«El líder del líder» que trabaja en equipo y aún tiene detractores

Francisco J. Moya
FRANCISCO J. MOYACartagena

«El líder del líder». Así se refirió Paco Belmonte a su entrenador, Alberto Monteagudo, durante el acto en el que anunció su segunda renovación, en diciembre de 2016. Tiene contrato hasta el 30 de junio de 2019, aunque el dueño del club lo tiene claro. Habrá más renovaciones. Lo ha dicho a sus más estrechos colaboradores. El sueño de Belmonte es que Monteagudo sea al Cartagena del futuro lo que Asier Garitano ha terminado siendo en el Leganés. Por cierto, el dueño de la entidad pepinera, Felipe Moreno, tiene especial predilección por el actual técnico del Cartagena. Mantienen una relación muy cordial y no es raro verlos juntos en el algún palco viendo fútbol. A Moreno le gusta mucho el modelo de juego del preparador manchego, quien también es seguido de cerca por el club de su tierra, el Albacete.

«La clave del éxito es la suma de pequeños esfuerzos que se repiten cada día». Es la frase favorita de su segundo, Juanlu Bernal, otro líder, tan silencioso y humilde como su jefe. Son dos tipos que no necesitan levantar la voz demasiado y que detestan imponer, gritar y mandar más de la cuenta. Creen en el trabajo de equipo y dejan mucho margen de maniobra a sus jugadores. Si hay un tipo de entrenador que Monteagudo rechace ese es el tipo 'David Vidal'. Con el gallego vivió una nefasta experiencia cuando era futbolista del Real Murcia.

Monteagudo, cuyo padre fue el médico de su pueblo natal durante muchas décadas, es un tipo llano, cercano y sencillo. De trato afable, antes leía todo, desde el principal periódico hasta el último comentario en redes sociales. Se está quitando. Eso es -al menos- lo que cuenta. Escucha las canciones de Manolo García, ve todo el fútbol que puede y antes jugaba al pádel. Tiene la rodilla tan machacada que ya no puede ni echar un partido trotando. Le molestan las críticas y odia los insultos. Su única espina clavada a estas alturas no es que un maleducado de tribuna le llame 'calvo de mierda', sino que tenga más detractores en la grada de los que se merece.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos