Isaac Aketxe, como agua de mayo

Isaac Aketxe celebra el segundo gol anotado al Rayo Majadahonda, en el partido de ida celebrado en el Cartagonova el 19 de mayo. / j. m. rodríguez / agm
Isaac Aketxe celebra el segundo gol anotado al Rayo Majadahonda, en el partido de ida celebrado en el Cartagonova el 19 de mayo. / j. m. rodríguez / agm

El regreso del delantero vasco devuelve la ilusión a una afición que empezaba a desesperarse

RUBÉN SERRANO CARTAGENA

Apenas pasaban las dos y media de la tarde cuando un anuncio en las redes sociales del Cartagena puso patas arriba a la afición: tras varias semanas de intensas negociaciones, el club anunció a esa hora el fichaje del delantero vasco Isaac Aketxe. Sin duda, un enorme motivo de alegría para una hinchada que empezaba a desesperarse, agua de mayo por la falta de nuevas incorporaciones a menos de un mes para el inicio de la temporada. Más que un refuerzo, lo que hizo el Efesé con la vuelta del '9' fue dar un golpe encima de la mesa y llenar de ilusión a su afición. No en vano, el futbolista marcó el curso pasado 14 goles y, con Rubén Cruz (11) de pareja de baile, la entidad se garantiza una línea ofensiva de lujo para volver a pelear por el ascenso a Segunda. Firma por dos temporadas.

El ariete rescinde con el Albacete, descarta la oferta del Racing y firma por dos años con el Efesé, donde marco 14 goles la temporada pasada

La vuelta del ariete de Bilbao, de 29 años, era la primera opción del dueño y presidente del club, Paco Belmonte, desde el primer momento. No lo ocultaron los dirigentes de la entidad albinegra en ningún momento: aplicaron la misma cautela con la que actúan en este mercado de verano, trabajando en silencio y sin dar esperanzas reales de que fuera posible. Aketxe fue un futbolista importantísimo el curso pasado con Alberto Monteagudo, el goleador que había echado de menos el equipo en Segunda B (a excepción de Florian) y que tuvo gran parte de culpa del casi ascenso en Majadahonda: disputó 41 encuentros, volvió a coger caché en el mercado y su vuelta se antojaba muy complicada.

Él pertenecía al Albacete y, lógicamente, desde que se marchó de la ciudad el 24 de junio, tras el segundo intento frustrado de subir a Segunda contra el Extremadura, tenía entre ceja y ceja intentar quedarse en el club del Carlos Belmonte, hasta hacerse un hueco en el fútbol profesional.

En Santander le ofrecían alrededor de 120.000 euros, pero ha hecho un esfuerzo por venir aquí

No obstante, Aketxe era consciente de que el entrenador del Albacete, Ramis, tal vez no iba a contar con él, y por eso desde hace un mes empezó a escuchar ofertas de otros clubes. «Tiene muchísimas y será complicado convencerle», dijo el pasado martes el manager general del Cartagena, Manuel Sánchez Breis. Tanto él como Belmonte era conscientes de que su regreso era «muy jodido»: el vasco tenía encima de la mesa sugerentes ofertas sobre la mesa del Racing de Santander y del Hércules, con mareantes cantidades para Segunda B que rondaban los 120.000 euros al año.

Enamorado de la ciudad

El club de Santander, uno de los candidatos al ascenso esta temporada, había apostado muy fuerte por él y prácticamente lo tenía hecho. Pero todo se torció en los últimos días, de una forma muy rápida: el martes rescindió el contrato con el Albacete e inmediatamente viajó a Cartagena. Aquí guarda un buen recuerdo, tiene a su novia y su padre, con problemas de salud, vive muy cómodo en la ciudad y no tiene intención de marcharse. Aketxe lo puso todo sobre la balanza, valoró todas las opciones y ayer a mediodía terminó por decantarse por el Efesé. De hecho, telefoneó al director deportivo del Racing, Chuti Molina, para comunicarle su decisión. En Santander lo daban ya por hecho, pero el vasco se ha guiado por el corazón.

Su novia es de Cartagena y su padre también está cómodo; relación muy estrecha con Belmonte y Breis

El ariete tiene aquí a su familia y, además, siempre ha guardado una relación muy estrecha con Belmonte y Breis, más allá del apartado deportivo. Él se había dejado ver en varias ocasiones por la ciudad, y los propios dirigentes, en las últimas semanas, declaraban abiertamente que mantenían conversaciones con él, por teléfono y en persona. Ha hecho un esfuerzo renunciando a ofertas superiores a la del Cartagena, y ha tenido que ver tanto su pareja como el cariño recibido por la afición el pasado curso.

El respeto de la grada

«Con sus goles se hizo con el cariño y el respeto de la parroquia cartagenera. Fue uno de los jugadores que mayor rendimiento dio. Ha sido una incorporación muy trabajada, debido a la gran cantidad de ofertas con las que contaba. La intención del jugador por defender la camiseta albinegra ha resultado fundamental», escribió ayer el Cartagena en un comunicado oficial.

El futbolista, que vive en el casco histórico, está enamorado de la ciudad y pasó un año inolvidable en el club. Eso lo sabían los dirigentes. Además, siempre que ha tenido la oportunidad ha mostrado sus sentimientos por los colores: tras el varapalo en Majadahonda, al vasco se le vio hundido, con los ojos encharcados y deambulando de un lado hacia otro. «Necesito tomar algo que me haga olvidar lo que ha pasado, porque no es justo», dijo llorando, aquel día, antes de subir al autobús.

«Feliz de estar donde quiero»

Una cara similar mostraba tras la eliminación ante el Extremadura; abandonó el Cartagonova entre aplausos y gritos de «¡Aketxe, quédate!». Él, en declaraciones a 'La Verdad', dijo lo siguiente: «Es muy triste. Posiblemente es el día más duro que he vivido en el fútbol. Ha sido cruel dos veces. Llevaba toda la semana soñando con que íbamos a ascender y no se ha cumplido el sueño».

Aunque en el Efesé no tiene previsto dar una rueda de prensa de presentación hasta la próxima semana, el futbolista sí quiso ayer expresarse en las redes sociales. Pasadas las cuatro de la tarde, escribió lo siguiente: «Feliz de estar donde quiero. Orgullo. Todos juntos. Agradecido. A por el ascenso». Esta mañana ya entrenará a las órdenes de Gustavo Adolfo Munúa en La Torre Golf, en la sesión de entrenamiento, y podría tener sus primeros minutos en el amistoso de mañana, a las 21 horas en el Cartagonova, ante el Newcastle Jets australiano.

«No tenemos claro si reforzaremos más el ataque»

El dueño y presidente del Cartagena, Paco Belmonte, está estudiando la posibilidad de incorporar a otro futbolista que pueda ejercer el papel de tercer delantero, tras la continuidad de Rubén Cruz y el fichaje anunciado ayer de Isaac Aketxe. «A lo mejor sí vemos algo más. No lo tenemos claro. Tenemos a otros futbolistas que pueden jugar en esa posición y al míster [Gustavo Adolfo Munúa] le gusta probar a Fito Miranda en punta de ataque», explicó ayer a 'La Verdad'. Lo que sí tienen claro en el Efesé es que deben seguir avanzando en las negociaciones para traer a dos porteros (uno senior y otro con ficha sub 23), además de buscar un sustituto en el pivote defensivo que reemplace el hueco de Sergio Jiménez. También rastrean el mercado para fichar a un futbolista polivalente en la defensa, capaz de actuar como central y lateral para suplir, en un momento determinado, a Óscar Ramírez y a Jesús Álvaro. Los zagueros Sergio Ayala y Antonio López pueden hacerlo si fuera necesario, incluso Hugo Rodríguez ya sabe lo que es jugar de lateral: lo hizo en Majadahonda y en Extremadura.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos