Un lobo con piel de cordero

Una treintena de peñistas se reunieron en la cafetería del Cartagonova para seguir el sorteo, ayer, y celebraron el emparejamiento./A. GIL / AGM
Una treintena de peñistas se reunieron en la cafetería del Cartagonova para seguir el sorteo, ayer, y celebraron el emparejamiento. / A. GIL / AGM

El Rayo Majadahonda ha pasado de estar en Tercera a luchar por Segunda en cuatro temporadas. El Efesé se cruza con el equipo madrileño, líder del grupo I, en la eliminatoria por el ascenso; la ida será este sábado en el estadio Cartagonova

RUBÉN SERRANOCartagena

Seis años. Seis largos años con sus correspondientes patinazos, sobresaltos, desilusiones y situaciones límites, como una agónica temporada salvada sobre la bocina en Las Palmas. Pero eso ya es historia y el Cartagena está donde quería: a tiro de piedra de un ascenso a Segunda por el que anhelan futbolistas, dirigentes y aficionados del conjunto albinegro. La gloria está ahí, a la vuelta de la esquina, a solo 180 minutos de duración. El último obstáculo que le queda por superar el Efesé lo conoció ayer, en un sorteo celebrado en la sede de la Real Federación Española de Fútbol, en Las Rozas (Madrid): deberá superar una eliminatoria a doble partido contra el modesto Rayo Majadahonda, campeón del grupo I de Segunda B. El primer asalto será este sábado en el estadio municipal Cartagonova, a las 16.15 horas. Todo se decidirá el fin de semana del 26 y 27 de mayo, en el partido de vuelta en el Cerro del Espino.

El Rayo Majadahonda es el rival más sencillo, o al menos con menos nombre, que le podía tocar al Cartagena. Por historia, plantilla, presupuesto y estilo de juego, era el rival que todo el mundo prefería, antes que los pesos pesados de Mirandés y Mallorca, que se enfrentarán entre sí en la otra eliminatoria de campeones. También era un secreto a voces en el club. Pero el equipo madrileño no es precisamente la 'cenicienta' de los cuatro grupos. El timón del banquillo lo maneja desde la temporada 2014/15 el ruso Antonio Iriondo, un entrenador al que le gusta amasar la pelota. En cuatro cursos ha puesto el nombre de Majadahonda en lo más alto: primero subió al club a Segunda B, tras hacerlo campeón en el grupo VII de Tercera; hace dos años lograron la permanencia y el siguiente, sin hacer mucho ruido, se colaron en una histórica fase de ascenso, como cuartos clasificados. Esta vez han dado la campanada, al plantarse campeones por delante de equipos como el Fabril y el Fuenlabrada. No son unos novatos en estos menesteres.

Club
El Rayo Majadahonda fue campeón del grupo I con 70 puntos. La temporada pasada ya jugaron fase de ascenso al quedar cuartos.
Entrenador
Antonio Iriondo. 65 años. Cuatro temporadas en el club, al que ascendió a Segunda B en la temporada 2014/15.
Estadio
Cerro del Espino. Aforo de 3.367 espectadores. Lo utiliza el Atlético de Madrid para entrenar, y también juega su filial.

También lo reflejan sus números en el grupo I, donde sumaron 70 puntos en las 38 jornadas de liga regular. El campeonato, al igual que el Cartagena, lo certificaron el pasado domingo, gracias a un empate en A Malata. Los chicos de Iriondo tiene un estilo de juego similar al de los albinegros, y han consolidado su primera plaza en casa. Juegan en el Cerro del Espino, un campo con capacidad para 3.367 espectadores que comparten con el Atlético de Madrid B. El primer equipo de Simeone también entrena ahí. Los de Iriondo han sumado 43 de los 57 puntos posibles en su feudo, y solo cedieron dos derrotas. Eso sí, la asignatura pendiente del Rayo Majadahonda son los rivales grandes. No ganaron, ni en la ida ni en la vuelta, a sus dos máximos perseguidores en la clasificación: ante el Deportivo Fabril (segundo) perdieron los dos, y ante el Fuenlabrada (tercero) empataron ambos choques.

Carlitos, una amenaza

El Majadahonda también tiene buena puntería. Sus 60 goles a favor así lo demuestran; son 9 más que los que ha hecho el Efesé de Rubén Cruz, Aketxe y compañía, y que cualquier otro equipo del grupo IV. Las dianas se las reparten entre Dani Pichín (10), un madrileño de 26 años formado en la cantera del Rayo Vallecano; Jorge de Frutos (9) y el peruano Jeisson (8), canterano que regresó al club en invierno de 2017. El arte y la magia la pone Carlitos, un gaditano de 31 años que se desenvuelve muy bien en el frente de ataque, sobre todo de enganche. Ha marcado 5 tantos gracias a su gran golpeo de balón. El sorteo lo siguieron por televisión una treintena de peñistas en la cafetería del Cartagonova.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos