Luis Tevenet, nueva etapa y distinto modelo

Luis Tevenet, en un entrenamiento en su etapa en el Hércules. / álex Dominguez
Luis Tevenet, en un entrenamiento en su etapa en el Hércules. / álex Dominguez

Regresa cuatro años después al Efesé con el reto de conseguir el ascenso que no logró en la difícil campaña del trasvase entre Paco Gómez y Sporto Gol Man

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

A sus 44 años, Luis Tevenet regresará al Cartagena -si terminan de fructificar unas negociaciones que anoche al cierre de esta edición estaban a punto de llegar a buen puerto- siendo un entrenador muy distinto al que era hace cuatro años cuando Javier Martínez, Javier Marco y Florentino Manzano le dieron la patada, para traer al uruguayo Julio César Ribas. En este tiempo, Tevenet tocó la gloria al ascender con el Huesca y debutar en Segunda con el conjunto oscense y conoció luego el fracaso en el Hércules más inestable de todos los tiempos. Esta última temporada, en la que ha descendido a Segunda B con el filial del Sevilla, ha conocido de cerca lo que es priorizar la formación de jóvenes talentos a los resultados. Algo distinto.

Ya demostró Tevenet en la campaña 2013-14, en la que estableció el récord de victorias en la historia del Cartagena en Segunda B (55%), que estaba perfectamente capacitado para llevar a un club de Segunda B a lo más alto. Se quedó muy cerca del ascenso, cortado en enero por un mercado en el que pidió cuatro refuerzos de calidad y le acabaron fichando a los mileuristas Picón y Súper y definitivamente lastrado por el tormentoso cambio de ciclo entre Paco Gómez y Sporto Gol Man, trufado de impagos, mentiras e incumplimientos varios. Llegó con lo justo a la fase de ascenso y fue triturado por el Avilés de Josu Uribe, que iba justo en la otra dirección, lanzado de menos a más.

Al 120%

Tras salir del Cartagena, conoció el éxito en Huesca y el fracaso en el Hércules. En el filial del Sevilla ha trabajado con gente joven

Aquel curso 13-14, Albacete, Cádiz y La Hoya Lorca contaban con plantillas de superior calidad a la del Cartagena, pero el cuadro albinegro tenía dos cosas que seguramente no tenían los demás. La primera es que los jugadores estaban a muerte con el técnico sevillano y el entonces presidente ejecutivo Fran de Paula y daban el 120% en cada partido. La segunda es que Tevenet logró formar uno de los vestuarios más sanos y unidos que se recuerdan en mucho tiempo en el Efesé. A aquel grupo se le conoció como 'los obreros de Tevenet', ya que entonces el club solo se gastó 300.000 euros en contrataciones. Se lo devolvieron con creces llegando a la cuarta ronda de Copa del Rey y trayendo al Barça de Tata Martino al Cartagonova. Los azulgrana dejaron cerca de 600.000 euros en taquilla.

La mayoría de los que entonces llegaron (Carlos David, De Lerma, Antoñito, Fernando, Limones, Megías y compañía) venían de hacer una buena temporada en sus anteriores equipos, todos humildes. Y entre todos cobraron 300.000 euros, la misma cantidad que había ganado en una sola temporada en el Efesé el extremo Juan José Collantes, por ejemplo. Los 'obreros' entendieron su papel y Tevenet sacó lo mejor de cada uno de ellos. No hubo ascenso, pero aquel grato recuerdo -entre otras cosas- ha sido importante a la hora de decidirse por Tevenet como sustituto de Monteagudo. Es la tercera vez que Belmonte quiere fichar al sevillano y, salvo inesperado contratiempo de última hora, en esta ocasión sí que lo va a conseguir. Eso parece.

En esta segunda etapa, las caras serán distintas y las exigencias aún mayores. Claro que Paco Gómez apretaba mucho, pero aquel año de Tevenet fue el de su retirada y eso le dio un margen de maniobra que Pacheta, por ejemplo, no había tenido la temporada anterior. Ahora, con una plantilla en la que habrá menos obreros que hace cuatro años, el reto será superar los 71 puntos logrados por Monteagudo y ascender. Tevenet, en su Liga en el Efesé, hizo 73 puntos. Lo que pasa es que el Albacete, campeón, se fue a los 82.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos