vestuario de Pinatar Arena. Tenía ganas el entrenador uruguayo de pisar el perfecto césped de las instalaciones y reunió a sus futbolistas diez minutos antes de lo previsto: a las ocho menos diez recibieron una arenga y a las nueve, entre bromas, risas y algún que otro bostezo, ya estaban manos a la obra en el verde los 23 jugadores disponibles, 15 del primer equipo y 8 del filial. «Sigamos manteniendo la ilusión», cantaba Ana Torroja con Mecano, y así se lo aplicó el Efesé: fuera el luto, cicatrizadas las heridas del curso anterior, el conjunto albinegro arrancó la pretemporada tan solo 26 días después de perder el ascenso contra el Extremadura.

La primera puesta a punto del Efesé tuvo lugar en el desangelado campo 6 de Pinatar Arena, una alfombra verde sin público ni curiosos interesados en ver resurgir de sus cenizas a un equipo que se quedó a medio minuto de subir a Segunda División. No se lo quiso perder el dueño y presidente, Paco Belmonte, que vio desde una banda 20 de los 75 minutos de la sesión y después se marchó a continuar con sus gestiones: tiene tarea por delante, al menos diez fichajes más, y no quiso entretenerse demasiado; marchó directamente a su despacho, en el estadio Cartagonova.

Los que empezaron

Porteros
Pau Torres, Fran y Juanma (portero a prueba).
Defensas
Ramírez, Jesús Álvaro, Moisés, Antonio López (Lorca FC), Sergio Ayala (Valencia Mestalla) y Mauro (filial).
Centrocampistas
Jiménez, Adama, Chavero, Cordero, Damián (filial), Carrillo (filial), Campoy (filial), Jara (Real Murcia), Abalo, Hugo, Tote (filial) y Fito Miranda (Cornellà). Cristo, lesionado, no tiene ficha.
Delanteros
Rubén Cruz e Ismael (filial).

Como era de esperar, la primera toma de contacto fue muy liviana. El preparador físico Félix Martínez, 'El profe', que viene del Deportivo de la Coruña, hizo piña en el vestuario desde el principio: diseñó unos ejercicios sin balón y en parejas, con unos balones medicinales, colchonetas y tareas para mantener el equilibrio. Estuvieron Pau Torres, Óscar Ramírez, Jesús Álvaro, Moisés, Sergio Jiménez, Cordero, Chavero, Adama, Hugo, Abalo y Rubén Cruz de la temporada pasada; los fichajes Antonio López, Sergio Ayala, Santi Jara, Fito Miranda y Jesús Carrillo; y los canteranos Mauro, Damián, Fran (portero), Juanma (portero), Campoy e Ismael.

Yepes habló con el charrúa al final de la sesión y le preguntó que qué tal había visto a Pau Torres, con opciones de marcharse

Café para vencer al sueño

Un rato antes de empezar el entrenamiento, y a fin de estar bien despiertos, algunos jugadores optaron por juntarse en el restaurante y tomar café, mientras ojeaban la prensa. «Y entonces, sin el Lorca FC, jugamos contra el Yeclano, ¿no?», le preguntaba Hugo Rodríguez a Moisés, que asentía con la cabeza, con una taza de café en la mano. «Yo es que me he hecho de la Juventus, ¿sabes? Donde esté Cristiano Ronaldo», comentaba, sonriente, un Cristo Martín sin muletas desde hace una semana y que no se perdió ni un detalle del entrenamiento.

Lo que sí dejó claro esta toma de contacto es que a Munúa no le gusta entrometerse en el trabajo de su cuerpo técnico. Durante la primera media hora, Félix Martínez tomó las riendas y tanto el uruguayo como su segundo, Christian Berman, dejaron al preparador físico. Los dos entrenadores no empezaron a meter 'caña' a los jugadores hasta que hicieron ejercicios con el balón. Ahí dejaron notar los dos charrúas que tienen genio y carácter: dividieron a la plantilla en grupos (por petos verdes, naranjas y lilas) y organizaron un rondo.

Munúa ya dejó intuir el día de su presentación que seguiría las líneas maestras del estilo de juego, al toque y veloz, que practicaba el Efesé con Alberto Monteagudo. Sus frases y las de Berman así lo confirmaron. «Que ruede la bola, salgan rápido, asóciense con tres toques, busquen líneas de pase con calidad. La perdemos rápido y nos cuesta un huevo recuperar. Sean sencillos, ocupen bien los espacios, con seguridad», gritaban los uruguayos.

En el caso de Munúa, no tuvo ninguna duda en detener el entrenamiento tantas veces fuera necesario para corregir lo que no le gustaba. En este sentido, en lo que más incidió fue en la comunicación: apenas había entre los Chavero, Hugo, Jara y compañía. «Paren el juego, muchachos. ¡No podemos jugar al fútbol callados! Si no hay comunicación con el compañero, es imposible. Uno no puede jugar mudo, es imposible», repitió en varias ocasiones.

«¿Pau? Bien, bien»

Tras unas vueltas al campo, observados desde lo alto por el analista Ricardo Redondo (grabó todo el entrenamiento para su posterior visionado), la plantilla hizo unos estiramientos y marcharon a los vestuarios. También Sergio Jiménez, Dani Abalo (no se le vio muy atinado) y Pau Torres, los tres futbolistas que tienen contrato en vigor pero a los que el club les ha mostrado la puerta de salida. La última decisión depende del charrúa y por eso, el entrenador de porteros José Esteban Yepes charló a solas con el guardameta catalán. Después, Yepes se acercó a Munúa y le preguntó: «¿Qué tal lo has visto?», a lo que respondió: «Bien, bien». Hoy entrenan de nuevo y mañana descansan.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos