El Mundial 82 y el campo de San Antón, a la espera

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

La directiva del FC Cartagena ha llevado a cabo este verano una serie de cambios en el organigrama de la cantera, con el fin de dar un impulso al trabajo y, sobre todo a los resultados, de los equipos de base, que tienen su sede en Ciudad Jardín. Con el regreso de Javi Madrid, que vuelve al club tras un año como analista del primer equipo del Atlético de Madrid, se ha reorganizado una estructura que quiere ser más eficaz y productiva. El propio Javi Madrid, que antes de irse al Atlético trabajó como analista y ojeador del primer equipo con Víctor y con Alberto Monteagudo, es el nuevo director de la cantera del club que preside Paco Belmonte.

En esta nueva campaña, el club «apuesta por un grupo de entrenadores con experiencia y formación para su proyecto en la temporada 2018/2019. Los técnicos también llevarán a cabo labores de captación para sus categorías. Asimismo, han firmado un compromiso con el club, a través del cual se les prohíbe realizar contactos con jugadores de los clubes afiliados a la Asociación de Clubes de Fútbol Base de Cartagena y Comarca (AFCT), entre otros aspectos, mientras que el club se compromete a llevar a cabo labores de formación y reciclaje a través de sus departamentos de scouting y metodología», indica la entidad albinegra en un comunicado publicado en su página web.

No hay variaciones en el filial, donde Paco Sánchez sigue como director deportivo y Juan Lillo repite como entrenador. La pasada campaña fueron de menos a más los muchachos del 'B' y la sensación que quedó al final de la Liga es que, si dura cinco jornadas más, los blanquinegros terminan entrando en la promoción de ascenso. En este nuevo curso, con una plantilla mejorada con las llegadas de Fran, Booker, David Vera, Koke y Luis, el regreso de Simpara tras un año parado por una grave lesión y la renovación de pesos pesados como Mauro, Mariano, Kuki, Tote, Damián Agüero, Mario e Ismael, el objetivo es certificar la salvación cuanto antes y después ver hasta dónde se puede llegar en un grupo XIII de Tercera División que será más complicado que en pasadas campañas.

El juvenil, estancado

La asignatura pendiente después de tres años de trabajo en la nueva etapa que en 2015 se abrió con Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis es conseguir que el Juvenil A suba al grupo 7 de División de Honor. Real Murcia, Lorca y Ranero tienen a su primer equipo juvenil en la élite, mientras que el Cartagena sigue estancado en la Liga Nacional. Se mantiene un año más en el banquillo Juan Francisco Madrid, hermano de Javi Madrid y que fue capaz de subir al Ranero. Pero aquí aún no lo ha conseguido y este verano tampoco ha podido confeccionar la plantilla que le hubiera gustado. Para que el trabajo de cantera se vea hacen falta dos cosas: que el juvenil compita con las mejores canteras del país y que lleguen canteranos al primer equipo. Y en este Cartagena, de momento, no pasa ni una cosa ni la otra.

El tiempo corre y los años vuelan, pero Javi Madrid es optimista de cara al futuro. En una reciente entrevista concedida a 'La Verdad', destacó que «tenemos a favor que el proyecto de Paco Belmonte y Manuel Sánchez Breis es a largo plazo, es duradero, es rentable, es responsable y es coherente. Eso permite que en la cantera podamos pensar que esto no va a ser cosa de un año o dos. Ellos están ayudando a crecer al club con su trabajo y la cantera tiene que acompañarlos, para que el proyecto sea igual de rentable y responsable que el del primer equipo». Ahora, con un cambio en el modelo de gestión, se busca una mejora en los resultados.

Los resultados están tardando en llegar. Son solo tres años los que se llevan recorridos en esta nueva etapa, en la que Isidoro García, como presidente de la Fundación del club, y Paco Sánchez, encargado de la parcela deportiva del filial, están a los mandos de la cantera del FC Cartagena. Se comenzó en 2015 con un acuerdo de colaboración con el Ciudad Jardín y ahora, manteniendo la sede en el campo Juan Ángel Zamora del barrio, todo depende del propio FC Cartagena. Casi todo está por conseguir.

El principal problema sigue siendo el de toda la vida: la falta de instalaciones propias. Todos los equipos del FC Cartagena, desde los benjamines hasta el de Tercera División, tienen que usar el campo de Ciudad Jardín, que está masificado y en el que a veces los coordinadores y entrenadores tienen que hacer malabarismos para que todos tengan su zona del campo para entrenar.

En caso de ascenso a Segunda, existía un principio de acuerdo entre el club y el Ayuntamiento para la cesión del campo de San Antón, el de la Gimnástica Abad, en el que el club pondría césped natural y se convertiría en su campo de entrenamiento, a la espera de que alguno de los proyectos que hay guardados en los cajones de las oficinas del club finalmente se convirtiera en realidad y se dieran pasos hacia la construcción de una ciudad deportiva. Pero no hubo ascenso y todo aquello quedó en papel mojado. No hay campo propio. Y mucho menos, proyecto de ciudad deportiva.

Todas las miradas siguen puestas en el Mundial 82, donde la Federación Murciana quería hacer un megaproyecto que ciertamente nunca fue viable. Las instalaciones del Escuela de Fútbol San Ginés 82 están cada año peor, pero no se acomete ningún plan de mejora de las mismas, a la espera de que se desbloquee una situación que lleva años enquistada.

Belmonte ha dicho en varias ocasiones que está dispuesto a asumir la inversión que supone construir una ciudad deportiva en el Mundial 82 (más de un millón de euros), pero en el Ayuntamiento consideran que este asunto no es prioritario ahora mismo y siguen dando largas al presidente del Cartagena.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos