Fútbol | FC Cartagena

Limones: «Nadie daba un duro por nosotros, pero el fútbol nos da otra oportunidad»

Limones, ayer, en el campo de fútbol de Dolores de Pacheco.
Limones, ayer, en el campo de fútbol de Dolores de Pacheco. / ANTONIO GIL/ AGM
Portero del Cartagena

En Alcoy cumplió 150 partidos con el Efesé y fue aclamado por sus aficionados. «La celebración acabó en el vestuario», confiesa

FRANCISCO J. MOYACartagena

Va camino de los 31 años y esta es su décima temporada consecutiva en Segunda B. A Jesús Reguillos Moya, Limones, (Daimiel, Ciudad Real, 1986) nadie tiene que explicarle cómo son las cosas en una categoría que conoce como la palma de su mano. «Unos nacen con estrella y juegan en Primera División, pero la mayoría nacemos estrellados», le gusta decir en tono de broma al portero del Cartagena, aclamado el pasado domingo por los cerca de 600 aficionados albinegros que estuvieron en El Collao. Está acabando su cuarta campaña consecutiva aquí y el de Alcoy fue su partido 150 con la camiseta del Efesé. Cifra redonda, final redondo. Todo perfecto. Madridista confeso, su ídolo de niño fue su paisano Santi Cañizares, ex de Real Madrid y Valencia, y el portero que más le gusta ahora es el belga Thibaut Courtois, del Chelsea.

A Jesús Reguillos, formado en la cantera del Elche, todo el mundo le llama Limones. El mote viene de cuando era muy pequeño. Era muy rubio y vestía de amarillo. Parecía un limón. De limón pasó a Limones y en su pueblo ya siempre se quedó con el mote. Limones creció. Pero algunos sueños de cuando era niño, como el de llegar al fútbol profesional, permanecen intactos. Es su cuarto 'playoff'. Antes lo jugó con Oviedo, Lucena y Cartagena y en las tres ocasiones cayó eliminado a las primeras de cambio, a manos de Pontevedra, Huracán Valencia y Avilés, respectivamente. Esa maldición ya está enterrada. Y el primer paso, dado.

- El fútbol es como la vida. O al revés. El orden da lo mismo. El caso es que siempre hay una segunda oportunidad. Incluso una tercera.

- Sí. Nuestro equipo, como todos los equipos de fútbol del mundo de todas las categorías, vive mejores y peores momentos a lo largo de una temporada que dura nueve meses. Nosotros estuvimos sobresalientes durante siete meses y en los dos últimos meses de la temporada nos atascamos. No sabemos por qué no nos han salido las cosas en las últimas jornadas, pero la verdad es que todo se torció, no pudimos ser primeros y acabamos cuartos. Afortunadamente, acabó la Liga, ha empezado el ‘playoff’ y no ha podido empezar mejor, con una victoria en Alcoy que nos ha cambiado la cara a todos.

- Hay compañeros suyos que admiten que se liberaron en cuanto acabó el partido contra el Recreativo de Huelva. Y que el bloqueo mental desapareció al día siguiente de acabar la Liga regular. ¿Usted vivió algo así? ¿Tanta fue la angustia que soportaron en las últimas jornadas de la Liga?

- Sí, yo también lo viví así. Es lógico, porque las cosas no nos salían y había temor a que se echara a perder el trabajo de todo el año. Pero a todos nos cambió la mentalidad el lunes del sorteo. Te ves dentro del 'playoff', que es el momento más bonito del año y es lo que realmente hace disfrutar al jugador. Y eso hace que te liberes. Cambiamos el chip, lo vimos todo de otra manera, mentalmente nos vinimos arriba y el jugador, poco a poco, ha ido cogiendo confianza. Nadie daba un duro por nosotros, pero hemos eliminado al Alcoyano y ahora el fútbol nos da otra oportunidad. Nos daban por muertos y estamos muy vivos. Y con mentalidad positiva.

Sus frases

El Barça B
«Es el mejor filial de España y contra ellos veo una eliminatoria larga y muy difícil»
Portería a cero
«No es mérito mío, sino de todo el equipo. Con este sistema jugamos mucho más resguardados»
Dos meses en el banquillo
«Mi relación con el míster es excelente. No le pedí explicaciones cuando me quitó. Ni cuando me puso»
Futuro
«Tengo un año más de contrato en Segunda By dos si subimos. Soy muy feliz en Cartagena»

- ¿Qué les dijo Alberto Monteagudo el pasado domingo en el vestuario visitante de El Collao durante el descanso? Porque el equipo estuvo mal en el primer tiempo y muy bien en el segundo.

- La verdad es que el Alcoyano dio un paso al frente desde el primer minuto y dominó el primer tiempo. En el descanso, el míster corrigió varias cosas y se vio a otro Cartagena radicalmente distinto en el segundo tiempo. Pienso que hicimos muchas cosas bien y que pasamos la eliminatoria justamente.

- ¿Cuándo lo vio hecho, al marcar el 0-2 Jesús Álvaro?

- No. Cuando pitó el árbitro. El fútbol es muy complicado y da mil vueltas. Por eso, solo me relajé cuando el árbitro pitó el final. Sí es verdad que a raíz de meter el segundo gol nosotros, ellos se vinieron un poco más abajo y era difícil pensar que nos pudieran meter tres goles en tan poco tiempo. Además, nosotros estábamos con confianza y muy bien plantados en el campo.

- Como portero, el cambio de sistema y pasar a jugar con cinco defensas le parecerá una bendición.

- Es cierto. Como portero, uno está más seguro. Cuando ves delante de tu portería una línea de tres con estos tíos, con Moisés, Ceballos, Gonzalo o Míchel [Zabaco], pues la verdad es que te sientes seguro. Y nos ha venido fenomenal el cambio de sistema. Salta a la vista.

- Es evidente que el 5-4-1 le ha cambiado la cara al equipo. Lleva usted tres partidos seguidos dejando la portería a cero.

- Defensivamente, estamos trabajando muy bien todos en los últimos partidos y veo que la gente se siente cómoda con este nuevo dibujo. Nos ha dado confianza y eso se palpa. Lo de dejar la portería a cero no es mérito mío, sino de todo el equipo. Estamos más resguardados y ojalá sigamos así en lo que resta de ‘playoff’. Será buena señal.

- ¿Qué le dice el Barça B? ¿Es el favorito en esta segunda ronda?

- Veo la eliminatoria muy difícil. A estas alturas solo quedan los mejores y hablamos de un campeón de grupo que ha hecho 82 puntos y que ha estado 14 jornadas sin perder en un grupo muy complicado. En mi opinión, es el mejor filial de España. Son jugadores que están en Segunda B por la edad, pero su calidad es de Primera División. El Barça puede elegir y tiene lo mejor de lo mejor. Allí quiere ir todo el mundo.

- ¿Cree que le puede afectar el revolcón ante la Cultural?

- No lo sé. Yo creo que va a ser una eliminatoria larga, que se va a decidir tarde y hay que pensar siempre en que es un partido de 180 minutos. No obstante, este domingo hay que salir a ganar y darlo todo en los primeros 90 minutos.

- Tras la derrota en el derbi, usted fue al banquillo y allí estuvo dos meses. ¿Cómo le sentó aquello?

- Al final, esto es fútbol y uno lo asume. El entrenador pone a los once que mejor ve y uno está al servicio del equipo y del club. Esto es fútbol y no hay más que decir porque soy un profesional y acato las decisiones del entrenador, como debe ser.

- Pero Monteagudo mantuvo el domingo siguiente, en Marbella, a los diez jugadores de campo que perdieron contra el Murcia. Y solo hizo un cambio, el de la portería. ¿No se sintió usted señalado?

- No, que va. ¡Ni mucho menos! También ganamos contra el Lorca 0-1 y la semana siguiente contra el Melilla me quedé en el banquillo.

- ¿Le dio alguna explicación el entrenador? ¿Se la pidió usted?

- No. Es que yo no tengo que pedir explicaciones. Con el míster tengo una relación excelente. Yo no le pedí explicaciones cuando me quitó. Ni cuando me puso de titular. Él decide y siempre intenta poner a los mejores en cada momento.

- Desde que ha vuelto, se le nota más seguro y más confiado bajo palos. Se parece más al Limones que hemos visto siempre aquí.

- Uno entrena para jugar. Al volver a la titularidad después de un tiempo de suplente, es normal que uno esté más motivado y más atento.

- ¿Qué me dice de su compañero Marcos? ¿Cómo lo ha visto en su debut en Segunda B?

- Yo lo he visto muy bien. En los partidos que ha jugado ha dado un nivel muy alto. No para de trabajar y su actitud cuando no juega es espectacular. Lleva así todo el año. Es muy buen crío, es un gran portero, con mucho futuro y está teniendo un comportamiento que es digno de admirar.

- El domingo en El Collao la gente no le debjaba irse del campo.

- La afición se porta muy bien conmigo siempre y tengo que agradecer el cariño y el apoyo de los aficionados que nos animaron el otro día en Alcoy. Nos llevaron en volandas.

- ¿Lo celebraron mucho?

- No. Ese ratito. La celebración acabó en el vestuario. Hay que reservarse para el 25 de junio [se ríe].

- Lleva cuatro años en Cartagena. Y lo que le queda...

- Sí. Tengo un año más de contrato en Segunda B y serán dos en caso de ascenso a Segunda A. Soy muy feliz en Cartagena.

Fotos

Vídeos