Muere Carriega, el 'Luis Aragonés' albinegro

Carriega, en una visita a La Manga, en 2003./Antonio Gil / AGM
Carriega, en una visita a La Manga, en 2003. / Antonio Gil / AGM

Fue clave en el ascenso a Segunda del 61 y de un día para otro pasó de ser futbolista a entrenador. Debutó en el Efesé y estuvo 14 años en los banquillos de Primera

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

Luis Cid Pérez, conocido en el mundo de fútbol como Carriega, falleció ayer a los 88 años de edad, tras haber sido uno de los principales entrenadores del fútbol español en los años 60, 70 y 80 del siglo pasado. Estuvo 14 años entrenando en Primera, con 397 partidos dirigidos en la máxima categoría. Nacido en Allariz (Orense), el 9 de diciembre de 1929, como jugador en activo formó parte del club de su localidad natal (1945-49), la Orensana (1949-52), Ferrol (1952-54), Real Oviedo (1954-56), Burgos (1956-57) y Cartagena (1957-61) colgando las botas en el Efesé, con 30 años, tras el ascenso de 1961 en San Mamés en aquella histórica eliminatoria ante el Sestao en la que Panocha Suárez se llevó casi todas las portadas. No obstante, él fue clave en aquel éxito. Era un delantero pícaro, de los que se movía bien en el área, y destacaba por sus remates de cabeza.

El caso de Carriega en el Cartagena fue idéntico al de Luis Aragonés en el Atlético de Madrid. De un día para otro pasó de ser futbolista a entrenador y, por tanto, de formar delantera con 'Bicicleta' Simarro, Otaola y García Domínguez pasó a dirigir desde el banquillo el primer proyecto albinegro en Segunda A en muchos años. En su primera campaña logró la permanencia en el grupo sur de la división de plata (entonces competían 32 equipos divididos geográficamente en dos grupos de 16) con un punto de ventaja sobre el primer conjunto que descendió, el Albacete. En aquel equipo destacaban Manceñido, Magín, Hermoso, Santamaría, Vitaller, Eli, Barrenechea, el meta Barea y el citado Panocha Suárez.

Como jugador
Orensana, Racing de Ferrol, Oviedo, Burgos y Cartagena.
Como entrenador
Cartagena, Terrasa, Europa, Langreo, Sporting, Zaragoza, Sevilla, Betis, Atlético de Madrid, Elche, Celta, Figueres y Ourense.
En el Cartagena
Jugó cuatro temporadas, entre 1957 y 1961. En la última consiguió el ascenso a Segunda tras superar al Sestao en la eliminatoria decisiva. En el verano del 61 colgó las botas, con 30 años, y aceptó la oferta del club para ser su primer entrenador.

En la segunda temporada, las cosas fueron peor y Carriega fue destituido en la jornada 22, tras las derrotas ante Hércules (6-1) y Granada (2-0) y un empate en el Almarjal contra el Recreativo (1-1). Quedaban ocho jornadas y le sustituyó el alicantino Saturnino Grech, quien no pudo evitar el descenso a Tercera (entonces no había Segunda B) del Cartagena, tras una traumática promoción por la permanencia perdida ante el Badalona. Tras aquel descenso, el equipo de la ciudad portuaria tardó 19 años en regresar a Segunda División. Lo hizo en 1982 tras subir en Torrejón de Ardoz.

Instalado en la élite

Al Cartagena le costó mucho volver a la élite, pero Carriega se instaló en ella en poco tiempo. Se fue a Cataluña (Europa y Terrasa) y dio el salto a Asturias (Langreo y Gijón). Fue en el Sporting donde triunfó por vez primera, logrando el ascenso a Primera en 1970. Y hasta 1986 se mantuvo en la máxima categoría, con la excepción de dos años en Segunda con el Elche y el Celta, el equipo que estuvo siguiendo cada quince días en Balaídos desde que se retiró.

Dirigió al Zaragoza de 1972 a 1976, alcanzando el subcampeonato de Liga en la temporada 74-75 y el de Copa en 1976 con jugadores como los míticos uruguayos Arrúa y 'Lobo' Diarte. Pasó al Sevilla, de 1976 a 1979 y al Betis de 1979 a 1981. Dirigió al Atlético de Madrid durante unos meses en 1981, en la turbulenta etapa de Alfonso Cabeza como presidente.

En la última entrevista que condedió a 'La Verdad', durante una visita con su familia a La Manga, Carriega contó los motivos de su precipitada retirada y su estreno en los banquillos. «Con el Cartagena ya ascendido, entró de presidente Herminio Campillo y el entonces alcalde Federico Trillo-Figueroa, que me quería mucho, influyó para que me colocasen de entrenador. Yo había conseguido el título nacional en Madrid y me dieron la oportunidad. Yo, a mis 30 años, me veía en condiciones de seguir jugando unas tres campañas más, pero me convencieron y acepté», explicó.

«En mis tiempos di salida a muchísimos jugadores que luego fueron famosos como Quini, Castro y Churruca, en el Sporting. Y en el Zaragoza saqué a Castanys y otros más, del mismo modo que en el Betis di impulso a Gordillo. En el Sevilla saqué ocho jugadores de la cantera. Yo hice factibles las instalaciones de Mareo, en Gijón, inspiradas prácticamente en uno de mis viajes al extranjero. Porque a mí me agradaba estar al día y aprender. Viajaba a Italia, a Inglaterra y veía sistemas de entrenamiento. Quería saber y cada vez saber más», añadió Carriega en aquella entrevista en la que recordaba que en Cartagena «hay posibilidades de hacer grandes cosas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos